28 de Setiembre de 2017 17:04

 

Con una bala en la columna, sigue batallando

Por Aldo Lezcano, corresponsal

ACAHAY. Enrique Caballero es un héroe de Boquerón que nació en esta ciudad, a 104 km de Asunción,el 15 de julio de 1915. Sufrió hambre, frío, explotación y llegó a comer perros y gatos. Su cuerpo aún aloja la bala de un disparo recibido en Strongest.

Pese a la avanzada edad sigue muy lúcido, se moviliza solo sin mayores inconvenientes, con la ayuda de un bastón. En los últimos tiempos se queja que hay día que escucha poco, pero dice ser más sano que su esposa María Andrea Riveros (99) con quien se casó en 1937. La pareja tuvo 11 hijos, de los cuales ya murieron 4.

Estando en el cuartel en Campo Grande, en 1932, fue sorprendido por la guerra. Explica que peleó en Boquerón, batalla que empezó el 9 de setiembre. “Ya estábamos perdiendo la batalla, éramos menos que los bolivianos, reaccionamos y atropellamos en una lucha fulminante, que culminó el 29 de setiembre del 32”, relata Enrique.

En Cañada Strongest, a mediados de 1934, don Enrique recibió un balazo que se alojó cerca de su columna vertebral. “Un joven teniente recibió un impacto mortal cuando intentaba levantarme”, explica. 

Cuenta que quedó malherido y abandonado por los camaradas, que creyeron que había perdido la vida. “Al recobrar el conocimiento le pedí a la Virgen de Caacupé que me salvara y tres días después fui encontrado por soldados bolivianos, que me encontraron por las moscas que volaban en torno a mi herida”, recuerda.

Dice que estuvo 23 días internado y al salir de alta la herida seguía purgando, pero que en vez de remedios le dieron un pico para trabajar en una cantera de piedras.

Expresa que la guerra fue muy difícil, pero que no se puede comparar con el sufrimiento que vivió como prisionero. Además de ser atacado por piojos y otras plagas, sufrió maltratos y dolor, frío y hambre, recuerda don Enrique.

"El gato es más rico que el perro"

Don Enrique rememora que como prisionero, a más de trabajar muy duro, que para no morir de hambre tuvo comer carne de animales domésticos como perro y gato. La carne de gato, dice, le pareció sabrosa.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo