Distinguen a quien ayudó a que en Paraguay no falte pan cada día

Décadas atrás Paraguay producía muy poco trigo y de baja calidad, porque dicho cereal prosperaba casi exclusivamente en climas templados a moderadamente fríos, pero con el desarrollo de variedades adaptadas la cosecha nacional aumentó 40 veces en 40 años. Dicho logro se debe, entre muchas razones, al trabajo liderado por el científico investigador, Dr. Mohan Kohli, quien recibió por ello la distinción de la Orden Nacional del Mérito en grado de Comendador, por su contribución extraordinaria, como consultor del programa nacional de dicho rubro.

El Dr. Mohan Kolhi, líder del Programa Nacional de Investigación de Trigo, recibiendo imposición de la Orden Nacional del Mérito en grado de Comendador, la distinción civil y militar más alta otorgada por la República de Paraguay a las personas que contribuyeron de manera extraordinaria con el país.
El Dr. Mohan Kohli, líder del Programa Nacional de Investigación de Trigo, recibiendo imposición de la Orden Nacional del Mérito en grado de Comendador, la distinción civil y militar más alta otorgada por la República de Paraguay a las personas que contribuyeron de manera extraordinaria con el país.

Cargando...

En la década de 1970, cuando el investigador agronómico, Dr. Mohan Kohli iniciaba su trabajo en Paraguay con el cultivo de trigo, junto a otros profesionales, nuestro país producía solo unas 30.000 toneladas de granos del cereal por año, por lo que se recurría a importar incluso hasta unos 200.000 toneladas por año de la Argentina.

Fue así que durante varios años se produjeron periodos de escasez de trigo y falta de harina y en consecuencia de pan en el país, debido a las limitaciones de nuestro clima subtropical para el cultivo de dicho cereal. En ese sentido se debe señalar que el trigo es un cultivo que prospera en climas desde moderadamente templados a moderadamente fríos.

Pero eso cambio, hoy gracias a las investigaciones agronómicas, nuestro país actualmente produce alrededor de un millón de toneladas de trigo por año y somos autosuficientes e incluso exportadores de dicho cereal.

En esa tarea, el científico de origen indio, Mohan Kolhi, viene colaborando con el Paraguay desde los años ´70 en el desarrollo de más de 20 variedades nacionales de trigo adaptadas a nuestro clima y suelo y con calidades de excelencia.

Por esa razón, el miércoles último, Kolhi recibió la más alta condecoración civil y militar que puede dar el Gobierno paraguayo, en este caso por su gran aporte al conocimiento científico y su trabajo incansable por más de 45 años en la investigación para el mejoramiento del trigo paraguayo.

El mismo recibió la imposición del Orden Nacional del Mérito en grado de Comendador, por su contribución en su calidad de consultor de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco) y líder del Programa Nacional de Investigación de Trigo.

En el acto, que se realizó en el local del Ministerio de Relaciones Exteriores, Kohli, con su habitual sencillez, agradeció el alto honor conferido y lo dedicó a los miles de productores agrícolas y técnicos del agro.

“Todos comemos dos o tres veces al día, pero para la mayoría los alimentos vienen del supermercado; es esta distancia o desconexión del campo la que muchas veces no nos permite apreciar la labor y sacrificio requeridos para la producción de alimentos. Al contrario, deja lugar para ser confundido y explotado por intereses o ideologías”, expresó.

Exportación de trigo generó US$ 108 millones en 2022

De acuerdo con los datos del Banco Central del Paraguay (BCP), el año pasado la exportación de trigo generó más de US$ 108 millones para las arcas nacionales. Paraguay es un país conocido por su excelencia en agricultura y ganadería, y es así que casi el 25 % de su PIB y más del 40% de sus envíos provienen del agro, señaló el profesional en su discurso.

El experto destacó también que el país tiene gran potencial para crecer y aumentar su producción, tanto en la región Oriental como en la Occidental, especialmente porque está basada en la agricultura de conservación y es una garantía ante los cambios climáticos que se esperan.

“Durante esta década he apreciado el potencial productivo del Chaco, que es la nueva frontera agrícola con un gran futuro. No cabe duda de que hay problemas técnicos y logísticos a resolver, los que van a requerir muchos recursos, tanto humanos como financieros durante las próximas décadas, incluyendo la creación de un Instituto de Investigación y Desarrollo Agropecuario para el Chaco y prepararse para la agricultura en la era digital”, destacó.

Estimó que el potencial productivo del Paraguay se podría multiplicar varias veces, creando una mayor prosperidad nacional y en lugar de alimentar a 60 millones de personas al año, puede producir alimentos para más de 150 o 200 millones en el mundo, subrayó.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...