02 de Diciembre de 2017 09:06

 

Tite y Sampaoli, dos hombres, un destino

Por AFP

MOSCÚ. Ambos se hicieron cargo de sus selecciones en momentos complicados pero lograron clasificarlas para el Mundial. Tite y Jorge Sampaoli ya conocen el camino mundialista de Brasil y Argentina, un torneo en el que buscarán su consagración.

El argentino Sampaoli tiene más ’cartel’ que Tite y más éxitos internacionales como entrenador, al haber llevado a Chile a conquistar la Copa América-2015, pero el brasileño cuenta con la ventaja de llevar más tiempo en el cargo y de haber sabido devolver a la Seleçao todo su potencial hasta convertirla en uno de los grandes favoritos para el título en Rusia.

Un trabajo que el argentino aún no ha logrado, clasificándose para la cita mundialista en el último partido del clasificatorio sudamericano, gracias a un triplete de Lionel Messi en Ecuador, pero sin que el juego de la Albiceleste se corresponda a la categoría que atesoran sus jugadores.

Cuando Tite se hizo cargo de la selección brasileña, en junio de 2016, el futuro se presentaba sombrío para el pentacampeón, aún traumatizado por la eliminación frente a Alemania (7-1), en las semifinales mundialistas de 2014 en Belo Horizonte.

Bajo el mando del cuestionado Dunga, la ’Canarinha’ estaba en sexta posición de las eliminatorias, tras seis partidos, fuera de la zona de clasificación.

Pero el efecto Tite fue fulgurante. Transfigurado, el equipo retomó la tradición del buen fútbol y sus figuras brillaron al servicio de la creación colectiva.

De los doce partidos restantes, Brasil ganó diez y empató dos. Marcó 30 goles y encajó solo tres. “El respeto a la selección hoy es distinto al de tres o cuatro años atrás, después del Mundial. La gente nos ve diferente. Ha vuelto la selección brasileña que todo el mundo respeta y admira, la que disfruta del buen fútbol”, ha admitido el estelar Neymar esta semana en una entrevista al portal de la FIFA.

Tite, un técnico que no es revolucionario pero sí adaptado al fútbol actual, ha sabido crear un equipo muy potente con Neymar como emblema.

El romántico frente al obsesivo

A sus 56 años, Tite es un técnico que se ha ganado el respeto en el fútbol brasileño tras ganar con el Corinthians en dos ocasiones el Brasileirao (2011 y 2015) y, sobre todo, la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes (2012).

Pero a nivel internacional se le empieza a conocer ahora, una vez al frente de la Seleçao, por lo que el Mundial se le presenta como la gran oportunidad pare ser reconocido como uno de los mejores entrenadores de la actualidad.

Suiza, Costa Rica y Serbia serán los primeros rivales de Brasil en el Mundial, donde la Seleçao aspira a un sexto campeonato, aunque Tite, que se define como un romántico, no se conforma solo con ganar, sino “jugar de forma ofensiva y bonita”.

Sampaoli, que tiene en común con Tite que ninguno de los dos fue un futbolista de primer nivel, es más obsesivo con la táctica, los esquemas y con una idea más revolucionaria del juego que lo que propone el brasileño, pero espera que su método lleve a la gloria a Argentina como la alcanzó con Chile.

Los dirigentes del fútbol argentino fueron a Sevilla a por Sampaoli, el único que parecía capaz de enderezar el maltrecho camino de Argentina en el clasificatorio y, pese a que logró el objetivo de ir al Mundial, las sombras planean aún sobre su proyecto.

Pese a contar con estrellas del fútbol europeo como Messi, Di María, Banega, Higuaín, Icardi o Mascherano, el juego de la Albiceleste deja aún mucho que desear. “Argentina tiene que mejorar, no puede jugar tan mal”, dijo la leyenda Diego Maradona el viernes durante el sorteo mundialista, en el que el dos veces campeón del grupo tendrá un grupo sin margen para la relajación, contra Croacia, Islandia y Nigeria.

Messi, factor diferencial

A diferencia de Brasil, Argentina cuenta con Messi, el Dios del fútbol que estará seguramente ante su última oportunidad de ganar algo con su país, pero Sampaoli sabe que no será suficiente para levantar la Copa del Mundo.

“Sobre todas las cosas el equipo tiene que tener una idea. Más allá de tener al mejor del mundo, tenemos que tener un buen funcionamiento de equipo”, admitió el viernes.

Una de las tareas que le queda en estos meses es conjuntar a Messi con el que está llamado a sucederle, Paulo Dybala.

La consagración de los técnicos de los dos gigantes sudamericanos tiene fecha y escenario: el Estadio Luzhniki de Moscú el próximo 15 de julio, el día de la final mundialista, para entrar en el Olimpo futbolístico.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo