En un año y medio, Gobierno no fue capaz de acondicionar las escuelas

El estado de abandono en que se encuentran escuelas y colegios marca el retorno a las aulas de todos los docentes y de los alumnos cuyos padres lo autoricen. Pabellones con peligro de derrumbe, falta de agua, mal estado de instalaciones eléctricas, muebles precarios, se replican en todo el país. El Gobierno, que conoce de estos problemas, no fue capaz de resolverlos en un año y medio de clases a distancia.

En la escuela 1.730 de Concepción, los alumnos estudian bajo los árboles.
En la escuela 1.730 de Concepción, los alumnos estudian bajo los árboles.Archivo, ABC Color

Luego de un año y medio de pandemia de covid-19, por disposición del Ministerio de Educación (MEC) desde ayer todos los docentes deben enseñar desde el aula y se pretende que en el 100% de las instituciones educativas públicas se desarrollen clases presenciales o híbridas.

Sin embargo, en todo este tiempo en que los chicos estudiaron a distancia, el Gobierno no fue capaz de solucionar al menos en parte la pésima situación en que se encuentran decenas de escuelas y colegios públicos.

En la escuela 1.730 Inmaculada Concepción, de Concepción, la directora, Teresa Galeano, y los padres piden urgente reparación de aulas. Algunos chicos estudian bajo árboles y otros en la iglesia. La dirección funciona en un pasillo. Esto es de hace años, el MEC y la Gobernación prometieron reparaciones, pero las obras no comienzan, informó el corresponsal Aldo Rojas.

En San Estanislao, San Pedro, hay pocos estudiantes presenciales. En varias escuelas decidieron continuar a distancia debido a la precariedad estructural, según el corresponsal Sergio Escobar.

En la escuela Mons. Ángel Nicolás Acha, de Carapegua, demolieron un pabellón y la Gobernación de Paraguarí construirá dos aulas, pero falta reparar otro pabellón que hace más de un año está clausurado. Algunos alumnos estudian donde se guarda la merienda. Entretanto, en la escuela 5371 Espíritu Santo de Caapucu, las clases continuarán virtuales porque el techo de la institución está muy deteriorado, según la corresponsal Emilse Ramírez.

En la escuela municipal 14 Santa Teresa, de San Lorenzo, todo un pabellón está clausurado por peligro de derrumbe y sólo hay cinco aulas para enseñar del jardín al noveno grado, reportó la corresponsal Antonia Delvalle.

En la escuela Maestros Rurales, de San Juan Bautista, Misiones, la instalación eléctrica es monofásica y muy precaria. Como medida de seguridad no tienen clases presenciales en prejardín, jardín y preescolar, según el corresponsal Rafael Montiel.

En la escuela 5124 Santa Clara de San Juan Nepomuceno, las aulas son precarias y falta agua para beber, lavarse las manos y usar el sanitario, reportó el corresponsal Antonio Caballero.

En la escuela Paz y Esperanza de Ciudad del Este tampoco tienen agua potable, según la corresponsal Patricia Alvarenga.

En Asunción, como en el resto del país, también existen instituciones educativas que no iniciaron clases presenciales porque aún están preparando infraestructura e insumos, mientras a la par aguardan que los padres firmen las actas compromiso de autorización para que sus chicos vuelvan a las aulas. En la escuela General Díaz, ayer una docente enseñaba ya desde el aula a sus alumnos, que aún están esta semana en la modalidad virtual. Para que los niños vean el pizarrón, la maestra colocaba su computadora sobre una silla, que a su vez había sido alzada sobre una mesa.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05