• HOY

    21°
    MIN
    21°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 20

    20°
    MIN
    34°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Domingo 21

    23°
    MIN
    32°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Lunes 22

    22°
    MIN
    28°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Martes 23

    18°
    MIN
    21°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Miercoles 24

    17°
    MIN
    24°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.090

    venta
    G. 6.170

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.150

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.610

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

01 de Marzo de 2019 17:51

 

“Jamás llegarán a viejos”: el color de la masacre

Por Kike Sosa

Peter Jackson estrena un documental que a través de impresionantes técnicas digitales presenta viñetas de la Primera Guerra Mundial con una calidad y fidelidad nunca antes vistas.

Habiéndose recordado el año pasado el centenario del final de la Primera Guerra Mundial, uno de los conflictos armados internacionales más catastróficos de todos los tiempos en absolutamente todos los sentidos, el cineasta neozelandés Peter Jackson, el responsable de la revolucionaria trilogía El Señor de los Anillos, debutó como documentalista aplicando sus enormes recursos tecnológicos para contar de una forma única una viñeta del horrible sinsentido en el que, en muchas formas, nació nuestra era moderna.

Al principio Jackson nos muestra filmaciones de la época sin filtrar, imágenes de entre 1914 y 1918 como se filmaron entonces y como se habrían visto entonces en los cines. Nos acompañan las voces de veteranos de la guerra, entrevistados años después, y sus voces son las únicas que hablan en toda la película; no hay un narrador omnisciente, solo los recuerdos de quienes vivieron, mataron y vieron morir en las trincheras.

Pero luego, como en ese imborrable momento en El Mago de Oz, la imagen pasa de un cuadro en blanco y negro a llenar la pantalla en color.

Los magos digitales al servicio de Jackson transformaron las viejas filmaciones en una ventana al mundo de hace cien años en alta definición y con la fluidez de las cámaras actuales, una fluidez que a las cámaras de la época les era imposible capturar, razón por la que cuando uno ve filmaciones o películas de principios del Siglo XX las imágenes parecen ligeramente aceleradas.

Warner Bros. Pictures

En vez de cubrir la guerra a grandes rasgos, la película se centra en la minúscula porción del conflicto que vieron los hombres cuyos testimonios escuchamos en la película.

Sin saber sus nombres hasta los créditos, seguimos su trayectoria, su trágico entusiasmo inicial por sumarse al fervor patriótico e ir en una aventura por su nación y su rey contra un enemigo del que no sabían nada; su entrenamiento y acondicionamiento, su llegada a Francia y, finalmente, su vida en el lodoso laberinto de trincheras de su pequeña parte del gigantes Frente Occidental.

Vemos, en crudo detalle gracias al gran trabajo de restauración de Jackson y compañía, los efectos de un ambiente en que las balas y bombas eran solo parte de una multitud de cosas que podían matar o desmembrar a los combatientes; la gangrena y la congelación producto de vivir en ductos de tierra que se llenaban de agua, las innumerables enfermedades que podían contraer por verse obligados a tomar agua de charcos donde podía haber cadáveres humanos o animales sumergidos, y muchos otros factores que hacían de la muerte una compañera diaria aún cuando no había combate.

A eso, lógicamente, se suman los momentos en los que sí había batalla, y las preocupaciones pasaban a ser si el azar dictaría que en este bombardeo o el próximo uno de los explosivos caería sobre uno, o si uno sería lo suficiemente rápido al ponerse su máscara de gas antes de que la nociva nube de gas mostaza o fosgeno lo alcanzara, o si algún francotirador al otro lado de la línea alemana les tendría o no piedad, o si la suerte sería tan generosa como para permitirles salir ilesos o al menos con vida de una carga suicida de bayonetas y rifles contra posiciones reforzadas con ametralladoras.

De nuevo, todo acompañado de imágenes extremadamente gráficas, acompañadas de doblaje y efectos de sonido para aumentar la immersión. Esta no es una película apta para personas sensibles a las imágenes de horror corporal.

Y aún con todo, a pesar de lo inmersivo de la presentación, uno no puede dejar de sentirse alienado por las imágenes en la pantalla, por los testimonios. Y eso es simplemente porque el cuadro que el filme pinta es uno tan surreal que parece ficción.

¿Cómo podría realmente comprender lo que ve alguien que nunca sintió la incertidumbre del campo de batalla? No podemos más que mirar, aprender y asombrarnos al pensar que lo que se ve en la película es solo un puñado de historias que se repetían cientos de miles de veces en toda Europa, en lo que quedaba del moribundo Imperio Otomano o en las arenas del norte de África.

-----------------------------------------------------------------

JAMÁS LLEGARÁN A VIEJOS (They Shall Not Grow Old)

Dirigida por Peter Jackson

Producida por Peter Jackson y Clare Olssen

Edición por Jabez Olssen

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo