El Ejército de Santa Claus

La historia del legendario batallón de cien papanoeles que con sus escandalosas acciones sembró el caos en la ciudad de Copenhague hasta que fue reducido por las fuerzas de la Ley un mes de diciembre como este, pero de 1974.

El Ejército de Santa Claus.
El Ejército de Santa Claus.Gentileza

Ahora que acaba de pasar el día de Navidad, y mientras el último mes del año llega a su fin, recordemos una historia de diciembre, la del batallón navideño especializado que llevó a Dinamarca caos, alarma, indignación y alegría –según el caso– en 1974.

Ese año, una grave crisis de desempleo ensombrecía el panorama de amplios sectores de la población. Las festividades tradicionales de Navidad se acercaban en medio de la escasez y la desesperanza.

Entonces, a las 12 en punto del mediodía del 18 de diciembre de 1974, una impresionante armada de cien uniformados procedente del distrito de Christiania descendió en compacta formación de los vagones del ferry de Oslo en la ciudad de Copenhague.

El plan inicial era entrar camuflados dentro de un enorme «ganso de Troya», que ya estaba construido, pero ante ciertas dificultades técnicas que presentaba la ejecución del Operativo Ganso y que podrían retrasar la toma de la ciudad, el batallón se contentó con arrastrar, tirando de él con fuertes cuerdas, el gigantesco palmípedo artesanal hasta la plaza del Ayuntamiento, en medio del asombro general de transeúntes y vecinos. Una vez cumplida a cabalidad esta primera misión, los cien papanoeles procedieron a sembrar deliberadamente el desorden a lo largo de los siguientes días, alborotando sin tregua a la indefensa población, patinando a solas o en grupos por las calles y cantando villancicos a voz en cuello, repartiendo libros, llevando serenatas a los asilos de ancianos y visitando las escuelas para jugar con los niños y contarles historias y cuentos de Navidad.

Al comienzo, sus estrafalarias actividades no alarmaron a las autoridades, pareciendo una suerte de brote psicótico de delirio navideño, tan extraño como inofensivo, pero después de los primeros días dejaron de parecerles simpáticas e inocuas, cuando llegó el momento de actuar en serio y los bien entrenados comandos, con sus disfraces reglamentarios blancos y rojos, sus gorros y sus barbas, procedieron a acometer acciones más drásticas.

Los papanoeles se dirigieron en formación decidida a una de las tiendas más grandes de la ciudad de Copenhague, los famosos almacenes Magasin, entraron, tomaron juguetes, dulces y otras mercaderías de las vitrinas y de los estantes y comenzaron a regalárselos a la gente que recorría los pasillos y salones de la tienda a los gritos de combate de «¡Feliz Navidad para todos! ¡Hoy nadie tiene que pagar nada!».

Alertados, los guardias de seguridad interrumpieron la magia arrancando por la fuerza los regalos de las manos de la gente. Los administradores llamaron de inmediato a la Policía, y todos los niños rompieron a llorar al ver cómo los papanoeles eran violentamente detenidos y arrestados, y luego arrojados en coches policiales, que desaparecieron de la vista. Varios de los subversivos papanoeles escaparon y entraron al banco más próximo, donde trataron de tomar cincuenta millones de coronas danesas, exigiéndolas en préstamo para cubrir las urgentes necesidades de la gente. También fueron rápidamente reducidos por las fuerzas del orden y arrestados.

Eran los miembros del grupo de teatro experimental Solvognen, creado en 1969, con sede en Christiania, que habían decidido realizar una protesta de varios días contra el desempleo que sumía en la precariedad y el desaliento a tantos de sus compatriotas. Fotos de policías maltratando papanoeles llenaron las primeras planas de los diarios, y los medios de prensa en inglés los bautizaron como «The Santa Claus Army», el Ejército de Santa Claus. No solo porque su protesta fue realizada durante el mes de diciembre, sino porque con sus acciones habían querido recordarle al pueblo danés el verdadero sentido de la Navidad, y compartir con todos una celebración que les permitiera olvidar la esclavitud del dinero.

Los papanoeles arrestados por la Policía resultaron ser artistas de todas las edades, hombres y mujeres. En los meses siguientes, se desató en los periódicos y los círculos intelectuales daneses un acalorado debate sobre los límites y la naturaleza del teatro, sobre su incidencia fuera de las tablas y la licitud o ilicitud de la misma, y sobre la libertad de expresión y sus eventuales peligros para la democracia.

Por su parte, el Ejército de Santa Claus explicó después que solo estaban devolviéndoles a los trabajadores los juguetes y los obsequios que ellos mismos habían hecho.

montserrat.alvarez@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.