Asesor de Nenecho justificó venta con un simple contrato y dudosas firmas

Wilfrido Adrián Cáceres Flores, principal asesor del intendente cartista de Asunción, Óscar “Nenecho” Rodríguez, justificó la venta de los inmuebles a la secretaria de su esposa, Ruth Da Silva, presentado copia de un simple contrato privado con dudosas firmas, según la Contraloría General. En los terrenos se erige la mansión en la cual residen Cáceres y señora.

Wilfrido Caceres, exjefe de Gabinete de la Municipalidad de Asunción junto a su esposa, también sospechada, Ruth Da Silva, en uno de sus tantos viajes, lujo del cual no se privaban pese a tener otros millonarios gastos.
Wilfrido Adrián Cáceres y Ruth Da Silva A.ABC COLOR

La Contraloría General de la República (CGR) a través de su informe final, detalló aspectos bastantes llamativos sobre la millonaria transacción de Ruth Da Silva Almirón, esposa de Wilfrido Adrián Cáceres Flores -principal asesor del intendente Óscar “Nenecho” Rodríguez- con su secretaria Camila Monserrat Ramírez Gómez. Se trata de la supuesta venta por G. 100 millones de los dos inmuebles localizados en el barrio Lote Guasu de San Lorenzo y en los cuales se construyó la imponente casa donde vive la “mano derecha” del jefe comunal asunceno con su señora.

Uno de los puntos citados en el informe habla sobre la presentación de Cáceres Flores de la copia simple de un contrato privado de compra-venta con fecha 13 de agosto de 2020. Para el ente de control el acuerdo entre Da Silva y su secretaria “no puede ser considerado como válido en razón a que el mismo no cuenta con la debida autenticación vía escribanía conforme fuera solicitado (a Wilfrido Cáceres) mediante nota CGR N° 3767/2022 de fecha 09/05/2022″.

El contrato tiene una sola carilla y menciona la venta de los dos lotes a G. 50 millones cada uno, en total G. 100 millones, “pagadero en efectivo, sirviendo el presente documento de suficiente recibo de pago”.

En otra cláusula dice que Da Silva se responsabiliza en trasladar el dominio sobre el inmueble con consentimiento de su esposo sin separación de bienes. Lo llamativo es que este traspaso recién se dio el 13 de setiembre de 2021 (13 meses después de la supuesta venta a su secretaria), a través de la escritura número 72 protocolizada por la escribana Larisse Mencia Candia.

Sobre la tardía transferencia, el asesor de Nenecho culpó a la pandemia del covid-19 diciendo que los trámites registrales ante la Dirección General de los Registros Públicos “se hallaban con bastante retraso y suspensiones de plazo”. Sin embargo, el 17 de noviembre de 2020 (cuatro meses después de su compra, el 09 de julio de 2020), los dos terrenos ya se encontraban inscriptos debidamente a nombre de Ruth Da Silva, “teniendo la misma libre disposición sobre estos desde la fecha antes citada y encontrándose en condiciones para los trámites pertinentes”, señala la CGR.

Aparentes diferencias

Otro punto llamativo resaltado por el ente de control hace referencia a firmas de diferentes características, consignadas en el contrato privado adjuntado por Wilfrido Cáceres en su descargo, con relación a los documentos anexados por la escribana Mencia Candia.

Según la CGR, las firmas plasmadas por Ruth Da Silva Almirón guardan similitudes en tres de los cuatro documentos analizados, mientras la rúbrica de Camila Monserrat Ramírez Gómez también presentaba aparentes diferencias.

El ente de control elevó todos estos aspectos dentro de la denuncia penal presentada ante el Ministerio Público el 15 de julio de 2022. Cáceres Flores ni su esposa Ruth Da Silva pudieron justificar su fortuna como tampoco la construcción de manera meteórica de la imponente vivienda en San Lorenzo.

La residencia de calle a calle cuenta con piscina, quincho equipado y otro lujos. Cáceres Flores, que funge de productor musical, ingresó a la comuna de la mano de Rodríguez cuando asumió como concejal.

No figura como contribuyente

Camila Monserrat Ramírez Gómez -que según el asesor de Nenecho Rodríguez es la “propietaria” de la mansión que él y su esposa hacen ostentación a través de redes sociales- no aparece como contribuyente registrada ante la Subsecretaria de Estado de Tributación (SET), según una verificación realizada por ABC en el portal web www.ruc.com.py.

Ramírez Gómez supuestamente compró por G. 100 millones los dos inmuebles en el cual se construyó la imponente casa el 13 de agosto de 2020, dos meses después de cumplir 18 años. Lo llamativo es que mientras la joven cerraba el millonario negocio inmobiliario su padre Justo Pastor Ramírez (fallecido el 14 de julio de 2021), era entrevistado el 6 de agosto de 2022 por el senador Gilberto “Tony” Apuril (PDP) por su trabajo emprendedor de venta de comidas frente a su casa ubicada también el barrio Lote Guasu de San Lorenzo.

“Don Justo”, como lo conocían en la zona, fue uno de los miles de compatriotas afectados económicamente por la pandemia del covid-19, según la entrevista promocionada.

De acuerdo a los datos recolectados por la Contraloría General de la República (CGR), la construcción de la mansión comenzó entre setiembre y octubre de 2020. Se extendió hasta finales de julio de 2021, es decir, unos nueve meses, todo en plena pandemia del coronavirus.

Ya con la vivienda culminada, el 13 de setiembre de 2021, Camila Ramírez accede a la escritura sobre los dos terrenos. Lo sorprendente es que mientras todo eso pasaba, la joven también pedía una beca a la Itaipú Binacional.

Defensor de los “detergentes de oro”

Wilfrido Cáceres era jefe de Gabinete de la comuna asuncena cuando saltaron indicios de sobrefacturaciones, insumos fantasmas y contrataciones millonarias en plena pandemia del covid-19. Las compras por más de G. 16.600 millones se realizaron a través del famoso rubro 800 “de transferencias” para evadir controles de Contrataciones Públicas. Se compraron saturómetros a G. 885.000 cada uno y detergentes franceses a G. 390.000. Esta última adquisición fue conocida por el mote de “detergentes de oro”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.