Plan anticorrupción de EE.UU. menciona acciones contra Cartes

Nuestro diario accedió anoche al borrador de un plan anticorrupción del Gobierno de los Estados Unidos destinado al Paraguay, fechado el 27 de julio pasado. En él mencionan explícitamente sanciones estadounidenses y/o restricciones de visa contra quienes permiten la continuidad de las operaciones de Horacio Cartes y/u otros corruptos. Un documento similar que difiere ostensiblemente en varios párrafos fue enviado anónimamente a nuestro diario en la primera quincena de agosto. En ese entonces chequeamos con funcionarios del gabinete del presidente Santiago Peña y también con la embajada estadounidense, y no pudimos verificar su autenticidad.

Fuentes oficiosas aseguran que este documento es original. Hay diferencia de terminología en la clasificación: En el de arriba es “Confidencial”, en este es “Sensitivo pero desclasificado”.
Fuentes aseguran que este documento es original. Hay diferencia de terminología en la clasificación: En el de arriba es “Confidencial”, en este es “Sensitivo pero desclasificado”.

Cargando...

Un borrador de 13 páginas fechado el 27 de julio de este año contiene un plan anticorrupción para el Paraguay diseñado ya en agosto del año pasado por el gobierno de Estados Unidos y varias de sus agencias integradas.

Varios de los planes descriptos ya se vienen cumpliendo desde el año pasado, entre ellos la designación de Horacio Cartes y la cancelación de visas de allegados a Cartes y personas que lo sostienen; otros planes parecen estar en curso y aparecen acciones que -según el proyecto- tendrían lugar en un futuro inmediato.

El documento habla también de un “anexo clasificado” que sería sobre Cartes y al cual nuestro diario no ha tenido acceso.

Presencia política corrupta de Cartes

Bajo el título de CONTEXTO, el documento analiza el pasado de corrupción bajo el régimen stronista, la presencia de la corrupción en estructuras económicas y que aún hoy día continúa como un componente clave de la política en el más alto nivel.

Refiriéndose a Horacio Cartes, lo señalan como un ex presidente y cabeza del partido Colorado que “dirige lo que es esencialmente una maquinaria partidaria, canalizando fondos públicos y apoyo a candidatos que respaldarán al partido y garantizarán su capacidad para controlar los niveles de poder del país. Santiago Peña, el protegido de Cartes, ganó la presidencia en elecciones en abril 2023, y asumirá funciones el 15 de agosto”.

Aquí viene una de las diferencias entre los dos documentos. En el enviado anónimamente a nuestro diario dice: “Que Peña siga actuando como un títere de Cartes va en contra de los intereses estadounidenses. Se deben crear condiciones para debilitar la influencia política de Cartes y empoderar a Peña”.

En el documento que aseguran es original se lee también que Mario Abdo Benítez fue un buen socio en la lucha contra la corrupción pero que aún hay mucho trabajo por hacer. “Si bien la presencia política corrupta de Cartes (y el resentimiento hacia Estados Unidos) podría infectar a la administración entrante, Peña ha enfatizado a los medios su intención de trabajar estrechamente con Estados Unidos, incluso en materia de corrupción”, dice.

En el documento enviado anónimamente dice explícitamente que “Estados Unidos tiene que asegurar de que cumpla sus promesas. Peña debe elegir entre Cartes y el gobierno de Estados Unidos”, afirmación que no aparece en el documento que aseguran es auténtico.

El plan anticorrupción de Estados Unidos para el Paraguay menciona que nuestro país funciona como un corredor para el tráfico de drogas y de armas a Europa y que organizaciones criminales transnacionales permean la frontera y expanden su presencia. Describen también como las redes de contrabando florecen con sobornos al sector público.

Plan de 6 a 24 meses

El documento menciona que EEUU se puso un plazo que va de 6 a 24 meses para cumplir con tres objetivos:

  1. Apoyar a la ciudadanía organizada, sector privado, medios de comunicación y otros actores para robustecer la vigilancia para prevenir y exponer la corrupción pública.
  2. Fortalecer las instituciones judiciales y de aplicación de la ley para que Fiscalía, Policía Nacional e Inteligencia Financiera tenga la capacidad de investigar corrupción y
  3. Mejorar la eficacia de agencias gubernamentales de supervisión de corrupción.

En objetivos para actividades anticorrupción vuelve a aparecer una importante diferencia entre lo que aseguran es el documento auténtico y el filtrado anónimamente.

En el objetivo número dos, el documento que sería auténtico dice textualmente: “Los Estados Unidos responsabilizan a los actores corruptos iniciando procesos para imponer sanciones y/o restricciones de visa contra aquellos que permiten la continuidad de Cartes (y otros actores corruptos). Cronograma: 6 meses”.

Este texto, en el documento que sería auténtico, aparece como el objetivo número 2 de Actividades, Herramientas y Cronograma para lograr objetivos.

En el documento filtrado anónimamente en agosto, el informe dice textualmente: “Perjudicar a las fuerzas de Cartes responsabilizando a sus principales patrocinadores incluso iniciando procesos para imponer sanciones estadounidenses y/o restricciones de visa contra quienes permiten y promueven las operaciones continuas de Cartes (y otros actores corruptos). Cronograma: 6 meses”.

Teoría del Cambio

En la página 4 del documento que nuestro diario pudo revisar, bajo el título de “Teoría del Cambio” figura que “si Estados Unidos continúa tomando acciones fuertes y unilaterales contra intereses clave arraigados a través de sanciones, restricciones de visas y herramientas similares, creando espacio y fortaleciendo los esfuerzos anticorrupción liberados por Paraguay, y si estas acciones van acompañadas de un aumento del apoyo técnico y programático a esfuerzos anticorrupción creíbles liderados por Paraguay, entonces se fortalecerá la rendición de cuentas y el estado de derecho y se reducirá la cultura de la impunidad”.

Cuatro objetivos describe el documento como actividades contra la corrupción

  1. Que pese a la transición presidencial y legislativa las instituciones sigan funcionando y siendo creíbles, y que el gobierno paraguayo continúe dando prioridad a la lucha contra la corrupción (el cronograma para esta actividad es de 6 meses).
  2. Que Estados Unidos responsabilice a actores corruptos, incluso iniciando procesos para imponer sanciones y/o restricciones de visa estadounidenses contra aquellos que permiten la continuidad de las operaciones de Cartes (y otros actores corruptos). El cronograma para esta actividad es durante 6 meses.
  3. Que buscarán aprobar e implementar cambios legislativos para fortalecer la independencia y el funcionamiento de las instituciones encargadas de hacer cumplir la lucha contra la corrupción y mejorar la transparencia y la integridad en un cronograma de 18 a 24 meses.
  4. Que otros países extranjeros acuerden colaborar con Paraguay en una variedad de desafíos anticorrupción, para garantizar que la asistencia no estadounidense se coordine y apoye objetivos anticorrupción de Estados Unidos. Este cronograma fue diseñado para durar entre 18 a 24 meses.

Planes para finales del 2023 y 2024

Según el documento que pudo ver nuestro diario y bajo el capítulo VI, Actividades, herramientas y cronograma, hay cuatro objetivos por conseguir. En el primero, como ya se dijo, que pese a la transición las instituciones sigan funcionando y sean creíbles. Para eso diseñaron desde mesas redondas con cabezas anticorrupción de varias instituciones para describir logros en los últimos cinco años y metas para el futuro. Incluyeron participaciones virtuales o personales dese Washington, que la audiencia sea preferentemente con personas de las élites políticas pero también abrir nuevos círculos.

Previeron identificar futuros funcionarios del nuevo gobierno para buscar gente interesada en seguir trabajando contra la corrupción, identificación que también planificaron para el Congreso. Y un detalle especial: Para el 15 de agosto, día de la asunción presidencial de Santiago Peña, planearon buscar autoridades de alta envergadura para participar del traspaso de gobierno.

En el objetivo dos, volvieron a hablar de la necesidad de responsabilizar a los actores corruptos, incluyendo sanciones o restricciones de vita contra quienes apoyen para que prosigan las operaciones de Cartes (y otros actores corruptos). Para este punto el cronograma habla de 6 meses y tiene un solo punto: Un anexo que está clasificado y que no fue visible a nuestro equipo.

Para el objetivo tres se detalla implementar cambios legislativos para fortalecer la independencia y operaciones de instituciones contra la corrupción además de promover transparencia e integridad pública a través del gobierno. Afirman en este capítulo que se buscaría comprometer a contactos del Congreso para abogar por aprobación de cuentas pendientes.

Mencionan que varias leyes ya fueron aprobadas y citan:

  • Ley de conflicto de intereses, aprobada.
  • Ley de Contrataciones Públicas, aprobada y pendiente de reglamentación.
  • Proyecto de Ley para la creación de un Ministerio de Integridad Nacional y Transparencia, aún pendiente en Senado.
  • Proyecto de Ley para reformas en la Policía, pendiente en Senado.
  • Proyecto de Ley de Monetización de activos de Senabico: Aún no introducido al Congreso.
  • Proyecto de Ley para fortalecer a la Contraloría, aprobado por Diputados y pendiente en Senado.
  • Proyecto de Ley para consolidar técnicas de investigación contra la corrupción. Aún no fue redactada pero se quiere usar para controlar narcotráfico y terrorismo y proveer equipamientos para ello.

El listado prosigue con varias actividades más, algunas coordinadas con la oficina de las Naciones Unidas para desarrollar propuestas para asistencia técnica para el Paraguay, herramientas tecnológicas anticorrupción, equipos de extracciones de datos y licencias para manejar software.

Entre los planes figura también que para diciembre del 2024 se explore la posibilidad de crear una fuerza de combate que comparta informaciones y que incluya a la SENAC, Tributación, SEPRELAD, ADUANAS, Ministerio Público y el Banco Central.

Unas dos páginas describen detalladamente actividades de fortalecimiento y planes para cooperar con varias instituciones.

En el objetivo número CUATRO aparece la meta de lograr que otros países acuerden comprometerse con Paraguay en la lucha contra la corrupción para asegurar que la asistencia extranjera sea coordinada y apoyada por Estados Unidos. Para enero próximo, por ejemplo, planean crear un subgrupo de trabajo con foco en anticorrupción para una ronda de Democracia y Gobernanza.

También proponen actividades de apoyo provenientes de otros socios que tiene Paraguay como Colombia, Taiwán, el BID, el Banco de Desarrollo Latinoamericano (CAF) y otros.

En la página 11 ya describen las métricas y performances de comportamiento así como indicadores que les van a servir para medir las actividades y su relevancia para conseguir objetivos. Aseguran que como aún no definieron cuáles serán los indicadores, las sugerencias serán bien recibidas.

Los indicadores del cumplimiento de objetivos

Dan un listado de indicadores que podrían ser luego afinados, pero se propone que por ejemplo, en el capítulo del objetivo número uno -que las instituciones continúen funcionando y sean creíbles- el indicador podría ser medir el nivel de apoyo para las instituciones anticorrupción y actividades desde el gabinete.

Para el objetivo de responsabilizar a los actores corruptos con sanciones y restricciones de visa, el indicador podría ser que se vea cambios públicos o privados en conductas tras las sanciones.

En el objetivo de cambios legislativos para fortalecer la independencia y operaciones de instituciones contra la corrupción, algunos indicadores que mencionan son los de recibir comentarios de Fiscales en sus habilidades para presentar casos, evaluación de la solidez de la legislación.

Para el objetivo número 4, de lograr que otros países cooperen con Paraguay, indicadores de evaluación podrían ser ver que la sociedad civil tenga menos limitaciones, entre otros.

Finalmente, en el capítulo 8 de Anexos se mencionan dos: Uno, el ANEXO A, que describen como el actual programa anticorrupción que está en curso por la embajada de Estados Unidos en Paraguay. Y dos, el ANEXO B, información clasificada (ya mencionado en el caso Horacio Cartes).

No confirmaron autenticidad en agosto

El 9 de agosto de este año fue enviado a nuestro diario y desde un correo encriptado un documento según el cual EE.UU. estaba elaborando –secretamente– un plan contra la corrupción.

Consultamos inmediatamente sobre la existencia del contenido con un allegado al presidente Santiago Peña sobre si tenían conocimiento del material; también fue consultado el agregado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Brian Skaret.

La embajada aseguró entonces que no acostumbran realizar comentarios sobre supuestos documentos filtrados. “No podemos comentar sobre la autenticidad de este documento o responder sobre el contenido del mismo”, aseguraron en ese momento.

Anoche nuestro diario pudo ver un documento que sería el original y que difiere en varios tramos del filtrado anónimamente y está clasificado como “sensible, pero desclasificado – Proceso deliberativo” a diferencia del llegado vía email anónimo que dice “Confidencial / Para uso oficial solamente”.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...