28 de Abril de 2011 19:00

 

Una reliquia olvidada entre yuyos y basurales

Por Elvio Díaz Valinotti

Su estructura oxidada y carcomida, además de la pintura desgastada, atestiguan el paso del tiempo y el abandono. Los tranvías belgas cuentan sobre una época dorada no tan lejana.

Sin embargo, actualmente sus restos permanecen olvidados en medio de yuyos, papeles y otros residuos.

Se trata de piezas que datan del año 1950, de fabricación europea y utilizadas por última vez a fines de la década del '90.

Tranvía abandonado en los ex talleres de San Miguel.


Estos vehículos corroídos por el tiempo son testimonio de un periodo en el cual la electricidad era aprovechada para un transporte público, limpio y económico.

La misma dejadez que descarrilló al tranvía, hoy continúa amenazando lo poco que queda del sistema.

Son seis los vehículos que "sobrevivieron", de los cuales cinco están olvidados en "cementerios de chatarras".


Uno de ellos se encuentra en medio de yuyales, bolsas y cartones en el predio de la Administración Nacional de Navegación y Puertos, en Asunción.

 

El 9006, que quedó en los depósitos de Puertos. Hasta el 2007 fue pieza de museo al costado de la plaza Uruguaya.

 

Su paradero era desconocido por las propias autoridades del Ministerio de Obras Públicas (responsable legítimo) y la Municipalidad de Asunción, que fue la última institución que le dio un uso.

Se trata del tranvía 9006, que en diciembre de 2005 fue restaurado en lo posible e instalado como una pieza de museo al costado de la plaza Uruguaya. Debido a que el sitio era usado como letrina por los indígenas y era "decorado" por otros inadaptados, la comuna decidió retirarlo nuevamente en diciembre de 2007.

El vehículo fue traslado con apoyo de Puertos, que debía devolverlo al MOPC, pero por razones desconocidas quedó en uno de los muelles de la institución.

Por su parte, el 9003, se encuentra en medio de restos de equipos informáticos y otros residuos en la ex estación Uno del tranvía, en la zona de San Miguel.

 

Otra de las unidades belgas, en medio de basuras, en San Miguel


A un costado, en el mismo sitio, permanecen los restos de otras tres unidades, ya muy deterioradas. Las mismas se ubican cerca de un basural instalado por el Ministerio de Obras.

El que corrió mejor suerte es el cedido a la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur). Actualmente se encuentra en el campo de exposiciones de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), en Mariano Roque Alonso.

Esta pieza es mantenida en condiciones para las ferias anuales de ganadería, agricultura y servicios.



PROYECTOS DE LA COMUNA

Este tranvía se pudre en la ex Parada Uno (San Miguel).

 

La Municipalidad de Asunción analiza la posibilidad de reflotar algunas de los viejos tranvías para destinarlos a un circuito turístico, que incluiría los principales puntos históricos del microcentro, comentó Alejandra Peña, directora de Cultura de la Municipalidad de Asunción.

 

Los trabajos se impulsarán con mayor fuerza de los festejos del Bicentenario, aseguró la funcionaria.

Respecto a las unidades que ya se encuentren inservibles, se estudiará la utilidad que puedan tener o su eventual destino a un museo temático, agregó.

 

La unidad 9003, aunque ya no cuenta con motor, es el mejor conservado
en San Miguel, donde hoy funcionan oficinas de Obras Públicas.



PATRIMOMIO CULTURAL

La senadora Rocío Iris González confirmó que no hay ninguna ley que declare patrimonios culturales a los tranvías.

Reconoció la necesidad de impulsar una normativa de esta naturaleza, a fin de conservar al menos parte de las unidades.

"Voy a solicitar un informe para pedir la protección", garantizó.

 

Los cinco tranvías descuidados en los depósitos de Puertos y Obras Públicas (San Miguel).

 

 

EXPERIENCIAS QUE PODRÍAN SER IMITADAS

 

En otros países de la región, los antiguos tranvías son aprovechados en los museos y el área turística en general.


Tal es el caso del Tranvía Histórico, en Buenos Aires, que incluso continúa operando para paseos de 20 minutos.


En Perú se implementa un servicio similar. El Museo de la Electricidad, además de exponer los viejos vehículos, ofrece recorridos turísticos.


El Museo del Carro Eléctrico, de Portugal, presenta una rica experiencia en conservación de tranvías. En el recinto se puede vivir toda la historia del transporte eléctrico, visitar estaciones y disfrutar la experiencia de un "viaje a través del tiempo".


Estos ejemplos constituyen pruebas de que con voluntad un patrimonio puede ser rescatado para las generaciones venideras.

 

El tranvía instalado en el predio de la Expo, en Mariano Roque Alonso.

 

Fin de la serie:

 

En busca del retorno del añorado tranvía.

 

La modernidad y el abandono descarrilaron al tranvía.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo