• HOY

    12°
    MIN
    16°
    MAX
     

    Cubierto

  • Martes 26

    12°
    MIN
    18°
    MAX
     

    Fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sureste, luego variables. Precipitaciones.

  • Miercoles 27

    16°
    MIN
    20°
    MAX
     

    Fresco, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones dispersas.

  • Jueves 28

    19°
    MIN
    22°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo mayormente nublado, vientos rotando al noreste. Precipitaciones.

  • Viernes 29

    20°
    MIN
    29°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del noreste.

  • Sábado 30

    21°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Cálido, cielo parcialmente nublado, vientos del noreste.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.560

    venta
    G. 5.740

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.900

  • PESO 

    compra
    G. 160

    venta
    G. 240

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.440

    venta
    G. 1.520

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

13 de Marzo de 2018 08:38

 

El observador de aves más joven y su sueño de gigante

Por AFP

CALI. Binoculares en mano, Juan David Camacho camina por el bosque. Con diez años, es el observador de aves más joven de Colombia y va tras un sueño de gigante.

Su país es el número uno del planeta en diversidad de aves y por lo tanto un paraíso para los ornitólogos. Juan David pretende ver las más de 1.920 especies de aves registradas. “Salimos muy temprano con nuestras cámaras, binoculares y trípodes”, cuenta el niño a la AFP, siempre atento a que algún raro espécimen se pose sobre una rama en los alrededores del Lago de las Garzas de Cali.

Hincha del fútbol como la mayoría de los colombianos, Juan David descubrió su otra pasión de la mano de su padre hace tres años. Aprendió a pasar muchas horas en silencio.

“Las primeras salidas con mi papá no me gustaron mucho, ¡pero después sí!”, afirma. Desde entonces, una vez al mes viaja a los bosques tropicales que rodean Cali, la tercera ciudad más grande del país con unos 2,5 millones de habitantes. Ubicada en el corazón del Valle del Cauca (suroeste) y la Cordillera de los Andes, esta región está a entre 900 y 4.100 metros de altura.

Y cuenta con “562 especies de aves, mucho más que en toda Europa” , dice el experto Carlos Wagner. En tres años Juan David ha visto 491 especies de aves y 200 en fotos. Pero “la que no he visto es el cóndor y me gustaría verla”, subraya el chico. En febrero compartió sus “tres años de pasión por las aves” en una conferencia del Festival Internacional de Aves, que atrae a más de 15.000 personas cada año a Cali.

Demasiado pequeño para hablar desde el atril, el niño se hizo con el micrófono para comentar las imágenes de las expediciones que ha hecho junto a sus padres, una abogada y un técnico de sistemas, enamorados también de las aves.

Aviturismo

Después de Brasil, que lo supera ocho veces en tamaño, Colombia es el segundo país más rico en biodiversidad y el primero en número de especies de aves: más de 1.920 identificadas según el catálogo disponible, lo que representa el 19% de todas las especies del planeta.

Una parte importante del territorio colombiano, que incluye las zonas rojas del conflicto armado, queda por explorar. Los procesos de paz en curso con las guerrillas izquierdistas están abriendo nuevos paisajes para la observación.

Con su clima tropical, Colombia, un país atravesado por tres cordilleras, une la fauna de Norteamérica y Sudamérica. Y esto hace “que tengamos muchos ecosistemas donde han evolucionado muchas especies de aves”, explica Wagner, de 40 años y director del Festival.

Este otro apasionado de los plumíferos creció en el campo que rodea el Bosque de San Antonio (a 18 km de Cali), donde se realizó la primera gran expedición ornitológica en Colombia organizada por el Museo de Historia Natural de Nueva York en 1910. Amenazado por la deforestación, este edén de 900 hectáreas fue nombrado en 2004 Área de Importancia para las Aves (AICA) , por la reconocida ONG británica BirdLife.

“A diferencia de otros países, las AICAS no son legalmente consideradas como áreas de conservación, entonces no había garantías” , agregó Wagner. Este experto zootecnista, que se graduó con un proyecto sobre aviturismo, lidera junto con otros entusiastas de la ecología una campaña de sensibilización social. Los observadores de aves “somos muy románticos, pero los campesinos tienen necesidades económicas” , reconoce. Por eso promueve, de granja en granja, que los pobladores reciban dinero por recibir a los observadores en sus fincas.

Zonas prohibidas

Aunque Colombia es el reino de las aves, el turismo de observación se ha visto limitado por el conflicto. Pero el gobierno es consciente del potencial económico de esta actividad. De ahí que se haya propuesto recibir hasta 15.000 observadores al año, que dejarían casi nueve millones de dólares, según una proyección del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

La mayoría de visitantes proviene actualmente de Estados Unidos, Canadá, Argentina y Reino Unido. En el bosque de San Antonio, una decena de guías dan la bienvenida a los observadores, que pagan unos 20.000 pesos por entrada (6,5 dólares). Olga Gómez cría conejos y ha transformado su pequeña granja de una hectárea en un paraíso para las aves.

“Plantamos flores que les gustan a los pajaritos (...) Esto es una reserva forestal, no se puede cortar nada. No tenemos ni gatos, ni perros” para no espantar a las aves, dice sonriente esta mujer de 66 años. Mil personas han visitado en un año su Finca La Conchita, donde cartuchos, heliconias rojas y pequeños platos con agua azucarada atraen a las aves.

Especies raras

Arriba en la montaña, en la Finca Alejandría, nubes de colibríes de todos los colores también revolotean alrededor de platos rojos. Otras especies se alimentan de bananos puestos sobre plataformas de bambú.

Una familia francesa, procedente de Amiens, se maravilla. “En nuestras grandes llanuras del norte, los árboles han desaparecido debido a la agricultura extensiva. Vemos cada vez menos aves. ¡Aquí está la magia!”, señala el padre Marc Bulcourt, un enfermero jubilado de 62 años. Aparece entonces una tángara multicolor, una de las 79 especies de aves endémicas de Colombia.

“Todo observador de aves la quiere ver una vez en su vida antes de morirse”, exclama Wagner mientras apunta al Chlorochrysa nitidissima, el nombre científico de este pequeño volador de colores turquesa, amarillo y verde anís. Pero Juan David está empeñado en su propia búsqueda: el cóndor. El ave icónica de los Andes está amenazada, y su población es pequeña y muy difícil de observar.

“Cuando ya haya visitado todos los lugares de Colombia, si tengo la oportunidad, iré a otros países”, afirma. El niño, claro, también quiere ser ornitólogo.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo