03 de Octubre de 2008 00:00

| COMUNICACIÓN

Cuatro pasos para un buen reportaje

Capacidad: Distingue las fases para la elaboración de un reportaje.Existen cuatro fases para lograr un óptimo reportaje: la preparación, la realización, el análisis de datos y la redacción.Según el tipo de reportaje que se pretende, cada una merecerá un tratamiento especial. Hoy veremos en qué consisten los dos primeros pasos y en los siguientes números nos dedicaremos a los otros.

La preparación
La preparación se refiere a la fuente de inspiración para realizar el reportaje, de dónde surge la idea de llevar a cabo un reportaje. Puede provenir de:
La lectura de periódicos: muchas informaciones sugieren la conveniencia de realizar un reportaje que amplíe una noticia importante. Como ejemplo, podemos citar las noticias publicadas sobre la hidroeléctrica Itaipú, que han generado vastos reportajes.
La lectura de libros: testimoniales, científicos, literarios, técnicos, etc. Existen reportajes sobre personajes de novelas, de la Biblia, de lugares y acontecimientos históricos, que tuvieron su origen en la lectura de libros. Por ejemplo, la mítica ciudad de Macondo, de la novela Cien años de soledad, de García Márquez, ha sido tema de varios reportajes; lo mismo que la bíblica ciudad de Belén.

Los temas del momento y las conversaciones informales: a veces, de los comentarios que flotan en el ambiente, de los que mucha gente habla, de los asuntos informales que forman parte de los temas cotidianos de conversación surgen grandes ideas para un reportaje. Algunos reportajes sobre lugares misteriosos o acontecimientos sobrenaturales, por ejemplo, partieron de simples conversaciones entre amigos o compañeros, que despertaron la curiosidad del periodista y se propuso ahondar en el tema para contagiar su interés al lector y ofrecerle una visión ampliada.
De la observación directa del reportero: un periodista con “buen olfato” capta fácilmente los temas que podrían servir para un reportaje. Un ejemplo de reportaje surgido por la observación del periodista podría ser el escrito por Javier Yubi y publicado en la revista de ABC Color el pasado domingo 14 de setiembre, titulado: Cine Cañisá. La función debe continuar.

De la observación del calendario: las fechas conmemorativas son fuentes inagotables para la realización de reportajes. Por ejemplo, abundan los reportajes sobre fiestas nacionales y patronales.


El planteamiento en la preparación del reportaje
En el planteamiento se definen y ordenan los puntos a investigar del asunto elegido. Al formularse las preguntas: ¿qué voy a investigar?, ¿qué pretendo conseguir?, el periodista se contesta a sí mismo mediante la elaboración de un temario básico.

Para resolver los diferentes puntos del temario básico deberán tomarse en cuenta tres aspectos fundamentales del reporteo: personas, lugares y documentos.

Las personas: Se determina a qué personas convendrá consultar para obtener información y a quiénes hacer entrevistas de información, de opinión o de semblanza. Algunas de estas entrevistas formarán parte del reportaje; otras servirán únicamente como apoyo, como orientación, y de ellas sólo se aprovecharán los datos, sin que sea necesario citar a la persona entrevistada.

Los lugares: Se determina a qué lugares habrá de acudir el reportero, tanto para recabar información y realizar sus entrevistas como para hacer su propia observación. En los reportajes descriptivos, el lugar visitado es fundamental y a veces tema central de las entrevistas. En esas ocasiones el reportero debe poner en juego su capacidad de observación y tornar nota de todo lo que percibe.

Los documentos: Se determina qué periódicos, revistas, libros y documentos en general será necesario consultar para fundamentar con citas y con cifras la investigación.


La programación
Una vez planeado el temario básico y establecidos los primeros documentos, lugares y personas a que acudirá, el periodista debe programar su investigación. Para ello será útil un calendario de trabajo, tomando en cuenta los días de que se dispone para la investigación, así como los viables para consultar hemerotecas, bibliotecas o personas a las que se quiere entrevistar.
Esta previsión no debe despreciarse, ya que ordena las actividades del reportero, economiza tiempo y esfuerzo y garantiza un mayor rendimiento.


La realización del reportaje
Cada reportaje amerita una investigación especial, sobre todo si se consideran distintos temas, finalidades y público al que está dirigido. Satisfacer ampliamente los requerimientos de cada asunto, entrevistando a las personas más autorizadas, asistiendo a los lugares precisos, consultando los documentos más importantes, etc., debe ser el propósito central del reportero.

El periodista nunca debe conformarse con lo más elemental ni darse satisfecho con una información a medias. Nunca debe trabajar para salir del paso, pretendiendo que con lo que haga va a cumplir. El reportero debe interesarse personalmente en el asunto, investigándolo con ánimo de penetrar lo más al fondo que se pueda. Si no ha sido el primero en interesarse, el autor de reportajes difícilmente logrará interesar a sus lectores.

A veces ocurre que reportajes planeados para una extensión mínima, una vez realizada la investigación, resulten el doble o triple. En estos casos, si el espacio está ya preestablecido, el periodista debe ceñirse a la extensión prevista sin demeritar la calidad de su trabajo. Para ello es necesario un esfuerzo de síntesis creativa. No debe olvidarse que los mejores textos son los que dicen más con el menor número de palabras.

El reportero debe preguntarse y responderse continuamente ¿qué pretendo conseguir con este reportaje?, ¿para quién lo voy a escribir?, y ejercitar las tres actividades básicas de todo trabajo periodístico:
1.Precisión en el registro de datos, cifras y declaraciones de un entrevistado.

2.Comprensión de cada uno de los puntos abordados. Que el reportero no escriba nada que antes no haya comprendido cabalmente.

3.Penetración para poder sacar conclusiones, para prever las consecuencias que el reportaje puede llegar a tener.


Fuente: LEÑERO, Vicente y MARÍN, Carlos. Manual de Periodismo, Ed. Grijalbo, México, págs. 189 – 193.

ACTIVIDADES
I.Cita:
Las fases de un reportaje:
Los tres aspectos fundamentales del reporteo:
Las tres actividades básicas de todo trabajo periodístico:
Las fuentes de inspiración para realizar el reportaje:

II.Da un ejemplo de posible reportaje surgido de las conversaciones informales entre tus amigos:

III.Contesta:
¿Para qué sirve el planteamiento en la preparación del reportaje?

¿Y la programación?


IV.Explica la realización del reportaje:
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar