• HOY

    30°
    MIN
    36°
    MAX
     

    algo de nubes

  • Jueves 17

    28°
    MIN
    35°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 18

    24°
    MIN
    32°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Sábado 19

    24°
    MIN
    28°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Domingo 20

    23°
    MIN
    31°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Lunes 21

    27°
    MIN
    34°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.870

    venta
    G. 6.090

  • EURO 

    compra
    G. 6.590

    venta
    G. 7.010

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.520

    venta
    G. 1.630

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

30 de Octubre de 2010

 

Gabriel Casaccia, narrador cabal y venero de la novelística paraguaya (I)

Al novelista y cuentista paraguayo Gabriel Casaccia (Asunción, 20 de abril de 1907 – Buenos Aires, 24 de noviembre de 1980 —donde hubo residido desde 1940—, cuyo nombre completo es Benigno Gabriel Casaccia Bibolini), muchos consideran padre de la novelística contemporánea paraguaya.Un ejemplo: en Yo el Supremo, la voz del cronista se refiere a La Babosa, de Gabriel Caxaxia, quien trazó en esa novela la "verídica historia" sobre Areguá (cf. Siglo XXI, 1974, p. 371). El reconocimiento sugiere que el quehacer literario de Casaccia se resuelve en su compromiso con el devenir y la realidad de su patria, lejos de afanes ideológicos particulares que glorifiquen o denigren.   
   
Dejando de lado casos aislados de finales del XIX (vgr., Por una fortuna una cruz, de Marcelina Almeida, en 1860), lo admitido es considerar que la genealogía novelística del Paraguay se inicia con Ignacia, la primera novela publicada en el Paraguay, en Asunción, en 1905; escrita por un argentino, José Rodríguez-Alcalá. Casi cincuenta años la separan de la publicación de La Babosa, de Gabriel Casaccia (Buenos Aires, 1953), novela que recibió el Premio de la Editorial Losada de 1952. Desde 1905 aparecieron, vgr., Aurora, de Juan Stefanich (1920); Tradiciones del hogar, de Teresa Lamas Carísimo de Rodríguez-Alcalá, en 1921 y 1928; Rhodopis, de Eloy Fariña Núñez (1926); Náufrago de una vida, de Carlos Frutos, en 1928; en 1930, del propio Casaccia: Hombres, mujeres y fantoches, y Mario Pareda (1939). Un capítulo particular es el ciclo dedicado a la Guerra del Chaco (Rigoberto Fontao Mesa, Infierno y gloria, de 1934; Cruces de quebracho, de Arnaldo Valdovinos en 1934; Ocho hombres, de José Villarejo, en 1934; Cabeza de invasión (1944), del mismo autor. José María Rivarola Matto publica en Buenos Aires Follaje en los ojos (1952). Le siguen Raíz errante de Natalicio González (Méjico, 1953); Tava’i, de Concepción Leyes de Chaves (Buenos Aires, (1947); La Casa y su sombra, también de Teresa Lamas Carísimo de Rodríguez-Alcalá (1954); e Hijo de hombre, de Augusto Roa Bastos (Buenos Aires, 1960); y de Crónica de una familia, de Ana Iris Chaves de Ferreiro en 1966. Considerando, pues, la producción novelística hasta diez años antes de la aparición de La Babosa, se podría anticipar que esta novela abre el sendero a una narrativa más objetiva —por así decirlo— respecto de la realidad paraguaya, sendero hacia la modernidad que funda la trama novelística en personajes de cuidadas construcción y función psicológicas.   
  
En 1930 Casaccia publicó su primera novela Hombres, mujeres y fantoches, "autobiográfica", dijo el autor, indicando en la tapa solamente sus apellidos: Casaccia Bibolini, sobrentendiendo [Benigno Gabriel]. En 1932, asimismo firmó la obra de teatro, El bandolero, y un manojo de relatos breves, El guajhu (1938), y su segunda novela, Mario Pareda (1939). A partir del manojo de relatos breves, El pozo (1947), decidió firmar Gabriel Casaccia. Y así La Babosa (1952), La llaga (1964, Premio Kraft "América en la Novela", en 1963), Los exiliados (1966, Premio de la revista Primera plana, por un jurado que integraban, entre otros escritores, Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y el crítico uruguayo Emir Rodríguez Monegal), Los herederos (1976). Dejó inéditos: la novela Los Huertas, que se publicó en 1981; y el manojo Cartas a mi hermano (1982), cartas intercambiadas entre enero de 1937 y julio de 1948, desde la ciudad de Posadas (Argentina), con su hermano Carlos Alberto, quien vivía en Asunción. Como se puede observar, la forma literaria que más practicó Casaccia fue la novela, sobre la que opina:   
  
[...]Escribir una novela no es ni puede ser frívolo pasatiempo ni una de las tantas maneras de llenar algunas horas vacías, como tampoco el lector puede buscar en su lectura nada más que eso. Ambos, escritor y lector se complementan, y aquél escribiendo y éste leyendo se integran para crear esa cosa viva que es una novela […]  Si no fuera por los novelistas..., el hombre tendría una falsa idea de sí mismo y de los sentimientos que fermentan en lo hondo de su intimidad. Y sobre todo desconocería su realidad profunda, confundiéndola con su realidad trivia [...] [1]
 
Asimismo, el escritor siempre definiría su labor, integrándola en la tradición universal de la novela la que le resulta ser: "[...] género literario tan vasto, tan variado y sobre todo tan dinámico, que desde hace más de un siglo se renueva y se amplía sin cesar" (carta del 22 de junio de 1939). Sus novelas posteriores a 1939 apuntan a "la conciencia y pensamiento de los lectores", afirma Casaccia, lejos de ideologías religiosas y sociales, logrando que éstos reaccionen. Casaccia observa y expone la realidad nacional paraguaya, de manera de lograr objetividad en el mirar y en el decir, inspirándose para ello en el cuestionamiento ontológico y metafísico de los personajes. Comprender a las mujeres y a los hombres del Paraguay para describir la realidad nacional, social, humana, sin juzgarla, tal es la meta. Verbigracia: las voces de los narradores de La Babosa, Los exiliados, Los herederos cuentan la desesperanza y el dolor de los personajes, reavivan las llagas de vidas desperdiciadas, vacías, hundidas en su propia miseria. El lector recibe un cúmulo de figuras cuyo estado —como letárgico— les impide ser, corregir errores, seguir viviendo, sencillamente. ¿Podría decirse que, siguiendo el ejemplo de Unamuno, a Casaccia "le duele" el Paraguay? (cf. carta del 25 de marzo de 1940). Las características de su novelística parecen respondernos que sí: observar la realidad paraguaya, apoderarse para devolvérsela a los lectores mediante ejemplos que ellos podrán rechazar o aceptar, o burlarse o reír de ellos o, condescendientes, comprenderlos; o aun reconocerse en esos personajes terribles. La meta es lograr que los lectores conciban la idea de que es necesario cesar de eludir responsabilidades, y tomar partido por la ética de progreso que el estado de cosas imponía —¿e impone aún?—. ¿Se plantea la vigencia de la novelística de Casaccia?   
  
La voluntad de intentar despertar conciencias a la que estoy aludiendo podría pertenecer a lo mismo que los griegos veían en la intencionalidad de la tragedia, es decir a la reacción catártica. Y, si esencialmente el contexto de las novelas de Casaccia es el de la realidad paraguaya, él dijo que toda realidad depende del ángulo desde el que se la observa. El mirar de Casaccia es subjetivo y objetivo a la vez, personal y paradójico, naturalmente universal, humano. En una entrevista concedida al periódico asunceno Hoy, en 1979, afirma: "En mis novelas, como en toda obra literaria narrativa de ficción, lo que intento es recrear la realidad paraguaya desde un enfoque personal". Reivindicar la subjetividad para lograr objetividad supone que Casaccia se acerque al principio de la poïética aristotélica de la mimesis, según la cual el arte imita a la naturaleza, pero sin ofrecer de ésta una pintura estéril, hueca, mera apariencia, superficial, descriptiva, desprovista de profundidad, de sentido. La mimesis en Casaccia posee la dimensión interior de naturaleza ontológica, metafísica y, creo, alcanza la esencia misma de lo que le muestra la realidad natural que él observa para narrar. Siempre en dicha entrevista, el escritor añade: "Descubrir el corazón del hombre a través de una vida de hombre es, creo, la tarea más fascinante de un novelística". Ello no estriba en el mirar frío de un entomologista, sino en la empatía respecto de los seres que, frente a "la dura dificultad de vivir", "caen", dice aún. El sufrimiento y el dolor de vivir se reúnen en el mirar de aquel que observa a sus personajes novelísticos en su "razón de ser" de cada uno de ellos, en las dificultades por las que tambalean y caen en la decadencia que les es propia. La empatía filtra el observar del escritor por el prisma subjetivo y, su subjetividad saludable pondrá de relieve las características propias de cada personaje. La voz del narrador irá ordenándolas según la economía novelística que le ofrecerá al lector. Por ejemplo, de la mirada así filtrada del narrador subjetivo, objetivos resultan Ramón Fleitas y Ángela, cuyos caracteres paradígmicos poseen un alcance catártico. Con tales ejemplos, el lector puede reconocerse en ellos. Lo cual supone que éste se conoce a sí mismo y logra concebir aquello que podría cambiarle la vida. Sin embargo, si hay rechazo y el lector no se reconoce en los ejemplos novelísticos, no se conoce a sí mismo. Incluso, habiendo recibido la imagen novelística como una agresión, el lector no solamente la rechaza, sino que la denigra. Recordemos que cuando salió la novela, sus personajes encendieron los ánimos en Areguá, y cada habitante la leyó pensando haber reconocido en ellos a vecinos, pero no a sí mismos… Escándalos, risas, sonrisas, y por lo general rechazos: ni Fleitas ni Ángela tuvieron lectores indiferentes. Casaccia había ganado la partida. De ahí que Areguá enmendara algo en su comportamiento… A nadie se le puede reprochar el escribir con intención catártica, obviamente. Lo que sí hemos de retener es que dicha intención exige una construcción de personajes de perfección psicológica, rasgo éste de decidida modernidad novelística. Y de vigencia permanente.   
  
Si el acto de narrar es, con seguridad un acto ancestral, y la narración oral de hechos acaecidos en la prehistoria, la primera forma de ficción, ya Aristóteles invitaba a que se leyese a Homero teniendo en cuenta que, en las historias que narraba, "la fábula [acción + organización; hoy historia o diégesis], [la cual] no es una en sí misma por el solo hecho de que hay un héroe que la cumple, y, puesto que la vida de un hombre se compone de un número infinito de sucesos, las fábulas que Homero propone son múltiples, y por ende, éstas no constituyen una unidad" (Poética, 1451ª, 16-29). El héroe es el que les da unidad, siendo un paradigma, un modelo, ejemplo, lección; y, siendo su vida el objeto de la narración, "la unidad de la imitación de la acción resulta de la unidad del objeto de la acción" (ibd. 30-35). Si en la novela antigua, el soliloquio se conforma en la serie de preguntas y respuestas que se dirige el personaje a sí mismo, y a las que él responde en su fuero interno, el dialogismo moderno tal y como lo emplean Joyce y Proust (cf. carta del 29 de octubre de 1945) reviste la forma de la reflexión de un personaje consigo mismo, reflexión cuya incidencia en la historia narrada estructura toda la economía novelística de ficción, ejemplarizando su conducta, apuntando al sentido de la lectura. Este recurso emplea Casaccia y por ello se lo suele calificar de novelista realista —en particular en cuanto a La Babosa, Los exiliados, y Mario Pareda. El propio escritor afirma: "En las novelas la realidad real y la realidad fantaseada van tan confundidas que es difícil decir dónde termina la una y comienza la otra. En ellas entra tanto lo irracional como lo vivido, tanto lo imaginado como lo subconsciente". (Almada, p. 70-71). Además, como añade el escritor sobre La llaga y Los exiliados, el realismo consiste en "revelar a través de esta novela algunas reacciones anímicas y psicológicas del paraguayo al sufrir la influencia y la presión de un ambiente extraño" (ibd.). Y todo para volver a la mimesis.

Profesor doctor Enrique Marini Palmieri

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo