Sigue incompleto el Centro de Monitoreo del Billetaje Electrónico, que costó US$ 3,9 millones al MOPC

El Centro de Control y Monitoreo del Billetaje Electrónico sigue sin poseer todas las funcionalidades que se habían contratado en su momento, confirman informes del Viceministerio de Transporte. Los componentes faltantes se refieren a aspectos que posibilitarían la auditoría de la prestación en tiempo real.

El Viceministerio no dispone de componentes sensibles que concentran información del uso del billetaje electrónico, como el "sistema de archivo para auditoría de niveles del servicio", que debe disponer el "Centro de Control y Monitoreo". El cobro electrónico ya funciona hace tres años.
El Viceministerio no dispone de componentes sensibles que concentran información del uso del billetaje electrónico, como el "sistema de archivo para auditoría de niveles del servicio", que debe disponer el "Centro de Control y Monitoreo". El cobro electrónico ya funciona hace tres años.Pedro Gonzalez

Cargando...

El Viceministerio de Transporte (VMT) del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) había reportado aspectos sensibles que no se cumplieron en el contrato para la implementación del Centro de Control y Monitoreo (CCM) del Sistema Nacional del Billetaje (SNB) y que al parecer son ítems que sigue sin recibir hasta hoy.

La adjudicación fue en 2019 mediante Licitación Pública Nacional (ID 368.264), por US$ 3,9 millones, al Consorcio Electronic Ticket Control (ETC), representado legalmente por Angela Marien Ocampos Ortega. El mismo está conformado por la Empresa Ejecutiva de Inversiones Plan Sociedad Anónima (representada por Rogelio Franco Dávalos) y V SAT SA (José Tomás Insfran Rivarola), según datos del portal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP).

Los ítems faltantes son registro de rutas de itinerarios, parámetros de tiempo de desplazamiento, paradas obligatorias y frecuencias, generación de estadísticas, sistema de visualización en tiempo real, carga de archivo para auditoría de niveles de servicio, entre otros.

Cabe recordar que el billetaje es clave para definir la tarifa técnica del pasaje y, a su vez, el monto del subsidio que paga el Estado a las empresas de transporte del Área Metropolitana. Las carencias de esas informaciones fundamentales se dan en medio de una disparada de las transferencias estatales, desde el uso del billetaje, y ante la resistencia que persiste en el VMT de informar al respecto a la opinión pública.

VMT culpó a DNCP

El reporte de referencia es de mediados del año pasado y está firmado por el jefe de Gabinete del VMT, Víctor Matto. El mismo indica que la carencia de componentes para el funcionamiento en un 100% del “cerebro” del billetaje electrónico se dio tras la intervención de la DNCP, cuyo titular es Pablo Seitz, que anuló una de las adendas al contrato relacionada a los plazos y formas para el pago a la proveedora.

El consorcio primero interpuso recursos de reconsideración, pero Contrataciones se ratificó en anular la adenda que cambiaba las condiciones originalmente acordadas con la proveedora.

Específicamente, la DNCP intervino tras notar la firma de una adenda al contrato original. Es que el MOPC había acordado que el pago se realizaría a los 24 meses (febrero 2020 al febrero 2022), y después -convenio mediante- pretendió abonar tras la recepción definitiva, con lo que se modifican las condiciones del contrato sobre los plazos.

Nuestro diario viene tratando de obtener datos sobre este y otros temas relacionados al VMT, pero esta institución no reporta esas informaciones públicas de interés general.

Firma argentina critica a VMT

Carlos de Pauli, representante de la empresa “Pay Móvil” que se había postulado para ser una operadora del billetaje electrónico en Paraguay, pero que quedó descalificada, criticó que hasta hoy, años después, no este operativo el Centro de Control y Monitoreo (CCM) del billetaje.

Asimismo, cuestionó al VMT por su gestión en aquel proceso, lo calificó de desconfiable y de haber favorecido a las dos únicas compañías habilitadas para el citado servicio. Las operadoras son Epas SA, con la tarjeta “Jaha” (de Cetrapam, gremio que nuclea a empresarios del transporte e interesados en los subsidios), y TDP SA (de Álvaro Wasmosy), con la tarjeta “Más”.

Pauli explicó que el cobro actual es sólo electrónico y que no funciona cómo debería ser. Señaló que cuenta con la experiencia en el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) de Buenos Aires y que pese a esto y a la inversión necesaria para ser una de las autorizadas para operar en nuestro país, Transporte maniobró para dejarla “fuera de competencia”, según su denuncia.

Recordó que cumplía con las exigencias del VMT , incluso la homologación del sistema que se instala en los buses, pero que aún así la dejaron afuera.

“Se preparó el marco regulatorio y las presentaciones ocultando informaciones. A nosotros (el VMT) no nos avisaba nada”, puntualizó.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...