• HOY

    23°
    MIN
    33°
    MAX
     

    HUMO

  • Viernes 20

    10°
    MIN
    20°
    MAX
     

    Fresco a frío, cielo mayormente nublado, vientos moderados del sur. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Sábado 21


    MIN
    17°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Domingo 22

    10°
    MIN
    22°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones dispersas.

  • Lunes 23

    14°
    MIN
    20°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos leves a moderados del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • Martes 24

    12°
    MIN
    18°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.590

    venta
    G. 5.780

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.900

  • PESO 

    compra
    G. 160

    venta
    G. 240

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.390

    venta
    G. 1.480

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

05 de Diciembre de 2017

 

Ingrata decepción

A cambio de cargos y beneficios para la clientela de los concejales, el intendente municipal de Asunción, Mario Ferreiro, “compró los votos que necesitaba en la Junta Municipal para que esta le aprobara en agosto una ampliación y una reprogramación presupuestarias, por valor respectivamente de 19.432 millones y 7.149 millones de guaraníes, que le permitieran otorgar aumentos salariales al personal de la Municipalidad. ¿Cómo lo pagó? Pues creando 81 cargos de jornaleros y convirtiendo en funcionarios permanentes a 27 de los actuales contratados mejor retribuidos, dando así satisfacción a 17 de los 24 ediles que le proporcionaron los nombres de los felices agraciados. ¡Repudiable transa política a costa de los contribuyentes asuncenos! Es decir, el intendente Ferreiro no los sobornó con su propio dinero, lo que desde ya hubiese sido reprochable, sino con lo recaudado de los impuestos de los contribuyentes capitalinos, quienes, así, van a pagarles los sueldos a los que serán “operadores políticos” de sus jefes en los próximos comicios internos y generales. Resulta claro así que Mario Ferreiro está dispuesto a conseguir adhesiones para lo que sea a costa del dinero y del bienestar de los asuncenos y las asuncenas.

A cambio de cargos y beneficios para la clientela de los concejales, el intendente municipal de Asunción, Mario Ferreiro, “compró” los votos que necesitaba en la Junta Municipal para que esta le aprobara en agosto una ampliación y una reprogramación presupuestarias, por valor, respectivamente, de 19.432 millones y 7.149 millones de guaraníes, que le permitieran otorgar aumentos salariales al personal de la Municipalidad. ¿Cómo lo pagó? Pues creando 81 cargos de jornaleros y convirtiendo en funcionarios permanentes a 27 de los actuales contratados mejor retribuidos, dando así satisfacción a 17 de los 24 ediles que le proporcionaron los nombres de los felices agraciados. ¡Repudiable transa política a costa de los contribuyentes asuncenos!

Es decir, el intendente Ferreiro no los sobornó con su propio dinero, lo que desde ya hubiese sido reprochable, sino con lo recaudado de los impuestos de los contribuyentes capitalinos, quienes, así, van a pagarles los sueldos a los que serán “operadores políticos” de sus jefes en los próximos comicios internos y generales. Diez de ellos fueron patrocinados por el concejal Rodrigo Buongermini (Juntos Podemos), cuyo apoyo resultó el más oneroso en materia de nuevos parásitos. Por lo visto, este concejal y su flamante partido se han enviciado muy pronto con el modus operandi en la Municipalidad desde hace décadas, al igual que sus colegas Ricardo Martínez e Ireneo Román, del Partido de la Juventud, lo que revela que las inmorales lacras de los partidos tradicionales son contagiosas.

Desde luego, el principal infectado ha sido Mario Ferreiro, quien ganó la Intendencia con la promesa de cambio pero actúa como su antecesor Arnaldo Samaniego, cuya rendición de cuentas aprobó, sin haber reducido el enorme plantel heredado de funcionarios y “planilleros”. La escandalosa transacción a costa del bienestar de la población capitalina coloca al actual intendente a la altura de los politicastros que conocemos sobradamente y que han arrasado la Municipalidad de Asunción. En efecto, con tal de lograr una mayoría de votos, aumenta los gastos rígidos en perjuicio de las inversiones en obras y servicios, hasta el punto de que el pago de salarios ya insume hoy el 65% del presupuesto de la elefantiásica institución comunal, pese a que la Ley Orgánica Municipal prohíbe gastar en servicios personales más del 60% de los ingresos corrientes ejecutados.

Para financiar la mitad del ilegal dispendio, el intendente solicitó y la Junta Municipal aprobó en noviembre último que se contraiga una deuda de 60.000 millones de guaraníes, dando como garantía el 50% de los bonos emitidos a mediados de año para realizar obras. Y bien, el objetivo de la ampliación y de la reprogramación presupuestarias, de subir los salarios de 8.465 parásitos –parientes, amigos y correligionarios de los concejales instalados en el presupuesto–, ya implicaba empeorar la calidad del gasto municipal, pero para obtener los votos requeridos hubo que aumentarla aún más.

La repudiable explicación de esta deplorable práctica de considerar a la Municipalidad de Asunción como una agencia de empleos está dada en la respuesta del concejal colorado José Alvarenga a la pregunta de si había solicitado la incorporación de cinco nuevos presupuestívoros: “Siempre pedimos (...) necesitamos muchos lugares, incluso para áreas verdes, para todos los lugares”, sin perjuicio de admitir que trabajan políticamente para él, como era de suponer. ¿No se le ocurrió pensar que la Municipalidad tiene miles y miles de zánganos que podrían destinarse a los lugares donde hace falta gente para trabajar? No lo habrá pensado, porque él también quiere tener su propio plantel de operadores políticos como lo tienen los viejos “dueños” de la Comuna asuncena. Es decir, si “siempre” se están pidiendo lugares para la clientela, por qué él no va a hacerlo también. Así de simple.

En cualquiera de los casos, lo que resulta claro es que Mario Ferreiro está dispuesto a conseguir adhesiones para lo que sea a costa del dinero y del bienestar de los asuncenos y las asuncenas. Se muestra mucho más solícito con una Junta Municipal políticamente corrupta que con quienes en noviembre de 2015 confiaron en él por no tener compromisos con el pasado y haber prometido que en la administración comunal iba a terminar la corrupción. Ante la evidente contradicción de intereses entre los ediles y los pobladores de Asunción, prefiere satisfacer a los primeros, renegando de su limpia trayectoria y arrojando al basurero el mensaje de su campaña electoral y la imagen de honestidad que tenía.

En su momento, el intendente Ferreiro inclusive amagó presentarse como candidato a presidente de la República en las elecciones del 2018. Es decir que sus aspiraciones políticas no se limitan a su actual cargo. Siendo aún joven, y con esa expectativa, no debió enlodarse como lo está haciendo, porque se demuestra convertido en uno más del montón de politiqueros que tanto daño causan al país y a su capital. Ya se valió del aberrante “cuoteo” para distribuir cargos entre los miembros de la concertación “Avanza País”, por la que se postuló a la Intendencia, y ahora resulta que se vale de “cupos” para que los concejales de diversos partidos “no se enojen” y le aprueben una propuesta indecente en contra de los intereses de la ciudad.

Mario Ferreiro resultó una ingrata sorpresa. Está decepcionando cada vez más a quienes tuvieron la esperanza en que, bajo su mando, la gestión administrativa mejoraría en la Comuna asuncena, y que combatiría el clientelismo y la corrupción imperantes en esa institución.

Falta una firme reacción de los asuncenos y asuncenas, por medio de manifestaciones en las calles, contra los políticos viejos y nuevos que, descaradamente, les continúan metiendo la mano en sus bolsillos.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo