¿Por qué la Concertación funcionó para ganar una Gobernación y no la Presidencia?

El primer no colorado electo como Gobernador del Departamento de Itapúa, Javier Pereira, analizó el éxito de la Concertación departamental que lo llevó al cargo y la diferencia con la Concertación a nivel nacional que fue un fracaso. Considera que el fenómeno de Paraguayo Cubas es una advertencia a los partidos de los partidos tradicionales, que no pueden seguir jugando con la paciencia de la gente.

Efraín Alegre, Javier Pereira y Soledad Núñez.
Efraín Alegre, Javier Pereira (gobernador de Itapúa por la Concertación) y Soledad Núñez.

Cargando...

Político de extracción liberal, Javier Pereira se convirtió el domingo en el primer gobernador no colorado del Departamento de Itapúa, tras una carrera política que comenzó en 2003 cuando se convirtió ya en el primer intendente del distrito de Cambyretá, de 64 años. Pereira analizó la diferencia de la Concertación departamental que lo llevó a su elección, en contrapartida de la Concertación nacional que fue derrotada.

Pereira considera que su victoria es fruto de la experiencia que comenzó con la intendencia de Cambyretá, se multiplicó con Luis Yd en Encarnación y hoy es una realidad a nivel de su departamento. “La gente hoy vota a la persona, no al color ni al pañuelo”, aseguró.

Confesó que si bien su origen es liberal, “en Itapúa hubo mucho voto cruzado”, señalando que tuvo votos colorados, votos de personas que en la presidencia apoyaban a Payo, y que incluso muchos colorados apoyaron su candidatura, lo que le permitió ganar con una amplia diferencia.

Esa naturalidad con la que en su departamento hubo votos cruzados de uno y otro lado, le permitió ganar en 15 de los 30 municipios, mientras que los colorados se quedaron con 14 y uno fue para Cruzada Nacional.

“Efraín generó resistencia dentro y fuera del PLRA”

El gobernador electo analizó la derrota del presidenciable por la Concertación Nacional, asegurando que la figura de Alegre generó resistencia tanto adentro como afuera de su propio partido.

Pereira confesó que a pesar de que era su candidato por la Concertación Nacional y que trabajaron muchísimo, fue difícil que la gente reconozca y apoye este proceso. “No fue fácil para nosotros. También ya ha perdido dos veces. Nosotros hemos ganado dos y tres veces. Son totalmente situaciones diferentes”, puntualizó.

“Al pasar unas internas no hemos tenido otra que apoyar al candidato que hemos aceptado todos y le hemos apoyado, pero a nivel nacional, son situaciones totalmente diferentes”, calificó.

“Hoy tenemos una estructura del estado y el 90% de los votos son de funcionarios públicos, donde también es bastante resistido. Y se redujo la cantidad de votos que hemos tenido en el año 2018″, lamentó.

A Payo lo votaron los que no confiaron en Peña ni Alegre

En la opinión del gobernador electo, el hartazgo de los partidos tradicionales dio fuerza a la que hoy es la tercera fuerza política: el Partido Cruzada Nacional. “La ciudadanía que no confiaba en ninguno de los dos candidatos, ni en Peña ni en Efraín, apoyaron a la lista 911″, dijo.

“Es una situación que debemos tener en cuenta, especialmente las autoridades nacionales que toman decisiones políticas, en no seguir incidentando ni insistiendo con políticas públicas que no sirven. Se debe resolver el hecho de que una mujer de a luz en el piso de un hospital, que no haya medicamento en los hospitales”, criticó.

“Esto es una advertencia, lo que hoy está pasando. A los dos partidos tradicionales. Se han hecho muy mal las cosas, negociados a nivel de cúpulas que hoy sobrepasó la paciencia del pueblo”, advirtió, al tiempo que llamó a la ciudadanía a la paz para que se recupere la confianza en las autoridades electorales.

Vivimos en un país en donde nos sostenemos con adhesiones. Tenemos que hacer grandes renunciamientos como partidos políticos y unirnos todos como ciudadanos paraguayos”, culminó.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...