13 de Setiembre de 2017 22:16

 

Sin diferencias en Chapecó

Por EFE

Chapecoense, campeón de la Sudamericana, y Flamengo igualaron sin goles en el Arena Condá: la serie de octavos de final entre brasileños se define el miércoles 20, a las 18:15, en Río de Janeiro.

Pese a que el Flamengo fue muy superior y quiso aprovecharse de la actual crisis de los locales, tuvo que contentarse con el empate sin goles tras salvarse en los últimos minutos de un Chapecoense que se lanzó al ataque.

Flamengo, dirigido por el colombiano Reinaldo Rueda, mandó a todos sus titulares a la cancha, incluyendo al delantero peruano Paolo Guerrero, con la esperanza de dejar definida la clasificación en el partido de ida.

Pero Chapecoense, que enfrenta una grave crisis futbolística y sólo ha logrado una victoria en los últimos diez partidos, lo que justificó esta semana la destitución del técnico Vinicius Eutrópio, supo plantarse muy bien en la defensa y casi consigue una victoria en casa con peligrosos contragolpes en el segundo tiempo.

Uno de los protagonistas del partido fue el delantero Alan Ruschel, superviviente del siniestro aéreo en Medellín en el que murió la mayor parte de la plantilla del equipo. Tras quince minutos parejos en que los dos clubes se turnaron en el ataque, Paolo Guerrero en su primera aparición peligrosa, robó un balón en el centro de la cancha y avanzó con peligro pero lo mandó lejos de la portería de Jandrei.

La primera oportunidad clara le sirvió al Flamengo para ganar confianza y comenzar a asumir el dominio, aunque durante todo el partido se chocó con un muro defensivo de los locales. El club de Río de Janeiro consiguió triangular pero abusó en los pases. Ni Guerrero ni el colombiano Orlando Berrío, siempre en rápidos contragolpes, llegaron a inquietar a Jandrei.

Cuando Flamengo estaba en su mejor momento, el delantero Everton tuvo que pedir su sustitución tras quejarse de dolores en la pantorrilla y Rueda optó por aumentar la velocidad y la presión al mandar a la cancha al juvenil Vinicius Júnior, la joya brasileña por la que el Real Madrid pagó una fortuna por tenerlo en 2019.

Aumentó la responsabilidad de Diego, que asumió como mejor jugador de los visitantes y cumplió con su papel de crear jugadas para tres arietes, pero Flamengo falló en las finalizaciones. En los últimos minutos, el Chapecoense, limitado a los contragolpes, asustó en algunas ocasiones al portero Diego Alves principalmente con jugadas de Alan Ruschel, que era el único que permanecía adelante esperando cualquier oportunidad.

Flamengo aumentó la presión en el segundo tiempo y comenzó a acercarse con más peligrosidad, por lo que Jandrei se tornó protagonista al salvar al Chapecoense de algunos goles, incluso de un fuerte cabezazo de Réver a sólo un metro de la portería. La decisión del técnico interino Emerson Cris de sustituir a dos de sus delanteros, el ecuatoriano Cristian Penilla en el lugar de Tulio de Melo y Luiz Antonio en el Alan Ruschel, que fue ovacionado por el público al salir, le dio la vuelta a todo el partido y le permitió al Chapecoense sacudirse del dominio del Flamengo y pasar a generar más jugadas de peligro.

La más peligrosa fue un disparo desde lejos de Penilla que Diego Alves rechazó con dificultades y cuyo rebote fue desperdiciado por Reinaldo cuando estaba solo frente al portero. En los últimos quince minutos, ante un Flamengo ya cansado, el Chapecoense tuvo varias oportunidades en contragolpes finalizados por Luiz Antonio y Pinilla, pero Diego Alves neutralizó.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo