• HOY

    22°
    MIN
    27°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Viernes 26

    22°
    MIN
    28°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Sábado 27

    20°
    MIN
    24°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Domingo 28

    17°
    MIN
    21°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Lunes 29

    15°
    MIN
    26°
    MAX
     

    cielo claro

  • Martes 30

    14°
    MIN
    26°
    MAX
     

    nubes dispersas

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.110

    venta
    G. 6.310

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.110

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.490

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

12 de Febrero de 2006

| AURELIO GONZÁLEZ OVIES, POETA.

La magia de la poesía sencilla

Aurelio González Ovies es un notable poeta de España. Su poesía es sencilla ( debe saberse que la sencillez poética es un don; no existe curso de gramática para acceder a ella ) y también profunda; sus versos llegan al lector común, al de todos los días, y también, por supuesto, al lector conocedor de la forma, la musicalidad, el estilo, la originalidad, y el mensaje de la palabra.

/ ABC Color

Actualmente la poesía tiene poco sitio en el mundo. Siendo la más alta y rica expresión del arte, vive en un pobre lugar.
La gente va tras libros generadores de polémica, como El Código Da Vinci, o algunas zagas puestas de moda mediante los empujones de las grandes casas editoriales.
Cuántos poetas buscan en todas partes, sin éxito, un editor. No se lee a los poetas. Pena, porque la poesía tiene para la humanidad el toque del misterio, la semilla de lo sagrado, los caminos para soñar.
La poesía de Aurelio González Ovies reivindica lo sencillo, lo humano; se sienta a hablar con todas las personas, huye del hermetismo, no tiene negocios con lo complicado, es regente de la belleza, y cuenta la vida.

LA POESÍA EN LA IDEA DE AURELIO GONZÁLEZ OVIES

Sin la voz de los hombres nada podría nombrarse ni sentirse llamado. Ella es quien posa en los objetos su importancia, su superficie. En las personas su identidad, su timbre verdadero. En el humo, su imagen apurada. En el fuego, su estambre afrodisíaco.

No hay nada tan inmenso. Llena espacios vacíos, justifica la vida, actualiza recuerdos, aminora el dolor, da calor a una casa, ilumina una noche. Y nos desempareja de los muertos.

Sin la voz de los hombres el eco acabaría. Que es lo mismo que la memoria y sus carteros esperanzados. Lo mismo que la literatura y sus gritos longevos. Lo mismo que la luz y sus espejos permanentes.

Una fruta en la voz de los hombres reconoce su carne y su sabor brillante.

Un pueblo en la voz de los hombres funda la única amplitud en la que existe.

Es la voz de los hombres la que imprime temperatura al frío, perímetro a las leyes, capacidad al alma.

La única que sabe prolongarse al soñar y hacerse verso.


BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA DEL AUTOR.


Nacido en Bañugues, Asturias, en 1964. Profesor titular de Filología Latina de la Universidad de Oviedo. Vicedecano de la Facultad de Filología desde 1996 hasta la actualidad. Premio Internacional de Poesía Angel González, 1990. Premio Internacional de Poesía Feria del Libro Ateneo Jovellanos, 1991. Premio Internacional de Poesía Juan Ramón Jiménez, 1992. Libros: Las horas en vano, Versos para Ana sin número, La hora de las gaviotas, Vengo del Norte, Nadie responde, Con los cinco sentidos.



UN POEMA DE AURELIO GONZÁLEZ OVIES

Mi voz es el paisaje
que va echando de menos
las cosas que he perdido.

He nacido en un pueblo
y en el anonimato.

Mi vida se resume en aquel calendario
de números granates
donde mi madre iba
apuntando los partos de las vacas
y visitas al médico.

Fui más feliz que pobre
porque quien no conoce la abundancia
valora las minucias y los pájaros.

Desde niño la hora de las gaviotas
viene siendo mi reino
y el mar un no sé qué
-eternidad dios alma-
donde muero un momento cada día.

Así me veo ahora
cuando ya las gaviotas no conocen mi nombre
y la higuera envejece sobre la sed del pozo.

Mi casa, mis amigos, los míos, los de nadie.

¡Qué pronto somos soledad!


(De La hora de las gaviotas)

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo