La verdadera ruta del dinero desviado por Nicolás Léoz

El 4 de febrero de este año la Confederación Sudamericana de Fútbol presentó al Ministerio Público una denuncia innominada por posible lavado de dinero desviado de la institución por su expresidente Nicolás Léoz. Si ese fuera realmente el objetivo no habría nada que objetar. Lamentablemente, hasta el momento todo indica que el verdadero propósito es manchar arbitraria e injustificadamente el nombre de una institución financiera en particular, que no está involucrada en los hechos, y, más grave aun, deliberadamente evitar la investigación de importantes indicios que saltaron en el marco de una denuncia anterior de la propia Conmebol.

Antes del FIFA-gate, Nicolás Léoz fue una personalidad en Paraguay. Y para algunos, lo siguió siendo aun después. El estadio del Club Libertad hasta hoy sigue llevando su nombre.
Antes del FIFA-gate, Nicolás Léoz fue una personalidad en Paraguay. Y para algunos, lo siguió siendo aun después. El estadio del Club Libertad hasta hoy sigue llevando su nombre.SILVIO ROJAS

Esta serie de notas está dirigida a la opinión pública de Paraguay y de los otros nueve países sudamericanos cuyas federaciones nacionales de fútbol integran la Conmebol, así como a la FIFA de la que es parte, a todos los cuales les compete directamente saber lo concerniente y cómo se maneja esta institución que funciona en nuestro país y que preside el paraguayo Alejandro Domínguez.

Asimismo, en este preciso momento se encuentra en Paraguay una misión del Gafilat, que es la filial de América Latina y el Caribe del Gafi (Grupo de Acción Financiera Internacional), un organismo multilateral con sede en París cuyo objetivo es fijar estándares y promover la implementación efectiva de medidas legales, regulatorias y operativas para combatir el lavado de activos, el financiamiento del terrorismo y otras amenazas a la integridad del sistema financiero internacional. Creemos que estas notas le pueden resultar de interés.

La primera denuncia

La Conmebol ya había hecho una denuncia innominada por lavado de dinero y otros posibles hechos punibles el 6 de junio de 2017, bajo patrocinio de los abogados Daniel Mendonca y Osvaldo Granada Salaberry, a partir de los hallazgos de una auditoría forense encargada por la institución a la consultora internacional Ernst & Young que abarcó el período 2000-2015, bajo las presidencias de Nicolás Léoz (1986-2013), Eugenio Figueredo (2013-2014) y Juan Ángel Napout (2014-2015), cuyo informe final fue presentado en el congreso de la confederación en Santiago de Chile el 25 de abril de ese mismo año.

En esta denuncia se describen claras evidencias y pistas expuestas en el informe final de Ernst & Young sobre desvíos de fondos desde cuentas institucionales de la Conmebol a cuentas personales de Nicolás Léoz en Banco do Brasil, por un monto de 28.251.070 dólares entre 2000 y 2010, y de sospechosas transferencias desde cuentas de la Conmebol a cuentas no identificadas en el Brasilian American Merchant Bank (Islas Caimán), en el Banco do Brasil de Panamá y en otros bancos desconocidos, por un monto de 33.280.000 dólares entre 2000 y 2004.

Igualmente, se detallan pagos realizados por supuestos servicios sin respaldo documental a empresas incluidas en la acusación de la Fiscalía de Nueva York en el caso FIFA-gate por 58.025.527 dólares entre 2001 y 2015, y órdenes de pago dadas a terceros en beneficio de empresas vinculadas al caso FIFA-gate por 10.420.000 dólares.

Según pudo constatar el análisis forense de Ernst & Young, solo en el período 2011-2015 la Conmebol realizó operaciones bancarias por 1.117 millones de dólares, mayormente durante la gestión de Nicolás Léoz. Todos los indicios de hechos punibles fueron elevados al Ministerio Público el 6 de junio de 2017, pero en cuatro años ni la Conmebol ni la Justicia paraguaya reportaron avances en la investigación.

Graves hechos bajo la alfombra

Al margen de lo anterior, este diario ha tenido acceso a la carpeta de la mencionada denuncia de 2017, a la cual se incorporaron cuatro importantes informes de inteligencia financiera de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad), remitidos a la fiscalía el 18 de septiembre de 2015, el 28 de diciembre de 2015, el 19 de octubre de 2016 y el 1 de julio de 2018. Los mismos contienen Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) que permiten rastrear el movimiento de varias decenas de millones de dólares de Nicolás Léoz y sus familiares directos hasta bastante después de desatarse el escándalo del FIFA-gate en once entidades financieras de Paraguay.

