19 de Febrero de 2016 14:53

 

“Zootopia”: animales humanos

Por Kike Sosa

Zootopia no solo es una gran propuesta de entretenimiento, con acción y comedia, sino también la película más interesante de la Walt Disney Animation Studios desde “Frozen”.

Viendo Zootopia, mi mente se desviaba ocasionalmente a ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, que, como la nueva producción de Disney, era otro filme de entretenimiento para toda la familia con color y comedia que guardaba en su fondo ideas muy interesantes, si uno se ponía a mirar con atención.

En el clásico de Robert Zemeckis encontrábamos un mundo en que humanos y caricaturas convivían juntos, y estos segundos eran considerados en cierta forma ciudadanos de segunda clase, útiles para el entretenimiento de las masas pero segregados a una parte específica de Los Ángeles; un güeto, solo que con más color y música.

Como esa película, Zootopia tiene una sutil pero notable capa de comentario social, con interesantes descripciones de problemas como la discriminación laboral o los prejuicios sociales, poniendo un telón de fondo interesante a una historia entretenida, llena del color y la creatividad visual y cómica que uno siempre espera cuando el “equipo titular” de Disney saca algo nuevo.

En el mundo de Zootopia, los animales han dejado atrás su existencia de cazadores y presas, desarrollando la inteligencia para convivir y, de alguna forma, llegar a un nivel de tecnología igual al de la humanidad en la actualidad a pesar de una carencia mayoritaria de pulgares opuestos. Nuestra protagonista es Judy Hopps (Ginnifer Goodwin), una coneja con sueños de ser policía, y con la determinación e ingenio necesarios para cumplir ese sueño a pesar de lo mucho que las cosas están en contra de un ser tan pequeño.

Finalmente, Judy logra convertirse en la primera coneja policía de la megaciudad de Zootopia, una impresionante metrópoli en que animales de todos los tipos conviven. Sin embargo, no todo es tan maravilloso para ella, que se encuentra con un ambiente laboral que está muy lejos de respetarla por quien es; o para la ciudad en general, que se encuentra alarmada ante casos de animales que, por motivos misteriosos, repentinamente vuelven a su estado salvaje y se vuelven hostiles. Cuando logra que le asignen la investigación de una desaparición, Judy embauca a un zorro estafador llamado Nick Wilde (Jason Bateman) para que la ayude a resolver el misterio.

Judy es una de esas clásicas heroínas de Disney para el mundo actual: decidida, independiente, inteligente y bondadosa, pero con los suficientes defectos y dificultades para hacer posible que el público se pueda identificar con ella; es en partes iguales Elsa, Anna, Rapunzel, Bella, Tiana, Mulan y muchos otros ejemplos positivos de chicas Disney capaces de patear traseros sin dejar de ser creíbles como personajes reales, con una humanidad que salta de su persona animada por computadora.

La situación en que el filme la pone, debiendo probarse ante un cuerpo policial en que su género y su especie la ponen en una injusta desventaja, no es algo precisamente novedoso, pero el filme usa ese recurso en conjunto con su comentario social más amplio. Como en la Los Ángeles de Roger Rabbit, en Zootopia hay problemas bajo la superficie colorida y alegre. Es una sociedad habitada por seres de grandes diferencias en especies y tamaños, con sus respectivas ventajas o desventajas; con un pasado complicado que la civilización sanitizó, pero con diferencias y hasta rencores que no se olvidan por completo. Hay una sencilla pero fuerte corriente de alegoría en Zootopia, y puede aplicarse a muchos tipos de situaciones y sociedades, pasadas y presentes.

A medida que el filme va revelando sus secretos, a pesar de que sus giros no son particularmente difíciles de adivinar, se va armando un rompecabezas que no es muy complejo, pero sí sorprendentemente profundo. Eventualmente el espectador se da cuenta de que lo que está pasando es un problema que es engendrado por injusticias, y que de ser derrotado invita no a una celebración simplista, sino una reflexión necesaria.

Me doy cuenta de que parezco estar leyendo demasiado entre las líneas de lo que a primera vista parece básicamente una película más de Disney para entretener a las masas y recaudar millones – y lo es, sin duda –, pero hay verdadero mérito en unos realizadores que tratan de decir algo con su película, que respetan a su público lo suficiente como para darles más que dos horas de entretenimiento descartable. Hay un esfuerzo creativo detrás de Zootopia, y merece más que una simple mirada de reojo.

Por supuesto, ese entretenimiento y espectáculo están allí. Es un goce recorrer Zootopia con los protagonistas, viendo el ingenio con que los realizadores plasman una ciudad que no solo es multicultural, sino que cuenta con varios ecosistemas totalmente distintos, y ver las formas creativas en las que la arquitectura y tecnología humana se adapta a los variados habitantes de la ciudad. Hay muy buenos momentos de comedia visual en ver cómo, por ejemplo, una jirafa compra una bebida, y el momento en que Judy llega a Zootopia es uno de esos grandes momentos puramente Disney, en que el filme muestra sus músculos tecnológicos y creativos a una escala inmensa; es una de esas escenas que imagino unen a niños y adultos en asombro, como la creación del castillo de hielo en Frozen o la secuencia de “¡Santuario!” en El Jorobado de Notre Dame.

Más allá de ciertos momentos de drama poco trabajado – particularmente hacia el final – y algunos momentos de humor poco creativo – realmente no creo que necesitemos otra parodia directa de El Padrino en una película animada, habiendo tantas otras películas memorables sobre mafiosos a las que parodiar –, Zootopia no tiene defectos lo suficientemente importantes como para considerarlos relevantes.

Los más chicos encontrarán en Zootopia todo el entretenimiento que puedan querer, y los adultos tendrán algo en qué pensar para acompañar las risas y la emoción.

-----------------------------------------------------------------------

ZOOTOPIA

Dirigida por Byron Howard y Rich Moore

Escrita por Jared Bush y Phil Johnston

Producida por Clark Spencer

Edición por Jeremy Milton y Fabienne Rawley

Banda sonora compuesta por Michael Giacchino

Elenco: Ginnifer Goodwin, Jason Bateman, Idris Elba, J.K. Simmons, Jenny Slate, Nate Torrence, Octavia Spencer, Alan Tudyk, Bonnie Hunt y Shakira

  • ¿Querés recibir las noticias de espectáculos más importantes?
    Enviá Espectaculos al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo