• HOY

    21°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Miercoles 24

    20°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Jueves 25

    22°
    MIN
    28°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Viernes 26

    22°
    MIN
    28°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Sábado 27

    18°
    MIN
    22°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Domingo 28

    16°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.090

    venta
    G. 6.170

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.150

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.610

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

22 de Marzo de 2019

 

En la misma senda

El trigésimo aniversario de la reaparición de nuestro diario, tras cinco años de clausura por la oprobiosa dictadura de Stroessner, que recordamos hoy, posee para nosotros, directivos y colaboradores, un significado singularmente emotivo. Es natural que lo tenga también para la ciudadanía, porque la reaparición de sus páginas, distribuidas y leídas a lo largo y ancho del país, aquel 22 de marzo de 1989, fue quizá la primera prueba concreta, tangible, indubitable, que la gente tuvo ante sí de que la transición hacia la democracia había comenzado efectivamente. Desde esa fecha, nuestro diario fue reconstruyendo su antigua presencia cotidiana en la vida nacional, desarrollándose periodística y técnicamente, situándose al nivel de los tiempos y asumiendo el rol que creíamos le corresponde en la nueva época. No vamos a celebrar este trigésimo aniversario haciendo alarde de nuestra contribución al notable progreso periodístico del Paraguay. Hemos hecho nuestra parte, como otros medios. Gracias, amable lector, por su diaria compañía. Esperamos seguir caminando a su lado, como siempre.

El trigésimo aniversario de la reaparición de nuestro diario, tras cinco años de clausura por la oprobiosa dictadura de Alfredo Stroessner, que recordamos en la fecha, posee para nosotros, directivos y colaboradores, un significado singularmente emotivo. Es natural que lo tenga también para la ciudadanía, porque la reaparición de sus páginas, distribuidas y leídas a lo largo y ancho del país, aquel 22 de marzo de 1989, fue quizá la primera prueba concreta, tangible, indubitable, que la gente tuvo ante sí de que la transición hacia la democracia había comenzado efectivamente.

Stroessner cerró ABC Color sin acusaciones formales ni procesos judiciales previos, por supuesto; no se cumplieron trámites administrativos, siquiera como pretexto; simplemente se dictó en silencio una resolución por orden superior, que solo se dio a conocer mediante un acto de fuerza: el allanamiento policial de nuestro local y la comunicación verbal de que las máquinas debían detenerse por tiempo indefinido, “hasta que el pasto crezca debajo de ellas”, como habría expresado el dictador en la ocasión, según rumores ampliamente divulgados y festejados con regocijo por sus corifeos.

Tal vez el pasto habría llegado a crecer bajo nuestras impresoras si la ciudadanía no hubiese despertado y manifestado con fuerza, y si Stroessner no hubiese sido depuesto como a él le gustaba actuar: a la fuerza. Tan pronto como triunfó el movimiento militar que derrocó la tiranía, y cuando todavía no se acallaban las celebraciones y los regocijos generales causados por ese hecho histórico, el fundador y director de este diario, don Aldo Zuccolillo, hoy fallecido, junto con sus colaboradores ya estaban poniendo con entusiasmo manos a la obra con el fin de retomar la misión periodística que se impuso desde un comienzo ABC Color, más aún en ese proceso de construcción de la democracia que se iniciaba.

Por eso afirmamos en el primer editorial de nuestra segunda etapa que “al reanudar nuestra labor, pensamos que no es este un momento para hablar del pasado, que lo que ahora importa a todos los paraguayos es el futuro; cómo hacer para que las frustraciones y sufrimientos que vivió nuestra patria no se repitan nunca más, y para que la libertad y la justicia que desde hace tanto tiempo atrás anhela su pueblo sean, por fin, realidad común para todos los que habitan esta tierra, hoy, mañana y siempre”. Un mensaje optimista, pues, que soslayaba el revanchismo y que perseguía el común objetivo de abrir de par en par las puertas de la reconciliación nacional, que, sin embargo, se ha concretado solo a medias hasta hoy.

Se trataba, en suma, de la misma ilusión sostenida por nuestro diario desde el primer día que salimos a la luz pública, el 8 de agosto de 1967, como dejamos inequívocamente declarado en aquel nuestro primer editorial: “Queremos unir nuestros esfuerzos al de todos los paraguayos, apoyar con ellos nuestros hombros para, con criterio y sentido común, construir el Paraguay del mañana”.

Desde aquel promisorio 22 de marzo de 1989, ABC Color fue reconstruyendo su antigua presencia cotidiana en la vida nacional, desarrollándose periodística y técnicamente, situándose al nivel de los tiempos y asumiendo el rol que creíamos le correspondía en la nueva época. La libertad de pensamiento y su expresión por medio de la prensa, felizmente respetada y garantizada por los sucesivos Gobiernos, desde entonces hizo posible el crecimiento del periodismo en general, en todo el país, con lo cual, y mediante las conocidas virtudes de la libre iniciativa y competitividad, nuestra sociedad nacional fue transformándose rápidamente, pasando a estar mucho mejor preparada para asumir los roles que le correspondían en la construcción del nuevo país anhelado; desde entonces, fue una sociedad mejor informada y con muchas más opciones para conformar sensatamente su criterio.

Es cierto que la práctica del periodismo padeció también sus tropiezos en estos treinta años; no todos los senderos recorridos por los profesionales y sus medios fueron llanos y floridos; hubo y hay, ocasionalmente, persecuciones, amedrentamientos, represalias y hasta asesinatos; aunque, aun así, el balance continúa siendo ampliamente positivo. Hoy en día existe una opinión pública mejor informada, más crítica y que, cuando se lo propone, hace sentir su peso en los procesos de toma de decisiones políticas importantes. Este éxito es en gran parte resultado del ejercicio efectivo de la libertad de prensa.

En la actualidad, en nuestro país circulan al menos 15 diarios, algunos impresos en idiomas extranjeros; otros son de carácter digital; además, unas 30 emisoras de radios comerciales, alrededor de 20 canales de TV de aire y cable, unas 25 revistas y una cantidad indeterminada de publicaciones de distribución gratuita, así como las llamadas “radios comunitarias”.

Si a esta notable proliferación de los medios de tipo tradicional sumáramos las vinculaciones interpersonales que hacen posible las redes sociales como Twitter, Facebook, WhatsApp y otras de menor frecuencia de empleo, como asimismo los “bloguistas” que ejercen este novedoso periodismo vía digital, tendríamos un panorama bien claro del crecimiento asombroso de los medios de comunicación colectiva e individual, y del estado en que se encuentra hoy la sociedad paraguaya en lo referente a la amplia capacidad de obtener libre información y su principal consecuencia positiva: la cada vez mayor y mejor capacidad colectiva e individual de formarse una opinión y decidir.

Está de más recalcar, por tanto, cuán lejos avanzamos, cuánto hemos recorrido este sendero desde aquel 22 de marzo de 1989, cuando en todo el país había tres diarios, unas pocas revistas, un número pequeño de radioemisoras, casi todas capitalinas, y dos canales de TV. Este fue el resultado de la puesta en práctica de la libertad de prensa y el rápido aprendizaje social adquirido por la ciudadanía acerca de la necesidad y conveniencia de mantenerse informada sobre los asuntos de su interés, que son los mismos que los del país todo.

No vamos a celebrar este trigésimo aniversario haciendo alarde de nuestra contribución a este notable progreso periodístico en el Paraguay. Hemos hecho nuestra parte, como otros medios, aunque, en ocasiones, pagando precios políticamente más onerosos. Nos cabe tan solo repetir lo que ya expresamos en el editorial del último número publicado con anticipación a nuestra clausura por la vía de la arbitrariedad y la prepotencia dictatorial, en aquella nefasta jornada del 22 de marzo de 1984: “El elogio lo hemos brindado siempre que lo creímos justo. Y a veces nos hemos equivocado al darlo. La crítica también la hemos hecho siempre que creímos necesaria. Y también a veces nos hemos equivocado al hacerla. Lo que nunca hemos hecho es cantar loas a nadie, porque creemos que la adulación y el elogio fuera de lugar, además de no ser honestos tampoco son útiles, pues siempre terminan por dañar a aquel mismo a quien se los dispensa. La honestidad intelectual ha sido nuestro norte. No es el camino más fácil, pero sí el que debe seguir la prensa”.

Gracias, amable lector, por su diaria compañía. Esperamos seguir caminando a su lado, como siempre.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo