En Concepción piden aulas en condiciones para poder desarrollar clases presenciales

En la Escuela Básica Nº 1.730 Inmaculada Concepción, de la comunidad rural denominada Frontera, distrito de Concepción, la directora y los padres piden urgente asistencia del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) para la reparación de sus aulas. Están muy interesados en realizar clases presenciales, pero tienen a los alumnos bajo árboles, en un triste escenario de abandono.

La directora de la Escuela Básica Nº 1.730 Inmaculada Concepción dijo que padres y docentes están haciendo muchos sacrificios para hacer posible que los niños regresen a la presencialidad.
La directora de la Escuela Básica Nº 1.730 Inmaculada Concepción dijo que padres y docentes están haciendo muchos sacrificios para hacer posible que los niños regresen a la presencialidad.Captura de pantalla

La directora de la Escuela Básica Nº 1.730 Inmaculada Concepción, de la comunidad rural Frontera, en el distrito de Concepción, lamentó que llevan más de dos años esperando que el MEC concrete la reparación de cuatro aulas que no se encuentran en condiciones para albergar a los niños durante sus clases. Justamente debido a la peligrosidad de la infraestructura edilicia, estos espacios están clausurados, y la gran mayoría de los estudiantes de primaria dan clases en el patio, bajo añosos árboles. Esto tampoco es la solución definitiva, pues aparte de reflejar un triste estado de abandono a la educación, los menores están expuestos a los fuertes vientos y a la caída de hojas, dificultando así el bienestar de los niños al momento de aprender.

Dan clases en la iglesia

La directora de la institución, Teresa Galeano, comentó que desde este lunes tomaron la decisión de enviar a los alumnos del 4º, 5º y 6º grado a tomar clases en la iglesia de la comunidad, pues es el único espacio techado con el que cuentan por el momento. Además, es la única manera en que pueden garantizar tener clases presenciales, cuestión que les conviene, pues los padres ya no tienen recursos para costear el saldo que se necesita para conectarse a la modalidad virtual.

Además, muchos no cuentan con teléfonos modernos con gran capacidad de conectividad, y en muchos casos tienen solo un celular para una familia donde hay más de un niño que necesita conectarse.

Según la directora, hace más de dos años que dos pabellones están clausurados y se mantienen en estas condiciones.

Dirección funciona en un corredor

Incluso la dirección y el área administrativa de la institución están funcionando en un corredor, y las únicas dos aulas que tienen aún funcionamiento se destinan a los niños del nivel inicial, primer y segundo grado.

La falta de cobertura de internet en la comunidad dificulta mucho el aprendizaje de los chicos en la modalidad virtual. Otro inconveniente que tienen es que incluso la señal de las compañías telefónicas llega con dificultades.

Por esa razón, explicó la directora, están buscando la forma de no perder las clases presenciales, haciendo muchos sacrificios en un trabajo conjunto entre padres y docentes.

“Lamentablemente en educación estamos mal, y no solo esta institución sino otras, durante esta pandemia de dos años no sé por qué el MEC no se preocupa de buscar la solución a estos problemas”, lamentó Teresa Galeano.

Proceso está trabado

A su vez, comentó que en febrero de 2020 un arquitecto del MEC llegó a visitar la institución, verificó el lugar pasó el presupuesto a la Dirección de Finanzas, pero ahí quedó estancado el proceso.

Posteriormente acudieron a la Dirección Departamental y la respuesta que recibieron es que por falta de disponibilidad de fondos no están desembolsando el dinero.

“El compromiso ya está, es reparar cuatro aulas de parte del MEC, y de parte de la Gobernación un aula para este año, y eso es lo que estamos esperando”, detalló la directora.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.