• HOY

    21°
    MIN
    35°
    MAX
     

    Nublado

  • Sábado 17

    24°
    MIN
    34°
    MAX
     

    Extremadamente caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del noreste. Precipitaciones dispersas y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Domingo 18

    18°
    MIN
    25°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado, vientos rotando al sur. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Lunes 19

    17°
    MIN
    28°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Martes 20

    18°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Fresco en las primeras horas, luego caluroso por la tarde, cielo parcialmente nublado, vientos variables.

  • Miercoles 21

    22°
    MIN
    34°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo parcialmente nublado a nublado, vientos variables.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 6.000

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

11 de Setiembre de 2018 15:59

 

Naufragio en Libia: condenados a ahogarse o a detenciones arbitrarias

Por Médicos Sin Fronteras

Más de 100 personas murieron tras un naufragio frente a las costas de Libia hace una semana, de acuerdo con los reportes de los sobrevivientes a los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) que trabajan en Libia.

Según los reportes de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), un grupo de 276 personas, entre ellos los sobrevivientes del naufragio más otro grupo que fue interceptado en el mar, fueron llevados a la ciudad portuaria de Khoms (a 120 km al este de Trípoli) por la guardia costera libia el domingo 2 de septiembre. MSF les ha estado proporcionando asistencia médica urgente después del desembarco.

De acuerdo con la información que recibió el personal de MSF, dos lanchas de goma salieron de la costa de Libia a primera hora de la mañana el sábado 1 de septiembre. Cada lancha transportaba a más de 160 personas de diferentes nacionalidades: sudaneses, malienses, nigerianos, cameruneses, ghaneses, libios, argelinos y egipcios. “La primera lancha se detuvo debido a una falla en el motor, pero la nuestra continuó navegando y comenzó a desinflarse alrededor de la 1pm. Éramos 165 adultos y 20 niños a bordo”, explica un sobreviviente del naufragio.

“En ese momento, el teléfono móvil satelital mostró que no estábamos lejos de las costas de Malta. Llamamos a los guardacostas italianos y enviamos nuestras coordenadas, pidiendo asistencia cuando la gente comenzó a caer al agua. Nos dijeron que enviarían a alguien, pero la lancha comenzó a hundirse. No podíamos nadar y solo unas pocas personas tenían chalecos salvavidas. Quienes pudimos sostenernos a la capucha flotante de la lancha sobrevivimos. Los rescatistas [europeos] llegaron más tarde por vía aérea y arrojaron balsas salvavidas, pero todos estaban en el agua; la lancha ya se había hundido y volcado.

Pocas horas después, otros rescatistas también llegaron por la vía aérea y lanzaron balsas salvavidas. De nuestra lancha solo 55 personas sobrevivieron. Muchas personas murieron, incluso familias y niños. Pudieron haberse salvado si los rescatistas hubieran llegado antes. Murieron más de 20 niños, incluidos unos gemelos de 17 meses que fallecieron junto con su madre y su padre. Los guardacostas libios también llegaron, rescataron primero a los sobrevivientes del naufragio y posteriormente recuperaron la segunda lancha. Todos fuimos traídos aquí”. Solo se recuperaron dos cuerpos.

Varios de los sobrevivientes sufrieron quemaduras químicas, consecuencia de los derrames de gasolina del motor de la lancha. “Nuestro equipo médico trabajó arduamente durante varias horas para ayudar a los sobrevivientes en condiciones más graves”, explica Jai Franciscis, enfermera de MSF que trabaja en Misrata, al noroeste de Libia. “Logramos tratar 18 casos urgentes, entre ellos a nueve personas que sufrían quemaduras químicas extensas (hasta en el 75 por ciento de su cuerpo). Organizamos una derivación al hospital para un paciente en condición particularmente crítica: sin un acceso rápido a cuidados intensivos especializados, habría muerto”.

Tras el desembarco, el grupo fue transferido a un centro de detención bajo el control de las autoridades libias. Es común que las personas que regresan a Libia desde embarcaciones no aptas para navegar sean enviadas nuevamente a un dañino sistema de detenciones arbitrarias. De acuerdo con las cifras de Acnur, entre enero y agosto de 2018, la Guardia Costera Libia, respaldada por la Unión Europea (UE), ya había retornado a 13.185 refugiados y migrantes a Libia. Entre el grupo de retornados se encuentran mujeres embarazadas, niños, bebés, y personas con enfermedades graves y quemaduras químicas.

Personas enfermas y traumatizadas que no tienen otra alternativa que la detención arbitraria

“Estamos extremadamente preocupados por nuestros pacientes. ¿Cómo pueden recuperarse cuando están encerrados dentro de las celdas, en condiciones de higiene muy precarias y durmiendo sobre mantas o colchones colocados en el suelo que causan un dolor increíble a quienes sufren quemaduras graves? Algunos de ellos no pueden sentarse o caminar”, dice Franciscis.

“Hemos comenzado a ver pacientes con infecciones graves como la neumonía, causadas por haber estado en el agua durante tanto tiempo”. Es probable que el acceso inadecuado al agua potable y la comida retrase o evite la recuperación de las personas, y en su lugar podría agravar sus afecciones médicas.

Muchos de los sobrevivientes están de luto por la pérdida de sus familiares. Además de los peligros a los que se enfrentan durante su viaje por Libia, han experimentado otra situación muy traumática en el mar. En lugar de recibir el apoyo que necesitan, los refugiados y los migrantes son arrestados y detenidos en condiciones de vida deplorables, sin salvaguardias básicas, recursos legales o alternativas.

MSF ha conocido a solicitantes de asilo y refugiados entre los detenidos que han sido registrados o reconocidos por el Acnur en Libia u otro país. Su panorama parece particularmente sombrío: los mecanismos liderados por esta agencia para evacuarlos de Libia a Níger y reubicarlos en un tercer país, lanzados en 2017 tras la indignación global provocada por imágenes de CNN, han permanecido estancados durante varios meses.

En cambio, los solicitantes de asilo y los refugiados se enfrentan a detenciones arbitrarias indefinidas y corren el riesgo de ser objetos de trata, ya que las redes delictivas suelen ser la única opción que les queda a las personas para continuar su viaje en busca de seguridad.

Testimonios

1. Una madre y sus hijos de 9 meses y 10 años, en la lancha que se había detenido debido a una falla del motor (no la que volcó y se hundió)

La madre dijo: “Huimos solo porque no nos sentimos seguros en Libia. Tememos a la trata de personas. La gente tiene miedo aquí. No hay libertad para nosotros. Mi niño nació en prisión”.

El niño de 10 años: “Estoy aquí con mi madre y mi hermanita. Fuimos al mar para llegar a Europa. Pasamos muchas horas en el mar. No teníamos agua para beber, así que estábamos bebiendo agua salada. Pensé que la guardia costera italiana nos rescataría, pero finalmente, vimos venir a los libios y nos trajeron de vuelta. Vi los cadáveres de dos personas que murieron y muchas personas lloraban”.

2. Un hombre que sobrevivió al naufragio

“En el barco había muchos ancianos, muchas mujeres y niños. Solo algunos tenían chalecos salvavidas. La mayoría de la gente no sabe nadar. Imagina que vas al mar y no sabes cómo nadar. Se ahogaron de inmediato. Recuerdo los cuerpos flotando. También había una familia libia con nosotros. Perdieron a su hija [en el naufragio]”.

3. Una mujer que sobrevivió al naufragio

“Pedimos ayuda, le estaba diciendo a la mujer por teléfono: ‘por favor vengan y rescátenos’. Ella no podía hablar árabe, hablaba inglés. Yo seguía repitiendo: 'por favor, hay muchos niños y mujeres'. Ya era tarde. La gente había comenzado a ahogarse. Pasé el teléfono a otra persona a mi lado. Muchas personas murieron. ¿Por qué no nos rescataron? Vimos un avión. Nos dieron balsas salvavidas y comenzamos a subir a ellas. Yo gritaba, pidiendo ayuda. Todas las personas en esa lancha estaban tratando de salvar su propia vida. Perdí a mi esposo, pero gracias a Dios, todavía estoy viva. No llevaba un chaleco salvavidas, pero había una mujer a mi lado, solo tenía una pierna, y recuerdo que no sabía cómo usar su chaleco salvavidas y que no sabía nadar. La ayudé a ponérselo y me las arreglé para salvarme gracias a ella, aferrándome a su salvavidas. Finalmente, subí a una pequeña balsa salvavidas que el avión nos arrojó y me salvé”.

4. Un hombre que sobrevivió el naufragio

“¿Por qué regresan a las personas a este lugar? Hago esta pregunta a Europa. ¿Por qué no nos rescataron los italianos? Es inhumano que nos hayamos quedado todo ese tiempo en el mar. Salimos de un lugar cerca de Trípoli en la noche, alrededor de la 1 AM y alrededor de las 12 PM las personas comenzaron a caer al agua. Había un avión [europeo] sobre nosotros y se las arreglaron para lanzar algunas balsas salvavidas. Estuve allí, vi morir a las personas. Llamamos a los rescatistas, una mujer respondió a nuestra llamada y preguntó cuál era nuestra posición. Menos de 100 personas sobrevivieron. Había muchos niños en la lancha. La mayoría de ellos murió. No habría ido al mar si no hubiera una guerra en Trípoli. He vivido en Libia durante 10 años y estaba trabajando en Tajoura. No puedes moverte libremente ahora. Conozco este país. He vivido aquí por 10 años. Incluso si Europa no quisiera darnos asilo, no deberían dejarnos morir en el mar”.

5. Un hombre que sobrevivió al naufragio y sufrió quemaduras químicas extensas

“No he podido dormir desde que llegué aquí. Mi cuerpo me duele demasiado. No puedo caminar para ir al baño. Hoy me siento muy cansado”.

6. Un hombre que sobrevivió al naufragio

“Salimos de Libia en una lancha de goma en la noche. Fuimos rescatados por la guardia costera libia. Llamamos a las autoridades italianas y enviaron a los libios para que nos regresaran. Mientras navegábamos tuvimos un problema con nuestra precaria lancha, hacía mucho calor y se estaba desinflando. En un punto el motor se detuvo. En la lancha había muchos niños y mujeres embarazadas. Familias. Luchamos por sobrevivir. Estábamos en el agua junto a los cadáveres. Europa debería saber lo que estamos pasando: no podemos quedarnos en Libia. Es muy peligroso para nosotros. Sufrí un disparo en mi pierna izquierda. Mis amigos me ayudaron a recolectar dinero porque quería ir a Europa para buscar tratamiento para mi pierna. Me dijeron que necesitaba 10,000 dinares libios. No tengo ese dinero. Esta es mi historia, pero hay muchas historias diferentes aquí. No somos criminales, no somos ladrones. Estamos luchando por sobrevivir. Me siento muy triste y decepcionado. Es doloroso. Perdí muchos amigos. Ya no sé cuál es mi izquierda y mi derecha. No sé a dónde iré mañana. Necesitamos ayuda, y hemos sido encerrados como prisioneros. No sé por qué siguen regresando a las personas a Libia. Estamos escapando de este lugar. No le pido al gobierno italiano que nos acepte a todos en su país, pedimos que no nos envíen de regreso a Libia”.

7. Una mujer que sobrevivió al naufragio

“Fuimos abandonados en el mar. Las personas perdieron la esperanza. ¿Por qué dejamos que la gente muriera en el mar? Ellos tienen todos los medios para rescatarnos. Todos somos humanos. Si tratamos de ir a Europa, es para tener una vida mejor. La gente continuará haciendo el viaje por mar. Hay personas que están escapando de la guerra, otras que escapan de la pobreza; las personas deben ser rescatadas y más adelante debería analizarse cada caso de forma individual. No estamos en Libia para quedarnos aquí, queremos ir a Europa. No somos criminales”.

8. Un graffiti en una pared del centro de detención

Hecho por alguien que no quiere que este trágico evento pase desapercibido.

9. Refugiados y migrantes detenidos reciben arroz o pasta para el almuerzo y la cena.

En el desayuno reciben pan con algo de queso. La comida es servida en grandes tazas de metal en donde comparten entre cinco y 10 personas.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo