• HOY

    15°
    MIN
    18°
    MAX
     

    nubes

  • Miercoles 19

    12°
    MIN
    19°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 20

    11°
    MIN
    21°
    MAX
     

    algo de nubes

  • Viernes 21

    15°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 22

    18°
    MIN
    27°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 23

    18°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 6.150

  • EURO 

    compra
    G. 6.650

    venta
    G. 7.150

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 160

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.300

    venta
    G. 1.610

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

07 de Enero de 2011 01:28

 

Dr. Francia inauguró el asilo en América

Por Adrián Cattivelli

El vicepresidente Federico Franco se saluda con el gobernador Mario Cossío, quien muestra un escudo paraguayo en su remera. El Paraguay tiene una profunda tradición de dar asilo político, al punto que fue el Dr.

Francia quien por primera vez lo instituyó en las Américas, al héroe uruguayo Gervasio Artigas en 1820, hecho reconocido y valorado por Naciones Unidas. José Gervasio Artigas, el máximo héroe del Uruguay, fue traicionado por el caudillo entrerriano Francisco Ramírez cuando el prócer combatía contra los invasores portugueses de la Banda Oriental. Derrotado y perseguido, el "Protector de los Pueblos Libres" se encaminó hacia el Paraguay para solicitar asilo a José Gaspar Rodríguez de Francia.   

Acompañado por unos 200 paisanos, Artigas vadeó el río Paraná el 5 de septiembre de 1820. En Yo el Supremo, Augusto Roa Bastos inmortalizó la carta que el  uruguayo enviara al Dictador Perpetuo.   

"Desengañado de las defecciones e ingratitudes de que he sido víctima, le suplico siquiera un monte donde vivir. Así tendré el lauro de haber sabido elegir por mi seguro asilo la mejor y más buena parte de este Continente, la Primera República del Sur, el Paraguay".   

El doctor Francia relataría más tarde en tercera persona: "no solamente lo admitió, sino que ha gastado liberalmente centenares de pesos en socorrerlo, mantenerlo, y vestirlo, haviendo venido desnudo sin más vestuario ni equipage, que una chaqueta colorada y una alforxa". La erudita pluma roabastiana le atribuye igualmente esta frase memorable: "Acto no solo de humanidad sino aún hon-
roso para la República conceder asilo a un jefe desgraciado que se entregaba".

Artigas fue hospedado por un tiempo en el Convento de La Merced, en Asunción. Luego, fue internado en la Villa de San Isidro Labrador de Curuguaty. Allí permaneció hasta que Don Carlos Antonio López lo invitó a retornar a la capital y le asignó un solar en su quinta de Trinidad. Allí falleció el 23 de setiembre de 1850.

Varios gobiernos uruguayos enviaron comitivas para intentar convencer a Artigas de volver a Montevideo, pero este siempre rechazó las propuestas. En su solar, donado por Eligio Ayala al Uruguay, se erige hoy la Escuela Artigas, regenteada y costeada por el Ministerio de Educación de ese país, que, en actitud de constante agradecimiento, se dedicó durante muchas décadas a formar por igual a niños y jóvenes paraguayos y uruguayos. Generaciones enteras de trinidenses se educaron allí.

El caso de Artigas es valorado por la propia Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que reconoce en su página web (www.acnur.org) este hecho, destacándolo como uno de los más emblemáticos en la historia del asilo político.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo