• HOY

    20°
    MIN
    29°
    MAX
     

    Escasamente Nublado

  • Jueves 15

    17°
    MIN
    30°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Viernes 16

    20°
    MIN
    32°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del sureste, luego variables.

  • Sábado 17

    21°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del noreste. Precipitaciones dispersas y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Domingo 18

    21°
    MIN
    26°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado, vientos variables, luego del sur. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Lunes 19

    19°
    MIN
    28°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sur.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 6.000

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

24 de Agosto de 2016 18:09

 

Veinte expulsados, un record Guinness

Por Tatiana Condoretty, ABC Color

El 1 de junio de 1993, el árbitro William Weiler fue protagonista de un hecho insólito en un juego que inició con violencia entre los jugadores y finalizó con la expulsión de 20 de ellos. Hoy, su nombre se encuentra en el libro de los Récord Guinnes.

Los veinte expulsados le dieron el récord por la “Mayor cantidad de tarjetas rojas en un partido de fútbol”.

Weiler es de la promoción 1986, está casado con Vilma Figueredo y tiene siete hijos (Katia, William David, Nadia, Madelaine, Oliver, Elliot y Kevin) y 11 nietos. Se retiró del arbitraje hace más de diez años. “El arbitraje es un oficio muy lindo y más cuando se llega a ser internacional. El que decide ser árbitro toma una buena decisión”, señala Weiler.

“Agradezco a mi señora que siempre me apoyó en esto, la esposa es la que siempre se lleva el mérito”. El mismo año en que se dio el hecho, el nombre de William Weiler ya se encontraba en el libro de los Récord Guinnes, pero el pasado 16 de agosto, su hijo William David (también árbitro) le entregó como regalo de cumpleaños el certificado oficial, que pudo traerlo luego de varios trámites.

“Con este regalo, mi hijo me hizo recordar una etapa muy importante en mi vida. Me sorprendió y me alegró mucho”, expresó.

El 1 de junio de 1993

“El hecho ocurrió en 1993 en un encuentro de la Segunda de Ascenso (actualmente Primera C) entre Sportivo Ameliano y General Caballero CG. Era un partido donde se disputaba la punta, entre el puntero y el escolta, un partido de alto riesgo. Fue un encuentro en el que había instrucciones de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), de hacer que se cumplan las reglas a rajatabla. El veedor de la APF se presentó en vestuario de árbitros y me dio las instrucciones.

“A los 30 minutos del partido ya tenía dos expulsados, tarjetas rojas directas por conductas violentas y a los 32' un jugador de Ameliano le da un golpe con el codo en la cara al adversario, éste cae al suelo desmayado y el médico entro al campo de juego a auxiliarlo. Entonces el jugador que hizo la falta golpeó también al médico y ahí empezó una pelea general entre integrantes de ambos equipos. Los dos únicos que no peleaban eran el jugador caído y el número 10 de General Caballero que estaba a mi lado en ese momento.

“Terminó la pelea, que fue una batalla campal, ingresaron personas del público, dirigentes, jugadores. Propusieron que se expulse a dos jugadores de cada equipo. Entonces yo pedí que todos se calmen, que se ordenen en el campo de juego. Cuando todo estuvo en orden, yo llamo a los capitanes de cada equipo y los expulso, y en sus nombres a los dos equipos. “A raiz de eso, volvieron a entrar a la cancha el público, los dirigentes. Había más de cien personas alrededor de mi, gritandome, escupiéndome. Había solo dos soldaditos con fusiles, que se encontraban con mis asistentes. Yo estaba solo en medio de la cancha.

Caminé hasta al camarín de árbitros. Avancé lentamente intentando no chocar a nadie para no dar motivos para más agresiones. Más tarde, el entonces presidente del club Ameliano mandó llamar al veedor, este se presentó y dijo: “Yo voy a presentar mi informe a la APF, lo único que puedo decir es que este señor cumplió con las reglas”, y se retiró.

“Fue una tarde triste para mí, porque pensé que con esa decisión, mi carrera arbitral terminaba ahí. Yo presenté mi informe a la APF, y los directores remitieron el hecho a la FIFA para asegurar que mi actuar estaba acorde con las reglas. La respuesta de la FIFA llegó 15 días después, donde la misma confirmaba que mi decisión fue correcta y valiente.

“El periodista Blas Antonio Serafini, me pidió permiso para informar del hecho a los Premios Guinnes y yo le dije que sí. El hizo las gestiones y ese mismo año mi nombre se registró en el libro de los Premios Guinnes. “Después de todos estos años mi hijo William David hizo posible que el certificado oficial llegara a mi. El hizo todos los trámites y me lo entregó como regalo el día de mi cumpleaños, el pasado 16 de agosto. Fue una gran sorpresa”.

“Este reconocimiento es como una vitamina. Saber que hice bien mi trabajo, que la APF apoyó en ese momento mi decisión.

El certificado del Record Guinness señala que este récord fue superado el 27 de febrero de 2011.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo