• HOY

    17°
    MIN
    24°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 22

    17°
    MIN
    27°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 23

    18°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 24

    15°
    MIN
    25°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Lunes 25

    17°
    MIN
    26°
    MAX
     

    cielo claro

  • Martes 26

    16°
    MIN
    25°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.980

    venta
    G. 6.170

  • EURO 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 7.040

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.620

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

13 de Enero de 2013

| MÚSICA

Conquistar el mundo con lo que aman

Por Marlene Aponte Branco

Al ser una de las personas a las que admiran, los chicos de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura enviaron un mensaje a la consagrada guitarrista compatriota Berta Rojas. Ella no tardó en responderles y hoy trabajan todos juntos en un proyecto que les llena de ilusión.

“Nos sorprendió gratamente”, refiere el profesor Favio Chávez, director de la orquesta, al recordar aquel mensaje que recibieron de Berta Rojas. “Son cosas que pasan por algo”, sugiere y admira el gesto de tan reconocida artista paraguaya hacia los chicos que integran la orquesta. “La voluntad que está mostrando con los chicos es muy notoria. Seguramente, padres que quieren que sus hijos estuvieran con ella harían una cola para que asistan, sin embargo, y ella fue a elegir a los chicos más humildes de la comunidad de Cateura, con todas las dificultades y complicaciones que ello implica, como no tener el acompañamiento de sus padres, por ejemplo. Pero hay un grupo de personas que trabaja en ese tipo de complicaciones para que esto no entorpezca esta noble iniciativa”, manifiesta.

Berta realizó una visita a estos jóvenes músicos de Cateura y quedó prendada del talento que vio allí. Es así que quiere acompañar el crecimiento musical de estos chicos dictándoles clases de guitarra y asesorándolos. El objetivo es formar un grupo de guitarras. En esta entrevista, Berta habla de esta experiencia y de sus planes para el año que se inicia.

-Después de un 2012 tan exitoso, ¿qué hacer en el 2013 para que sea tan bueno o más que el año anterior?

-Creo que en la vida solo se trata de poner empeño en hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible. El éxito por sí mismo no debería ser un objetivo, ya que no asegura la calidad. Hay muchas cosas de mala calidad que son muy exitosas y viceversa. A nosotros nos da fuerzas pensar que en cada oportunidad que tenemos vamos creciendo musicalmente y si tenemos la suerte que este crecimiento venga acompañado del reconocimiento del público, entonces todo cae en su lugar, porque a ellos va dirigida nuestra propuesta. En el 2013 seguiremos trabajando con el apoyo del Banco Itaú; tenemos otra gira de colegios planeada y la tercera etapa de Tras las huellas de Mangoré, que de por sí son diferentes experiencias todos los años. Empecé este nuevo año trabajando con los chicos de Cateura, que me parece un proyecto bellísimo y creo que todos deberíamos involucrarnos de la manera en que pudiéramos. Este encuentro con ellos deja una marca en mi corazón por el ejemplo de vida que representan estos chicos y sus ganas de salir adelante.

También estamos haciendo una gran movida con los músicos paraguayos, de la cual pronto vamos a poder contarles. Momentos hermosos nos esperan.

-¿Por qué tu mirada hacia la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura?

-Hace ya un tiempo había visto un corto en la BBC sobre ellos que se llamaba “Alegres melodías  de la basura”. Había hablado con Luis Szarán sobre la posibilidad de trabajar con ese grupo y a raíz de todo esto, Paquito y yo tocamos con la orquesta prima-hermana de Cateura, que es la H2O. Hace pocas semanas, Favio Chávez, quien dirige la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, contactó conmigo a través de un mensaje en Facebook adjuntando un link del documental “Landfill Harmonic” que dio vuelta al mundo. El vídeo renovó las ganas de conocer la historia de esos chicos. Fue así como organizamos la reunión con ellos en la que preparamos esa versión improvisada del “Villancico” de Agustín Barrios, que quedó tan bella y que terminó siendo nuestro saludo de fin de año. Ese día del encuentro fue maravilloso. La felicidad de los chicos y la mía era palpable y hacía mucho tiempo que no le veía a Luis Álvarez tan contento.

-¿Qué planes tenés para los chicos de Cateura?

-Ellos ya hicieron su parte. Nos demostraron con esta fortaleza única que tienen que es posible superar las trabas económicas para poder seguir ese llamado interior que es su vocación. Convirtiendo basura en instrumentos musicales nos regalaron una lección de vida. Ahora, es tiempo de hacer algo por ellos. Así es que por el momento comenzamos dando clases a los guitarristas del grupo. Me conmovió la historia de la pequeña Noelia Ríos, cuya foto con sus manos abrazando una guitarra de latas de batata recorrió el mundo a través del documental. Ahora le acabo de regalar una guitarra Yamaha con un estuche gris metalizado. Cuando toque la guitarra de latas de batata será para recordar su historia, pero ya no tiene que hacerlo. Más adelante espero ayudar a hacer posible que todos tengan buenos instrumentos y que estos que provienen de reciclados sean solo la representación de lo mucho que lucharon por salir adelante. El tercer paso es que puedan tener su local propio y que maestros de primer nivel los formen para que de entrada tengan la mejor técnica posible. José Carlos Cabrera, graduado en Buenos Aires con los más altos honores, será mi asistente en el área de guitarra y espero que otros maestros se sumen. Sueño con verles recorriendo el mundo, que sean felices haciendo lo que evidentemente aman.

-¿Qué te inspiró de Noelia?

-Su pasión, su felicidad, la motivación que tenía. Al entrar a ver a estos chicos, Noelia tomó su guitarra reciclada y comenzó a ejecutarla. Se movía al ritmo de las notas que tocaba derrochando talento y ganas de aprender. Luego me contó que su abuela la inscribió en la Escuela de Cateura para que aprenda guitarra, motivada por mi historia de vida. Me tocó el corazón. La pobreza en su caso no fue una limitación, sino una motivación.

-Después de vivir 26 años fuera del país, ¿en qué momento tomaste la decisión de volver?

-Poco a poco estoy tratando de venir más a Paraguay, ya que tengo una madre de 86 años de quien quiero estar más cerca. Por eso estoy armando mi casa aquí, que espero sea mi lugar de paz. Quizás más adelante me quede de forma permanente, pero aún me queda mucho por hacer antes de regresar definitivamente.

-¿Vas a ejercer la docencia una vez que te instales en Paraguay?

-Ejercí la docencia por varios años en George Washington University en los Estados Unidos y con mucho placer la retomaría aquí, pero un poquito más adelante. Ahora recién, hace unos meses, dejé la universidad para poder dedicarme por completo a tocar y a mis proyectos, que requieren mucha dedicación. Todavía esta vida bohemia me atrapa por completo.

-¿Seguirás trabajando para obtener un Grammy o cuál es tu aspiración máxima de galardón?

-Lo más importante es ser fiel al llamado de la música, por la música misma y sus infinitas posibilidades de comunicación. Ya lo vimos con Noelia. La música es una llama que no se puede apagar.

Un futuro con la música

Berta Rojas se reunió el martes último con algunos jóvenes músicos en el Centro Cultural Paraguayo Americano para comenzar el proyecto. “En la orquesta de Cateura fuimos enseñando música conforme a los instrumentos que iban cayendo. No había algo planificado”, cuenta el profesor Favio Chávez.

La Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura está compuesta por 25 chicos. “Todos comenzaron con la guitarra, porque era lo que había”, señala el director del grupo. De repente caía un contrabajo y enseñaban ese instrumento. Así fueron juntando los instrumentos gracias a donaciones y préstamos. “La idea es formar un grupo de guitarra. Son chicos con una noción musical, algunos muy apreciables y creo que esto va a ser un estandarte. Son jóvenes humildes, con historias tan particulares, que se juntan y ojalá de la mano de ella (por Berta) puedan seguir esta historia de sus vidas en algo fantástico”, añora.

A partir de conocer la orquesta, Berta planteó una visión. Hoy es la madrina y tutora del proceso educativo de estos niños y jóvenes. La niña de 12 años Noelia Ríos no pudo contener las lágrimas cuando Berta le entregó su guitarra, con el correspondiente estuche. “Estoy demasiado feliz”, dijo la tímida niña acompañada por sus padres, Jorge Ríos y Marina Bogado, quienes tampoco ocultaron su tremenda felicidad.

maponte@abc.com.py 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo