• HOY


    MIN
    17°
    MAX
     

    Cubierto

  • Sábado 21


    MIN
    17°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Domingo 22

    10°
    MIN
    20°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones dispersas.

  • Lunes 23

    14°
    MIN
    20°
    MAX
     

    Fresco, cielo mayormente nublado, vientos leves a moderados del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • Martes 24

    12°
    MIN
    18°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • Miercoles 25

    14°
    MIN
    21°
    MAX
     

    Fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.590

    venta
    G. 5.780

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.900

  • PESO 

    compra
    G. 160

    venta
    G. 240

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.390

    venta
    G. 1.480

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

18 de Diciembre de 2017

 

No fracasó Santi, perdió Horacio Cartes

Irónicamente, en las elecciones internas de los dos partidos políticos tradicionales realizadas ayer lo que más ha celebrado la ciudadanía no ha sido tanto el triunfo electoral del precandidato de la disidencia de la ANR, Mario Abdo Benítez, ni el del PLRA, Efraín Alegre, sino la contundente derrota del presidente Horacio Cartes, de su fiel escudero político liberal, Blas Llano, y del grupo de averiados políticos que los acompañaban. Para los observadores, este resultado en el coloradismo, más que un castigo para el joven exministro de Hacienda, Santiago Peña, representa la frustración de los ciudadanos y ciudadanas paraguayos con el anacrónico, autoritario y corrupto sistema de Gobierno implementado por el presidente Cartes. En vista de esta experiencia, sea quien fuere el elegido por los votantes paraguayos como nuevo presidente de la República en las próximas elecciones, debe evitar defraudar de nuevo al pueblo soberano, porque la paciencia ciudadana se ha agotado con el mal Gobierno de Horacio Cartes.

Irónicamente, en las elecciones internas de los dos partidos políticos tradicionales realizadas ayer lo que más ha celebrado la ciudadanía no ha sido tanto el triunfo electoral del precandidato de la disidencia de la ANR, Mario Abdo Benítez, ni el del PLRA, Efraín Alegre, sino la contundente derrota del presidente Horacio Cartes, de su fiel escudero político liberal Blas Llano y del grupo de averiados políticos que los acompañaban.

Para los observadores, este resultado electoral en el coloradismo, más que un castigo para el joven exministro de Hacienda, Santiago Peña, representa la frustración de los ciudadanos y ciudadanas paraguayos con el autoritario y corrupto sistema de Gobierno implementado por el presidente Cartes. 

El descontento popular subyace largamente en el ánimo ciudadano, ya que desde el fin de la dictadura stronista se han turnado gobernantes corruptos, sin patriotismo, dispuestos a sacar más provecho personal del cargo antes que bregar por la defensa de los intereses nacionales y la consolidación de un Estado de derecho en el que la ley prevalezca sobre la política. De esta forma, la exasperación ciudadana que se ha ido acumulando durante estos 28 años de pleno ejercicio de la libertad de expresión y vapuleada democracia, esperando vanamente que cada gobierno que sube al poder sea mejor que el que lo antecedió, ha reventado finalmente a favor de la esperanza de un cambio, derrotando al caballo del comisario y al de su aliado liberal. 

Los votantes paraguayos eligieron a Horacio Cartes como presidente de la República confiados en que haría efectivo el cambio de rumbo que había prometido en su campaña en cuanto a la administración honesta del Estado, el combate a la corrupción y la implantación de la metáfora de la ley del Talión para los ladrones de caudales públicos. Sin embargo, luego de un efímero paréntesis de “nuevo rumbo” en la conducción del aparato estatal, dio un giro de 180 grados retomando el viejo rumbo que habían seguido sus antecesores, con lo que tiró por la borda su promesa de una nueva política pública. Así, reinstauró el clientelismo político, la cleptomanía en la administración pública, la cooptación de legisladores para junto con estos maniatar a fiscales, jueces y ministros del sistema judicial. Y, conseguido esto, se lanzó a un frenético intento de atropellar la Constitución nacional buscando destrabar el cerrojo que bloquea la reelección presidencial, intento frenado por la decidida oposición de la ciudadanía. 

El fiasco de su inconstitucional proyecto de “rekutu”, no fue suficiente para hacerlo desistir de su afán por seguir controlando los recursos del Estado desde el más alto nivel del Gobierno. Con ese propósito, designó a su ministro de Hacienda Santiago Peña como precandidato a la nominación presidencial por la ANR, oficiando personalmente como jefe de campaña electoral del mismo, empleando para el efecto ingentes recursos del Estado y politizando actos públicos. Con esto, creyó tener asegurado el triunfo de su delfín. Y así le fue. Su figura, que al mismo tiempo aparecía acompañada de los escombros más repudiables de la política paraguaya, le pasó la factura a su candidato. Y, junto con él, también perdieron sus más repulsivos aliados, o los candidatos apoyados por ellos, como Perla de Vázquez, en San Pedro; los Zacarías Irún, en Ciudad del Este; y el despreciable Óscar González Daher en Luque.

Así, la mayoría del pueblo colorado apostó a lo que creyó más confiable, y, sobre todo, al rechazo de un proyecto de Gobierno impulsado con zanahoria y garrote, como bien lo expusiera el mencionado senador González Daher en ocasión de amenazar con despedir de sus puestos a los funcionarios de la Dinac que no acudieran a los actos proselitistas del candidato del oficialismo. 

Con el propósito de impulsar contra viento y marea la candidatura de su protegido, Cartes apeló al populismo, una ideología que, a más de insumir recursos públicos para su efectividad, tiene el efecto de separar a la sociedad en dos grupos antagónicos de buenos y malos ciudadanos, como acostumbraba hacerlo el stronismo. 

Los principales vencedores de la jornada electoral de ayer, Mario Abdo Benítez y Efraín Alegre –en caso de que cualquiera de ellos gane la presidencia de la República el próximo 22 de abril de 2018–, deben saber que su victoria sobre el oficialismo gobernante y su aliado liberal no les da carta blanca ni patente de corso para repetir los mismos vicios de la clase política tradicional, ya que una ciudadanía mucho más madura que décadas atrás les pasará también la factura en caso de defección de sus deberes. Y, peor aún, es probable que no solo les niegue sus votos, sino que a la vez exija que rindan cuentas de sus fechorías ante la Justicia y vayan a parar a la cárcel.

Un párrafo especial merece el candidato perdedor en esta ocasión, Santiago Peña, una figura joven con el perfil ideal para el cargo al que se postuló, pero que tuvo el patrocinante indebido. Habla bien de él que haya dado la cara para reconocer su derrota. Ojalá que la experiencia les sirva a él y a otros jóvenes aspirantes a cargos electivos, para buscar servir a la nación despegados de la lacra de políticos ineptos y corruptos responsables del atraso y pobreza de nuestra patria. 

En vista de esta experiencia, sea quien fuere el elegido por los votantes paraguayos como nuevo presidente de la República en las próximas elecciones, debe evitar defraudar de nuevo al pueblo soberano, porque la paciencia ciudadana se ha agotado con el mal Gobierno de Horacio Cartes.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

  • A pesar de que el daño ya está hecho y dejan un país en donde la pobreza HA AUMENTADO, el tiempo curará las heridas y de aqui a 2 años el PESIMO GOBIERNO DE HORACIO CARTES solo será un MAL RECUERDO EN NUESTROS MEMORIAS .....

    avenger 18 Diciembre 2017, 22:36:17 

  • Cartes y Peña deberian volver a donde pertenecen, al Partido Liberal, o mas seguro aún. pronto estaremos asistiendo a la fundación del Partido Cartista, porque con los VIENTOS DE CAMBIO que se vienen en el Partido Colorado de acá a un año Cartes ya no tendrá espacio en la ANR...en la mafia como en la politica nada se olvida, todo se paga, y así como tuvo en el freezer a mucha gente colorada de verdad , ahora ya fuera del poder, estos ultimos le pasarán la factura....

    avenger 18 Diciembre 2017, 22:18:56 

  • Se va HC, por mas que sea el primer senador, a partir de agosto de 2018 será un simple opositor, y solo le quedará LLORAR Y LLORAR desde sus pasquines mentirosos POPULAR Y CRONICA, y sus radios y canales a quines el 80 % de la población en nada les cree.....CARTES HA DEJADO RELUCIR EL PEOR DE LOS DEFECTOS "LA SOBERBIA" , pecado capital, facil de engañar y facil de provocar, MARITO LE HIZO MORDER EL ANZUELO Y POR ESO PERDIÓ , YA NO MANEJARÁ LOS HILOS PADRINO porque su TITERE NO ESTARÁ EN EL SILLON DE LOPEZ.....

    avenger 18 Diciembre 2017, 13:11:52 

  • Santi no cuenta, siempre se supo que es una marioneta, el voto castigo fue contra HC , y nada mas que agregar...

    avenger 18 Diciembre 2017, 09:29:40 

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo