Acontecimientos en el Norte no son investigados y grupos criminales siguen operando, reclama senador

El senador Miguel Fulgencio Rodríguez reflexionó esta mañana sobre la gran cantidad de incautaciones de drogas, secuestros y ataques ocurridos en los últimos años en el norte del país e indicó que ninguno ha sido investigado. Añadió que algunos de los hechos más sanguinarios ni siquiera salen a luz, mientras los grupos armados siguen operando y matando, como al joven Jorge Ríos.

Feliciano Bernal Maíz (23), Hugo Bernal Maíz (22), Laubrindo Balbuena Marís (19) y Elizandro Balbuena Marís (21), supuestos miembros actuales de la ACA-EP, que habría secuestrado y asesinado a Jorge Ríos la semana pasada.
Feliciano Bernal Maíz (23), Hugo Bernal Maíz (22), Laubrindo Balbuena Marís (19) y Elizandro Balbuena Marís (21), supuestos miembros actuales de la ACA-EP, que habría secuestrado y asesinado a Jorge Ríos la semana pasada.

“Kencho” Rodríguez aseguró que conversando con la ciudadanía en el norte del país se entera de constantes ataques, secuestros, homicidios o de la existencia de pistas clandestinas que siguen funcionando tras ser intervenidas. En ese sentido, aseguró que la mayoría de los casos están ligados al narcotráfico.

Aseguró por ejemplo que la banda criminal autodenominada ACA-EP en teoría estaba extinta y tiene pocos miembros, por lo cual no se explica cómo sigue operativa sin obtener dinero de rescate ni asaltos concretos. “Queremos saber cómo son financiados”, destacó

Cabe recordar que el secuestro y homicidio de Jorge Ríos fue cometido la semana pasada por un grupo criminal que se identificó como parte de la ACA-EP, un desprendimiento del autodenominado EPP.

El senador mencionó todos los ataques recientes ocurridos a estancias, el homicidio de una mujer indígena o el asesinato de la esposa del propietario de la estancia San Jorge, que solo salió a luz luego del caso de Jorgito.

“La gente merece saber qué es lo que pasó”, manifestó e hizo énfasis en que ninguna de las investigaciones sobre los ataques realmente avanzan y culminan con detenidos o por lo menos criminales identificados, como por ejemplo el ataque a una subcomisaría en Loreto, Concepción.

En ese sentido, dijo que ahora está investigando el caso de un brasileño estanciero que fue asesinado de 40 tiros y cuya camioneta culminó con 120 disparos, resultando también muerto un indígena. Según los reportes que recibió, el hecho ocurrió en las cercanías de la comunidad indígena conocida como “Cerro Camping”. “¿Y qué pasó ahí?, ¿Por qué nadie habla de eso?”, cuestionó.

Cabe destacar que el caso más reciente fue el secuestro y la posterior ejecución de Jorgito Ríos, quien fue capturado el lunes 28 de junio en la ciudad de Sargento Félix López, ex Puentesiño, Concepción y luego encontrado ya sin vida en Brasil el sábado 3 de julio.

Los secuestradores exigían U$S 200 millones, monto que fue reunido después de mucho esfuerzo por la familia pero no pudo ser entregado porque el grupo criminal no volvió a comunicarse para concretar el rescate.

Los allegados de Jorge realizaron numerosas conferencias pidiendo un canal seguro de comunicación y una prueba de vida, para así poder pagar el rescate.

Hasta el momento no hay ningún solo detenido en Paraguay por este hecho, pese a que se han hecho allanamientos, supuestamente para reunir elementos necesarios para acusar y librar orden de captura contra todos los miembros del ACA, que habría reclutado a nuevos pobladores de la zona recientemente.

Solo una pareja fue detenida en Brasil luego del hallazgo del celular desde el cual se habrían hecho las comunicaciones con la familia de Ríos.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05