También existe al menos un informe de la Seprelad a la FinCen (Financial Crimes Enforcement Network), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, enviado el 6 de octubre de 2016, donde se informa acerca de la constitución de tres fideicomisos de Nicolás Léoz en un banco local por 27.554.182 dólares provenientes casi en su totalidad de transferencias desde Bahamas, además de fuertes movimientos de dinero en otras tres entidades de plaza.

Hasta donde se sabe, nada de esto fue investigado.

Nueva denuncia

En vez de exigir que se diluciden estos hechos y se establezcan las posibles conexiones con el dinero desviado, el 4 de febrero de este año la Conmebol presentó una nueva denuncia, esta vez patrocinada por el abogado Claudio Lovera Velázquez (dicho sea de paso, el mismo que defiende a Óscar González Daher y a su hijo Óscar González Chaves, condenados en primera instancia por enriquecimiento ilícito, declaración falsa y, precisamente, lavado de activos), exactamente con el mismo soporte, es decir, el ya mencionado análisis forense realizado por la consultora Ernst & Young, sin hacer siquiera mención de aquellos importantes indicios surgidos en el marco de su primera denuncia.

En cambio, el escrito del abogado Claudio Lovera menciona a una única institución bancaria, señalando que “ha surgido el conocimiento” de que en 2016 Nicolás Léoz celebró dos contratos de fideicomisos de administración de valores y fuentes de pago con certificados de ahorro depositados en Banco Atlas, por 23.000 millones de guaraníes y por 2,16 millones de dólares (6,1 millones de dólares en total al cambio de la época), y se insinúa que los mismos fueron constituidos al margen de las normas para blindar un patrimonio ilícito.

Al respecto, Banco Atlas afirma que estos fideicomisos fueron conformados con fondos trazables de actividades comerciales exclusivamente locales, anteriores al escándalo, todo puesto en conocimiento de la Seprelad inmediatamente después de que estalló el FIFA-gate, sin transferencias externas y con cláusulas específicas de excepción dirigidas justamente a impedir que los mismos sean utilizados para esconder bienes reclamados por la Justicia. Más adelante nos volveremos a referir a este asunto con más detalle.

Sospechosas omisiones

La Conmebol no puede alegar desconocer el movimiento del dinero de Nicolás Léoz, ya que los mencionados datos de inteligencia financiera están agregados a la carpeta de su propia denuncia.

Por este motivo, ya es de por sí sugestivo que en su segunda denuncia haga alusión exclusivamente a Banco Atlas, entidad que jamás operó directamente con fondos de esa institución ni es mencionada en absoluto en la auditoría forense de Ernst & Young, y que se refiera a montos que no provinieron de transferencias del exterior, que representan solo una pequeña fracción del dinero que movió Léoz en el sistema financiero paraguayo, menos de un décimo de su fortuna estimada y el 0,5% de lo que dispuso solo en sus últimos años en la Confederación.

Pero lo verdaderamente llamativo es que la denuncia ignora completamente a bancos que sí son mencionados en la auditoría, que sí operaron con dinero de la Conmebol, así como a entidades que continuaron realizando fuertes operaciones con Léoz por montos muy superiores, por lo menos hasta 2018, un año antes de su fallecimiento, con transferencias llegadas del exterior después de desatarse el escándalo del FIFA-gate.

Que se llegue al fondo

No es secreto para nadie que Banco Atlas forma parte del mismo grupo empresarial de esta compañía periodística, ni que Nicolás Léoz mantuvo una relación de amistad desde la juventud con el fundador del diario ABC Color, Aldo Zuccolillo, lo mismo que con muchos exponentes de la sociedad paraguaya, pero eso no impidió que este diario publicara más de 200 notas principales acerca de los escándalos de Léoz y de la Conmebol, en muchas ocasiones con reveladores documentos inéditos, al punto de que, como veremos, la mayor parte de los Reportes de Operaciones Sospechosas del sistema financiero sobre él y su familia fue realizada a raíz de publicaciones en ABC.

A partir de la segunda denuncia, el Ministerio Público abrió una nueva causa penal innominada por lavado de dinero, a cargo de los agentes fiscales Liliana Alcaraz y Víctor Cabrera. Si verdaderamente quieren llegar al fondo de la cuestión, estamos de su lado. En esta serie, todo lo que está en nuestro poder y lo que podamos averiguar lo daremos a conocer al público, y que cada quien responda lo que le toque.

Mañana: evidente direccionamiento

arivarola@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05