Caso Belia: demonio Belial inspiró el operativo que desarticuló una megared narco

Investigadores se inspiraron en el demonio Belial, para denominar al operativo Belia, cuyo nombre significa “corrupción”, pues se constató que la red narco anulada, liderada supuestamente por Miguel Ángel Servín, pagaba a las autoridades para poder operar con total impunidad.

A falta de la revisión completa en el puerto Terport de Villeta, la carga de cocaína encontrada llega a 2.331 kilos, aunque podría llegar a tres toneladas.
La cocaína detectadas entre carbón por el SIU de la Policía en 2019 y derivó en el operativo Belia.Archivo, ABC Color

El nombre del operativo Belia, desplegado hace un año por la Unidad de Inteligencia Sensible de la Secretaría Nacional Antidrogas (SIU-Senad) y el Ministerio Público, proviene como inspiración del demonio Belial, cuyo nombre se puede traducir como “el de las ganancias corruptas”, “el arrogante” y “el rebelde”.

El caso recibió esa denominación justamente por esas descripciones, pues durante las investigaciones a una estructura narcotraficante, supuestamente liderada por Miguel Ángel Servín Palacios, se pudo constatar que este a través de aliados corrompían a las autoridades con la entrega de dinero a cambio de que pueden llevar a cabo sus actividades ilícitas con total impunidad.

Operativo Belia

La operación Belia inició tras el “operativo Swiffer”, con el que se detectaron 2.906 kilos de cocaína, mimetizados en bolsas de carbón vegetal, entre el 19 y 21 de octubre de 2019 en el Puerto Terport de Villeta. En este fueron detenido Cristian César Turrini Ayala, como encargado de coordinar el envío de la droga, y Alberto Ayala Jacquet, como el dueño de la carbonería, quienes esperan juicio.

A partir de ese evento se pudo identificar a los integrantes de la estructura, dueña de la cocaína, así como su forma de operar.

El 9 de octubre cayeron el presunto líder Miguel Ángel Servín Palacios y su amante Bruna Regina Martins Morais, en Asunción, y la esposa del mismo Liz Katherine Laila Villalba, en Pedro Juan Caballero.

También se logró la captura de otros miembros como el secretario de Miguel Servín, Elvio María Vega Chaparro, alias Koki, el guardaespaldas del líder, Francis Marcelo Rojas Benítez, alias Yanky. Estos realizaban depósitos y retiros de dinero de las casas “Panorama Cambios SA” y “FE Cambios SA”, sucursales allanadas semanas atrás.

Luego, cayó preso Hugo Antonio Meza Huespe, presunto testaferro de Servín y cerebro de las operaciones de lavado del dinero obtenido del narcotráfico. También su esposa María Silvia Lezcano Monges, quien habría colaborado con la estructura. Todos acusados.

Actividad de lavado

Según consta en la acusación fiscal, presentada por el agente de UDEA Juan Manuel Ledesma, Miguel Servín y su esposa Liz Laila Villalba constituyeron el 10 de febrero de 2010 la empresa “Lizmi SA”, integrando un capital de G. 2.000 millones, provenientes del narcotráfico.

Entre 2010 y 2021, la pareja coordinó y supervisó así el esquema de lavado de dinero, pues obtuvieron ganancias del tráfico de sustancias y, con la sociedad anónima adquirían la titularidad de bienes muebles e inmuebles para disimular el origen del capital integrado.

El 27 de octubre de 2015, Servín inició contactos con Hugo Antonio Meza Huespe, para iniciar operaciones comerciales ilícitas a través de las empresas “Mecha Import SA”, integrada con un capital de G. 1.000 millones, “Trigon SA” con G. 15.000 millones, “Al Frente Import Export SA” con capital de G. 686.000.000.

Así también, en 2018 Servín, Villalba y Lizmi SA, celebraron a su vez contratos con Hugo Meza para la compra de vehículos de alta gama, yates, departamentos y relojes. La relación se extendió hasta el 2021.

Servín y los demás también compraron vehículos de “HM Automotores”, propiedad de Hugo Meza, al igual que otras personas indagadas en otros casos.

En 2021, Servín compró de Meza el local “Il Corpo Padel” de Asunción, pagando en efectivo US$ 250.000 y el resto, pagó con autos.

Presunto cerebro y lavador negoció cheque con RGD

El presunto cerebro del lavado de dinero de Miguel Servín, Hugo Antonio Meza Huespe, también tuvo contacto con el exdirigente deportivo Ramón González Daher, condenado a 15 años de cárcel, por usura, denuncia falsa y lavado de dinero.

La comunicación entre ambos data del 4 de agosto de 2021, a las 16:56, según la acusación presentada por la Fiscalía ante la jueza Rosarito Montanía, a cargo del juzgado penal de garantías especializado en Crimen Organizado.

Meza recibió la llamada de González Daher, quien le consultó sobre tres cheques de “Cuco Troche”, que Luis Vergara le entregó; a lo que Meza le respondió que desconocía la ubicación de los mismos.

En el escrito consta que RGD “yo le entregue 3 cheques de ‘Cuco Troche’ a Luis Vergara, y me dijo que te dio a vos”, a lo que Meza respondió “me iba a vender esos cheques y yo iba a negociar con Cuco Troche, y después Cuco Troche me dijo que no le servía porque ya hizo privación de eficacia”, a lo que RGD le contestó “no, cuenta cancelada es no es privación de eficacia”, y Meza refirió “estuvo muy metido en las timbas y que eso le llevo a perder mucho dinero, durante un año y medio, pero que actualmente ya no está en eso. Cuco me debía luego como 400 millones que me había traído un delincuente que se llama Darío Halley”, y por último González Daher vuelve a responder “que p..., yo le conozco”.

En otro momento de la comunicación telefónica, Ramón González Daher insiste en la ubicación de los cheques, así: “¿quién tiene esos cheques?”, pero Meza le dijo que le devolvió a Luis Vergara, justamente con quien no logra dar RGD.

Sobre los cheques en cuestión, de G. 900 millones, RGD dijo “ese cheque yo le di a él (por Vergara) porque te iba a llevar para que vos le pagues una cuenta a Cuco, nunca más me trajo”.

Después, Meza le comentó a su esposa Silvia Lezcano que recibió la llamada de González Daher, y que le negó conocer la ubicación de los cheques.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.