Dende proyecta un crecimiento de 3,7% para el 2024 en medio de un contexto regional y mundial complicado

La Fundación Desarrollo en Democracia (Dende) proyecta un crecimiento del 4,8% para el cierre de este año, para desacelerar en 3,7% para el 2024, esto en medio de un contexto regional y mundial complicado, especialmente por los shocks que vienen de Argentina y Brasil, reflexionaron anoche durante el evento de “Perspectivas Dende 2024″ escenario político y económico para el próximo año.

Dende
Alberto Acosta, César Barreto y Estela Ruiz Diaz brindaron un análisis sobre el contexto económico y político para el 2024

Cargando...

En su análisis económico, la consultora Desarrollo en Democracia (Dende) estima que 2023 cerraremos en 4,8% de expansión de la economía tras un complicado 2022 afectado por el clima. Durante su exposición el economista y ex ministro Cesar Barreto estimó que próximos vamos a volver a la capacidad de crecimiento del país. “Creemos que 10 millones de tonelada de soja es posible” expresó.

No obstante, para el 2024 se prevé una desaceleración en el crecimiento económico estimándose un repunte del 3,7% para el 2024, esto también en medio de grandes desafíos de acomodación para el Gobierno como pagar las deudas atrasadas.

Por otra parte, se estima un repunte del sector de la construcción que se vio muy afectado este año debido al menor ritmo de las obras públicas y privadas, en esto ayudará bastante la inyección que recibirá el sector por parte del Gobierno, de las deudas atrasadas con el sector.

En lo que respecta a los precios de commodities, el economista refirió que permanecen en niveles positivos para el país y que esto sería auspicioso para la economía

La inflación cerrará por debajo de la meta, está en 3,7%, pero puede ser 3,5%. El próximo año será una presión inflacionaria baja, en torno al 4%.

En lo que respecta a la cotización del dólar, indicó que habría cierta presión alcista, sobre todo relacionado al tema político- económico de Argentina. La proyección de Dende es que el dólar alcance a nivel local entre G 7.500 y G. 7.700 para el cierre del próximo año.

Buena cosecha “salvó el año”

En su análisis referente al presente año, el economista resaltó los resultados de la buena cosecha de soja. “El doble de exportaciones de soja, hasta octubre se duplicó en 10 meses, vamos a llegar las 10 millones de toneladas”, afirmó.

Esta buena cosecha permitió amortiguar la baja de precios que se dio este año de 600 a 550 dólares por tonelada. En el rubro cárnico, detalló que hay una caída en el volumen y en precio de la carne vacuna y que estamos llegando al tope de la capacidad de la producción. “Son los dos motores de la economía que estamos llegando al tope que no podemos superar (soja y carne), aunque la soja salvó el año en este 2023. Y también el comercio fronterizo ayudó, debido al repunte económico de Brasil, que no se esperaba, va a crecer 3%” afirmó.

La economía repuntó en el primer y segundo trimestre, luego se ralentizó en el tercer trimestre. “Vamos a cerrar con bastante menos de lo proyecto” lamentó. El pronóstico de Dende para este año es de 4,8% desde 5% que estimaron anteriormente. Barreto alegó que el cambio de gobierno impactó más de lo esperado con un exceso de gasto del gobierno saliente que obliga un ajuste en el gasto público. “Se frenó la posibilidad para arreglar las cuentas fiscales” indicó.

El economista añadió que el crecimiento potencial del país ya no es lo mismo y que tal vez lleguemos al 4%, pero requerimos reformas, que dependen de la clase para tener una calificación país.

Entre los aspectos positivos, dijo la inflación se contuvo y que el BCP mantuvo su independencia, controló la inflación y bajó la tasa de interés. Para el presente año, la inflación cerraría en 3,7% y en 4% para el próximo año.

Plan de convergencia: No es lo óptimo pero es razonable

En el plano fiscal, Barreto se refirió al nuevo plan de convergencia fijado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) hasta el 2026. “No es lo óptimo, pero razonable. El grado de inversión va a tener que esperar” expresó. En ese sentido mencionó que las calificadoras de riesgo tienen reglas, las promesas están bien, pero nadie cree. “Tenes que cumplir lo que prometes”, aseveró.

Añadió que para el 2026 el Gobierno tendrá necesariamente que ajustarse los cinturones para cerrar con un déficit del 1,5% del PIB como está establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal. En canto a la deuda dijo que aún está en niveles manejables.

Complicado panorama externo

Durante su exposición el economista Alberto Acosta se refirió al contexto político actual cumpliéndose los primeros 100 días de la nueva administración, que están con el desafío de acomodarse en el Poder.

En lo que respecta al entorno internacional dijo que aún se percibe complicado, lo cual también influye en las expectativas y desempeño económico. En lo político, hay problemas geopolíticos con impacto económico.

Entre ellos, el conflicto EEUU versus China, que es un enfrentamiento industrial, tecnológico, en un mundo globalizado, que también tiene sus repercusiones.

“Lo que ocurre en el mundo nos llega por dos canales. Uno es el dólar, el canal financiero. El dólar sigue siendo la moneda muy importante. Lo que pasa en EEUU impacta en lo global”, expresó Acosta.

La tasas de interés de la Reserva Federal de los EEUU (FED) está en 5,50% y es posible que en setiembre del año próximo haya una baja o incluso ya marzo. “Eso atrae los capitales, hace que suba el dólar y las tasas de interés”

Por su parte, China está con dificultades, hay salida de empresas, el consumo interno tiene problemas y el comerciante no quiere ser agresivo por el riesgo de que haya una cuarentena. El FMI para el crecimiento de China es de 4,2%. Sigue siendo vigoroso pero viene frenándose.

La proyección de crecimiento del PIB mundial es del 3,5% y para América Latina está previsto un crecimiento del 2,3%.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...