La búsqueda de justicia para Rodrigo Quintana sigue a 4 años del “31-M”

A cuatro años de los eventos del 31 de marzo de 2017, causados por la intención del entonces presidente Horacio Cartes de buscar una reelección a través de una enmienda constitucional en una alianza con algunos liberales y el Frente Guasu, el abogado Guillermo Duarte Cacavelos afirmó que aún no se sabe quién dio la orden para atacar la sede del PLRA, en donde falleció el joven dirigente Rodrigo Quintana.

Don “Ino” Quintana observa en silencio la tumba de su hijo menor, Rodrigo Quintana Arrúa, asesinado por efectivos de la policía cartista en la madrugada del 1 de abril de 2017.
Don Fidelino “Ino” Quintana observa en silencio la tumba de su hijo menor, Rodrigo Quintana Arrúa, asesinado por efectivos de la policía cartista en la madrugada del 1 de abril de 2017.Archivo, ABC Color

Rodrigo Quintana murió en las primeras horas del 1 de abril de 2017 a manos de la Policía dentro de la sede del PLRA, en un hecho inédito que no ocurrió siquiera durante la dictadura stronista. Fue después de que el joven dirigente liberal se haya refugiado en la sede de su partido tras las manifestaciones en contra de una aprobación, en una ilegítima sesión, de modificaciones en la Constitución Nacional a través de la vía de la enmienda.

Horacio Cartes buscaba su reelección en 2018 y también tenía las mismas ganas Fernando Lugo. Colorados, liberales y el Frente Guasu se aliaron para aprobar la modificación inconstitucional y la gente reaccionó con la quema del Congreso. Al día siguiente, el entonces presidente Cartes anunciaba que desistía, una vez más, de su intención de violar la Constitución.

Cuatro años después, el abogado Guillermo Duarte Cacavelos, quien representa legalmente a los padres de Rodrigo Quintana en el proceso judicial para esclarecer la muerte de su hijo, se sigue preguntando quién dio la orden para atacar la sede del principal partido de la oposición.

Duarte recordó que la Fiscalía sigue con la hipótesis de que la Policía llegó a la sede del PLRA en persecución de un acto de flagrancia y, con ese argumento, sostiene que no necesitaba una orden judicial para poder entrar allí. “Ellos sostienen que la muerte de Rodrigo Quintana se dio por la inconducta de un policía, Rodrigo Florentín”, dijo este miércoles en conversación con ABC.

Este detalle, la supuesta flagrancia, es un tema de debate jurídico que tranca el proceso en favor de quienes verdaderamente dieron la orden de atacar la sede del PLRA. Para Duarte, la hipótesis se construye en torno a un acuerdo organizado desde la cúpula de la Policía, al mando en ese entonces de Críspulo Sotelo, para violar la sede del Partido Liberal.

“Llegó un contingente de escopeteros y también el contingente de Paredes Palma, que en ese momento era de Investigación de Delitos. Estos dos respondieron a dos cabezas, que respondían a la cúpula, que en ese momento era Críspulo Sotelo. De allí investigamos el cruce de llamadas”, indicó el abogado.

Para Duarte, la versión de que Florentín actuó solo es falsa y habló de varios policías que dispararon “hacia cualquiera” dentro del edificio. “Esa fue la conducta de la Policía esa noche, esa fue la orden”, sostuvo.

Más aún, los policías, al percatarse de que habían herido gravemente a Quintana, huyeron. “Cuando se dieron cuenta de que tenían a alguien muerto, huyeron. Rodrigo fue dejado agonizante allí (…) Lo que pasó fue que los pulmones fueron llenándose de líquido, se ahogó”, manifestó.

Para Duarte Cacavelos, tanta es la injusticia que los cartistas llegaron a decir que fueron sus propios correligionarios quienes incidieron en el asesinato de Quintana, siendo que ellos preservaron el circuito cerrado y las evidencias del caso. Esta fue una de las versiones que intentó instalar el cartismo a través del grupo de medios de comunicación del que es dueño después de que haya dejado el cargo.

Finalmente, Duarte Cacavelos celebró que estos videos, como así también los de algunos medios de comunicación, en especial ABC Color, hayan guardado registro de lo que sucedió esa noche. “Imagínense, si no había videos iban a decir que Efraín Alegre mató a Rodrigo Quintana”, finalizó.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05