• HOY

    11°
    MIN
    11°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 26

    10°
    MIN
    21°
    MAX
     

    cielo claro

  • Lunes 27

    12°
    MIN
    17°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Martes 28

    18°
    MIN
    22°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Miercoles 29

    19°
    MIN
    21°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Jueves 30

    17°
    MIN
    20°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.120

    venta
    G. 6.300

  • EURO 

    compra
    G. 6.750

    venta
    G. 7.250

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 160

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.300

    venta
    G. 1.570

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

09 de Diciembre de 2018

 

Cartes tiene mucho que contar

Los datos que van saliendo a la luz con respecto al “affaire” Darío Messer hacen que su “hermano del alma”, Horacio Cartes, deba ser convocado por la comisión bicameral de investigación integrada para ocuparse del asunto. Es que tiene mucho que contar, más aún desde que el agente fiscal René Fernández confirmó que el hoy prófugo por lavado de dinero compró bonos del Estado a través del Banco Amambay SA (BASA), propiedad del expresidente de la República, a título personal y por valor de unos dos millones de dólares. Otros datos que han surgido y que revelan vínculos fraternales y financieros muy estrechos entre ambos sugieren que ya es hora de que la comisión bicameral de investigación pregunte al exjefe del Poder Ejecutivo, por ejemplo, si estaba al tanto de los antecedentes judiciales de Messer, si le sugirió la compra de bonos emitidos bajo su Gobierno y si BASA conocía el origen de su dinero allí depositado. La comisión bicameral de investigación tiene la mayor libertad para exigir la información y los documentos que necesite para cumplir con su labor. El expresidente de la República no debe ser desligado de la investigación en curso, cuyos resultados serán de interés público.

Los datos que van saliendo a la luz con respecto al “affaire” Darío Messer hacen que su “hermano del alma”, Horacio Cartes, deba ser convocado por la comisión bicameral de investigación integrada para ocuparse del asunto. Es que tiene mucho que contar, más aún desde que el agente fiscal René Fernández confirmó que el hoy prófugo por lavado de dinero compró bonos del Estado a través del Banco Amambay SA (BASA), propiedad del expresidente de la República, a título personal y por valor de unos dos millones de dólares. Cuando invirtió casi diez millones de dólares con el mismo objeto, lo hizo a través de sus firmas Matrix Realty SA y Chia SA, que a su vez contrataron a la firma corredora Puente Casa de Bonos.

Es bastante comprensible, así, que, dada esa estrecha relación entre el hoy prófugo y el exmandatario, en ninguno de los casos la Seprelad –organismo dependiente de la Presidencia de la República– haya reportado al Ministerio Público una operación sospechosa. El fugitivo de marras se convirtió así en acreedor del Estado durante el mandato presidencial del dilecto amigo (si bien sus operaciones en nuestro país comenzaron en 2011, bajo el Gobierno de Fernando Lugo y Federico Franco), recurriendo incluso a los servicios de su banco, donde, según publicaciones, en 2016 tenía depositada la mayor parte de su dinero sucio.

Se ignora si la intermediación fue gratuita, pero no así que la hermandad entre Messer y Cartes era tanto espiritual como, sobre todo, financiera. Surgió en la década de 1980, cuando el exgobernante –prófugo de la Justicia paraguaya, debido al escándalo de las divisas preferenciales– vivía en Ponta Porã, acogido por la familia del brasileño. Empero, tenía en Pedro Juan Caballero una casa de cambios, a la que su “hermano del alma” habría girado, cada mes, una suma equivalente a entre uno y tres millones de dólares, que luego eran transferidos a EE.UU. En 1989, Cartes se presentó a nuestra Justicia, no sin antes abrir dos cuentas en el HSBC Bank, de Suiza, quizá aconsejado por Messer, cliente del mismo banco desde el año anterior. Las cerró en 1991. Los problemas del actual forajido con la Justicia de su país, que giran en torno al lavado de dinero, se remontan a 1997. Su deplorable historial no impidió, sin embargo, que acompañara a Israel al presidente Cartes ni que en 2017 obtuviera la nacionalidad paraguaya, hoy revocada. Puede pensarse que los favores prestados otrora por su familia fueron bien retribuidos desde el Palacio de López, tanto que en nuestro país pudo sentirse mucho mejor que en el suyo, teniendo la impunidad garantizada.

Este resumen de unos vínculos fraternales y financieros muy estrechos sugiere que ya es hora de que la comisión bicameral de investigación pregunte al exjefe del Poder Ejecutivo, por ejemplo, si estaba al tanto de los antecedentes judiciales de Messer, si le sugirió la compra de los bonos soberanos emitidos bajo su Gobierno y si BASA conocía el origen de su dinero allí depositado. No hay motivos para que se prescinda de su comparecencia, más aún si el exjefe de Gabinete, Juan Carlos López Moreira, fue citado para declarar este martes. Las informaciones que pueda ofrecer el exjefe del Poder Ejecutivo serían tanto o más relevantes que las de quien fue un subordinado suyo. Empero, el senador colorado Rodolfo Friedmann, quien preside la comisión bicameral de investigación, cree que aún se necesitan detalles que justifiquen la convocatoria. ¿No le basta con que se hayan comprado bonos emitidos por el Gobierno anterior a través del banco de quien lo ejercía? ¿Ni con que uno de los socios de la inmobiliaria Matrix Realty SA, abierta tras las elecciones de 2013, se llame Juan Pablo Jiménez Viveros Cartes?

El legislador adelantó que también serían llamados a declarar los responsables de “algunos bancos privados” con los que operaba el fugitivo brasileño, lo cual es razonable. Si uno de ellos sería el de BASA, empleado de Horacio Cartes, ¿por qué no escuchar al propio jefe, que tendría muchísimo que contar? Solo él estaba a la vez en la procesión (un banco) y en el campanario (el Gobierno), de modo que tenía un panorama muy amplio del “gran esquema” con el que operaba Messer.

La comisión bicameral de investigación tiene la mayor libertad para exigir la información y los documentos que necesite para cumplir con su labor, en el entendido de que sus conclusiones no obligarán a los tribunales, aunque sí podrán ser comunicados a la Justicia ordinaria. El expresidente de la República no debe ser desligado de la investigación en curso, cuyos resultados serán de interés público.

La imagen internacional del país ha quedado muy afectada por este escandaloso asunto. Urge que se pongan todas las cartas sobre la mesa, pues de lo contrario la opinión pública tendrá derecho a presumir que hubo una colusión entre Messer y Cartes. El simple hecho de que aún no se haya podido ejecutar la orden de captura dictada el 4 de mayo, bajo el último Gobierno, permite suponer que el huido contó, al menos de inmediato, con poderosos protectores. Si, como resulta evidente, fracasaron los controles tanto de la Seprelad como de la Comisión Nacional de Valores, vinculada con el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Industria y Comercio, además del los del Banco Central y del Banco Nacional de Fomento, se plantea la cuestión de si el fallo respondió a una debilidad institucional o a una orden de hacer la vista gorda. Hasta sería concebible que, simplemente, se haya preferido ignorar los manejos de Messer, porque todo el mundo sabía que era el “hermano del alma” del entonces presidente de la República.

Por de pronto, el caso ya está desprendiendo un olor muy fétido que trasciende las fronteras, por lo que no deben escatimarse los esfuerzos para que el peso de la Justicia caiga sobre todos los responsables.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo