ACA-EP: Un grupo criminal formado por parias hasta entre delincuentes

Para conocer los orígenes de la autodenominada Agrupación Campesina Armada - Ejército del Pueblo (ACA-EP), presuntos responsables del secuestro y asesinato de Jorge Ríos, hay que remontarse hasta el 2013 y hacer un recorrido por los demás grupos criminales que operan en el norte del país. Los actuales líderes y miembros de ACA-EP son “sobrevivientes” de una casi completa exterminación del original ACA, además de haber sido echados como parias de los otros grupos criminales. Históricamente se dedicaron a la extorsión y secuestros exprés, hábito que no pierden hasta ahora, pero a lo que sumaron una criminal sangre fría para asesinar sin miramientos.

Actualemente Feliciano Bernal Maiz y Hugo Bernal Maiz figuran como líderes de ACA-EP.
Actualemente Feliciano Bernal Maiz y Hugo Bernal Maiz figuran como líderes de ACA-EP.ABC COLOR

Según datos de inteligencia, los actuales líderes de ACA-EP son los delincuentes Feliciano Bernal Maíz (23) y Hugo Bernal Maíz (22), ambos identificados como parte del grupo que secuestró y asesinó a Ríos Barreto tras secuestrarlo en la estancia Dos Hermanos en Puentesiño, pero estos son apenas los “sobrevivientes” de lo que alguna vez fue el original ACA, un desprendimiento de otro conocido grupo criminal, el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

En 2013, el EPP fue reclutando nuevos delincuentes a sus filas, pero no todos respondieron que buena manera a la línea de mando de dicho grupo criminal, por lo que, tras supuestas indisciplinas, se decide expulsar del grupo a Albino Jara Larrea y Alfredo Jara Larrea, que al verse irradiados del EPP, deciden fundar su propia organización criminal, la cual llamaron Agrupación Campesina Armada, a secas, sin aún la denominación de “Ejército Popular”.

El grupo operó con relativo éxito durante un tiempo y se fue ampliando hasta casi una veintena de miembros. Incluso en videos amenazan abiertamente a ganadores con fines extorsivos, exigiendo pagos de supuestos “impuestos revolucionarios” y también ya realizaban secuestros “exprés”. En videos incluso alardeaban de haber obtenido hasta G. 1.300 millones por un pago de “rescate”.

Sin embargo, en 2015, tras una serie de bajas en sus miembros, la ACA queda prácticamente exterminada, por lo que se ven obligados a unirse con otra célula desprendida del EPP: el autodenominado Ejército de Mariscal López (EML), responsable del secuestro de Félix Urbieta y cuyos principales líderes eran el también expulsado del EPP, Alejandro Ramos y Lourdes Ramírez, sobrina del secuestrado.

De esta manera, los expulsados del EPP se juntan provisoriamente en una nueva agrupación con el fin de mantener su actividad delictiva.

De hecho, en uno de los videos de Urbieta en manos del EML, se observa a Feliciano Bernal Maíz como uno de los secuestradores, junto a Alejando Ramos (hijo). Sin embargo, posteriormente la relación de Bernal Maíz también se fue deteriorando con el EML, teniendo de vuelta que abandonar una vez más dicho grupo criminal, ya en este caso, para fundar ACA-EP, ya en abril de 2019.

Entre los líderes de este “refundado” grupo delictivo figuraban Leticia Jara Larrea, Antonio Ramón Bernal Maíz, Feliciano Bernal Maíz y Hugo Bernal Maíz, sin embargo, los dos primeros terminaron también siendo abatidos en enfrentamientos con las fuerzas operativas en el norte.

De esta manera, el ACA-EP se encuentra “operativo” y bastante activo este año, siendo el secuestro y asesinato de Jorge Ríos, el último -pero no único- cobarde acto criminal que realizaron. En total ya se contabilizan 8 ataques a estancias y a una subcomisaría en la misma zona y tres asesinatos, incluido el reciente de Ríos.

Crímenes perpetrados por ACA-EP en 2021.
Crímenes perpetrados por ACA-EP en 2021.ABC COLOR

Las otras víctimas fatales son Celso Torales Acosta, un hombre de 52 años al que asesinaron en un intento de secuestro al sobrino del fallecido, cuya camioneta rociaron a tiros en Paso Mbutú con el fin de capturarlo.

El otro asesinado es Jonás Fernando Alves, un peón brasileño de 38 años, al que ejecutaron tras un ataque a la estancia San Jorge, ubicada en Puentesiño, misma localidad donde secuestraron y asesinato a Ríos.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05