19 de Febrero de 2015 07:53

 

“Birdman”: el hombre pájaro se eleva

Por Kike Sosa

La celebrada película de Alejandro González Iñárritu es una interesante historia sobre la peculiar lucha interna de un hombre y un asombroso experimento cinematográfico.

Birdman es una historia de Riggan Thomson (Michael Keaton) un hombre atrapado, dividido. Una parte de su psique, la que deja ver al mundo y la que gobierna la mayoría de sus acciones, desea dejar atrás el bagaje de haber interpretado a un mundialmente popular héroe de los cómics en el cine décadas atrás, algo de lo que intenta distanciarse definitivamente escribiendo, dirigiendo y protagonizando una obra de teatro que está a punto de estrenar en Broadway.

Su otro “yo”, que se manifiesta con la voz exageradamente gruesa y carrasposa de su personaje enmascarado de antaño, glorifica lo que fue, un fenómeno mundial que impactaba a millones de personas en todo el mundo con un espectáculo masivo en vez de a algunos cientos en un pequeño teatro con unos escritos de Raymond Carver, el autor de la novela en la que Riggan basa su obra.

El director Alejandro González Iñárritu sigue a Riggan y a sus colaboradores desde los días previos al anticipado estreno del filme, mientras egos colisionan a su alrededor y él mismo comienza a deshacerse bajo la presión de la producción en sí y la guerra interna que pelea.

El filme ha sido catalogado como la primera comedia de González Iñárritu, pero hay que tener en cuenta que es un tipo especial de comedia extremadamente negra, que reemplaza la pesadez dramática de propuestas anteriores del director como Babel o 21 Gramos y las reemplaza con un cinismo ácido y una ironía no menos corrosiva. Siempre hay un dejo de tristeza en la comedia, y un rastro de comedia en la tragedia; ver a Riggan caminar en ropa interior por Times Square es gracioso, pero a la vez algo angustiante.

González Iñárritu plasma el conflicto interno de Riggan como ocasionales pérdidas de contacto con la realidad, o conversaciones entre un iracundo Riggan y la voz al estilo Batman del personaje que definió su carrera, conversaciones que contrastan con otras que tuvo o tendrá durante el filme solo para reforzar la idea de un hombre dividido. Un colega y una crítica de teatro le reprochan por el “genocidio cultural” que según ellos perpetra el cine del que él fue alguna vez parte, y en un arrebato de ira su hija le grita que no tiene la más mínima relevancia en el mundo, mientras que Birdman le gruñe que es un dios que está por encima de la gente común, y que mejora las vidas de las masas.

Durante una de las más memorables escenas del filme, en lo que aparenta ser una reconciliación entre el actor y su personaje, se imagina una batalla bien “hollywoodesca”, con explosiones y caos, helicópteros y una especie de pájaro robótico gigante; un momento de aparente triunfo antes de un giro al final. Inteligentemente, director y guionistas juegan con ambigüedad a la hora de definir este conflicto, básicamente dejándolo a la interpretación del espectador.

Si bien Riggan es la figura central de toda la locura, González Iñárritu y sus guionistas lo rodean de un elenco de coloridos personajes, destacando el engreído actor Mike Shiner (Edward Norton), una superestrella traída a último minuto a la obra que causa un sinfin de conflictos y lidia con algunos problemas personajes propios bastante intensos. Figuras como Emma Stone, Zach Galifianakis, Andrea Riseborough y Naomi Watts igualmente brillan en sus papeles secundarios, dando a Birdman uno de los elencos más robustos de 2014.

La película es más inmediatamente impactante por la forma en que está filmada, dando la ilusión de que se trata de una sola toma ininterrumpida de dos horas, sin cortes, lo que lógicamente no es cierto; se tratan de múltiples tomas unidas de forma sutil e impecable, una técnica bastante empleada por muchos cineastas para presentar como una sola toma largas secuencias que serían extremadamente difíciles o directamente imposibles de lograr filmándolas realmente en un solo intento. Por supuesto, generalmente las tomas duran algunos minutos, no casi dos horas.

Si bien no es difícil percatarse de dónde están los cortes escondidos, la maestría con la que el director y su equipo y actores trabajan en lo que sin duda fue un rodaje tremendamente complicado es digna de elogios. La cámara fluye impecablemente en persecución de un personaje para cambiar su objetivo y seguir a otro con igual fluidez, con un movimiento en cierta forma hipnótico.

El filme es refrescantemente poco convencional, peculiarmente filmado, soberbiamente actuado. Podrá no ser del agrado de todo el mundo, y de hecho personalmente no creo que sea el mejor de los filmes que compiten por el Óscar a la Mejor Película, pero Birdman es un filme único, y como tal merece ser celebrado.

------------------------------------------------------------------------------

BIRDMAN

Dirigida por Alejandro González Iñárritu

Escrita por Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris y Armando Bó

Producida por John Lesher, Arnon Milchan y John W. Skotchdopole

Edición por Douglas Crise y Stephen Mirrione

Dirección de fotografía por Emmanuel Lubezki

Banda sonora compuesta por Antonio Sánchez

Elenco: Michael Keaton, Edward Norton, Emma Stone, Zach Galifianakis, Naomi Watts, Andrea Riseborough, Amy Ryan, Lindsay Duncan y Merritt Weaver

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo