• HOY

    21°
    MIN
    21°
    MAX
     

    nubes dispersas

  • Jueves 22

    19°
    MIN
    30°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 23

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Sábado 24

    21°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia muy fuerte

  • Domingo 25

    21°
    MIN
    26°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Lunes 26

    18°
    MIN
    24°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 6.000

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

09 de Enero de 2005

| LOS PRESIDENTES DEL PARAGUAY

CIRILO ANTONIO RIVAROLA ACOSTA

Luego de integrar el triunvirato del gobierno provisorio y de convertirse en presidente provisional por obra y gracia de un golpe de estado contra el doctor Facundo Machaín, entre el 1 de septiembre al 25 de noviembre de 1870, asumió la presidencia constitucional, elegido por el Congreso nacional, secundado por Cayo Miltos como vicepresidente.

/ ABC Color

En enero de 1871, falleció Miltos a causa de la epidemia de fiebre amarilla que asoló a toda la región, y fue reemplazado por Salvador Jovellanos, quien fue designado en el cargo por el Congreso nacional.

El gabinete del presidente Rivarola estuvo integrado, en Hacienda por Juan Bautista Gill; Interior, por Rufino Taboada y Salvador Jovellanos; en Justicia, Culto e Instrucción Pública por José M. Collar, José Segundo Decoud, Benigno Ferreira y Domingo A. Ortiz; en Guerra y Marina por Salvador Jovellanos, Bernardino Caballero y Benigno Ferreira; y en Relaciones Exteriores por Miguel Palacios, José Segundo Decoud, Carlos Loizaga, Benigno Ferreira y José Falcón.

El gobierno provisional de Cirilo Antonio Rivarola se caracterizó por un periodo de inestabilidad política, pese a la cual realizó la reorganización del Correo, la habilitación del Tribunal Supremo de Justicia; la fundación de una Biblioteca Municipal. Durante el mismo periodo se reunió la Asamblea Constituyente, que redactó y sancionó la Constitución nacional de 1870. Ya como presidente constitucional contrató un empréstito de 1.000.000 de libras en Londres, de desastrosas consecuencias para el Paraguay, pues apenas se recibió 403.000 libras. Debido a conflictos políticos disolvió el Congreso y convocó a elecciones de nuevos parlamentarios. En medio de una grave crisis política, en diciembre de 1871 renunció al cargo, dimisión que le fue aceptada y pasó a la proscripción, años después falleció asesinado en una emboscada.

Cirilo Antonio Rivarola nació en 1832, en Typychaty, Barrero Guasú. Hijo de Juan Bautista Rivarola -prócer de la Independencia nacional- y María Felipa Acosta.

Fueron sus hermanos: Catalina (casada con Antonio Vignati); Juan Blas (casado con Catalina Bareiro); Isabel, Fernando (casado con Dolores Giménez), y Pedro Alejandro. Medio hermano de María Mercedes, Marcelina, José León (casado con Ninfa González); Juan José (casado con Catalina Díaz de Bedoya); María Inés, Manuel María, Rosa Catalina y Vicenta.
Si bien permaneció soltero, fue padre de Enriqueta Mareco y de Engracia Recalde.

Don Cirilo peleó en la guerra contra la Triple Alianza, cayendo prisionero del enemigo en reiteradas ocasiones, escapándose otras tantas. Se ganó la consideración de los brasileños, convirtiéndose en uno de los hombres de la recuperación nacional.


Campamento axé

Hace poco más de tres décadas, los axé silvícolas -conocidos como guayakí-, empezaron a salir del monte, pues cada vez más estos eran invadidos por los paraguayos. Estos aborígenes -según cuenta la etnóloga Branislava Susnik-, vivían en pequeñas hordas de variable cantidad de individuos, las que aumentan notoriamente cada vez que varias familias se reúnen para las fiestas de flores rojas de liana y de la miel nueva.

Cuando los axé establecían sus campamentos evitaban los grandes árboles, temerosos a que ciertos míticos pájaros derribasen estos árboles lastimando a los miembros del clan. También -cuenta Susnik-, evitaban la cercanía de los ríos, pues el murmullo de las aguas no permitían escuchar la llegada de enemigos y animales peligrosos.


Para la insolación

En estos días de intensos calores, es bueno saber que un buen remedio en caso de insolación, es beber maceración de yerba mate.

Un accidente como la insolación puede ocurrirle a cualquiera. La manera de curarla es tan sencilla y barata: se pone un litro de agua en un recipiente, se le agrega dos cucharadas de yerba y se coloca a reposar durante media hora, en un lugar fresco y oscuro.

Pasado ese tiempo, se pasa por un colador y se le da de beber al afectado. La yerba mojada que quedó en el fondo del recipiente, se le coloca al paciente en las sienes.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo