30 de Noviembre de 2016 16:48

 

“¡Vectores, vectores!”, gritó el piloto

El piloto del avión siniestrado en Colombia pidió desesperadamente una ubicación a la torre de control del aeropuerto con el grito de “¡vectores, vectores!”, porque había una gran falla eléctrica y se declaró sin combustible.

La tragedia del accidente aéreo que cobró la vida de más de 70 personas en Colombia, la mayor parte de las víctimas futbolistas y miembros de la delegación del club Chapecoense de Brasil, que iba a Medellín para disputar el primer encuentro de la final de la Copa Sudamericana, conmocionó al mundo.

Y la revelación de un audio que registra la conversación entre uno de los pilotos de la nave y la torre de control del aeropuerto al que se dirigían brinda una perspectiva en primera persona de los momentos previos al fatal desenlace.

El piloto del avión de LaMia, según la grabación de la conversación entre la cabina de la aeronave y la torre de control del aeropuerto José María Córdoba hecha pública este miércoles –y la declaración del copiloto de una aeronave que también volaba en la zona en ese momento– , reportó primeramente una emergencia de combustible.

PEDÍAN UBICACIÓN

El piloto del LaMia solicitó “vectores” para el aterrizaje –entiéndase, el rumbo hacia la pista desde la posición de ese entonces de la aeronave–. Sin embargo, había otras dos aeronaves en aproximación autorizada al aeropuerto en ese momento.

Tras la insistencia del piloto de LaMia de que necesitaban aterrizar urgentemente, la controladora del aeropuerto indica a uno de los otros aviones que cancele la autorización para aterrizar y desvíe el rumbo, indicando a la nave en dificultades que virara a la derecha para iniciar su aproximación.

Posteriormente el LaMia se declara en “falla eléctrica total, sin combustible” y vuelve a solicitar “vectores”, pero la controladora responde que el radar perdió la señal de la nave. El piloto indica que viaja en rumbo 3-6-0, tras lo cual la controladora le indica que altere el rumbo hacia la izquiera para dirigirse al VOR –Radiofaro Omnidireccional de Muy Alta Frecuencia, una estación que sirve de ayuda a las aeronaves para ubicarse en su rumbo– de Río Negro.

Posteriormente, tras reportar una altura de 9.000 pies, y el grito del comandante del vuelo “¡vectores, vectores!” la aeronave de LaMia deja de contestar.

Las causas de la emergencia de combustible y la falla eléctrica que llevaron al accidente que cobró la vida de más de 70 personas, incluida la delegación del equipo de fútbol brasileño que iba a disputar la primera final de la Copa Sudamericana en Medellín, aún siguen bajo investigación, y deberían ser esclarecidas una vez que los datos de las cajas negras de la nave –recuperadas ayer– sean procesados.

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo