10 de Setiembre de 2017 11:40

 

HC y un escándalo en EE.UU.

EE.UU. concluyó que su departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) usó fondos sin control para desnudar el contrabando en Tabesa, empresa de Horacio Cartes, que enviaba el producto a ese país sin pagar impuestos.

La investigación sobre la “Operación Bristol”, que inició en 2006 y terminó en 2013, se está cerrando. El prestigioso periodista Matt Apuzzo, del New York Times, reveló en un artículo los detalles del proceso judicial dentro de su departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés). Básicamente, el Departamento de Justicia investiga el gasto desmesurado de dinero sin control alguno dentro de este departamento. La plata iba destinada a operaciones especiales e ilegales, pero los agentes también usaron el dinero para beneficios personales.

Dos informantes, según las declaraciones, cobraron cada uno US$ 6.000.000 trabajando para la ATF. Eran dos personas que se llaman Jason Carpenter, un distribuidor de tabaco del estado de Alabama y su socio, Christopher Small. Ambos fueron contratados para hacer compras y ventas ilegales de tabaco para atrapar a criminales.

Uno de ellos es Horacio Cartes, dueño de Tabesa.

Estas personas estaban bajo control de un agente de la ATF llamado Thomas Lesnak. “Los documentos cuentan una extraña historia de cómo los agentes federales establecieron una tienda dentro de una empresa de tabaco del sur de Virginia y trataron su cuenta bancaria como propia”, explicó el New York Times.

“ATF intentó establecer compañías frontales para infiltrarse en los anillos de contrabando, pero con un éxito limitado. Las cuadrillas y los cárteles eran demasiado inteligentes para tratar con compañías que aparecían de la nada. El Sr. Lesnak tenía una solución: en lugar de plantearse como una empresa real, entrar en los negocios con uno existente”.

Carpenter y Small le darían el control a Lesnak. Los “informantes” eran dueños de una empresa llamada “Big South”, a la que EE.UU., a través de la ATF, allanó el camino para hacer contrabando — en teoría supervisado — para captar a los delincuentes.

La investigación pronto se centró en Tabacalera del Este S.A. (Tabesa), empresa de Horacio Cartes.

“ATF quería que el tabaco de Tabesa esté en un ‘lugar que pudieran controlar’, dijo Carpenter. Así que dijo que inició una relación con el Sr. Cartes, haciéndose pasar por alguien que podía contrabandear cigarrillos a países extranjeros. El almacén Big South en Virginia se convirtió en un importante distribuidor de cigarrillos de Palermo, una marca de Tabesa”, dice el Times, basado en la declaración de Carpenter a las autoridades judiciales de los EE.UU.

Tabesa llegó a hacer trato con “Big South”. Esto desnudó la relación de la ATF con la empresa de los informantes.

“A principios de 2011, la operación entró en una nueva fase más expansiva. El Sr. Carpenter y el Sr. Small vendieron su empresa a la Cooperativa de Tabaco de los Estados Unidos, un fabricante de cigarrillos propiedad de los agricultores. Pero permanecieron en el trabajo, un arreglo que les dio el poder de comprar y vender en nombre de la cooperativa”, detalló el Times.

“Las transacciones más complicadas produjeron el mismo resultado. Los registros judiciales muestran que, para mantener el engaño en Paraguay, el Sr. Carpenter y el Sr. Small compraron grandes cantidades de cigarrillos de Palermo sin pagar impuestos, y luego los vendieron con un margen de beneficio a su empleador (la ATF). Una de esas ventas significó un gasto de US$ 519.000 para la cuenta secreta de la ATF en Bristol.

La ilegal “Operación Bristol” cerró en 2013, casualmente antes de que Horacio Cartes fuera elegido como presidente de Paraguay. Tabesa — recuerda el NYT— dijo que no hubo participación ni implicancia en el contrabando de tabaco o el lavado de dinero. La versión de Tabesa y de Cartes cae ahora por tierra, ya que existen registros, correos electrónicos y otros documentos de las operaciones ilegales que los informantes sostenían con Tabesa y con el propio Horacio Cartes, que vendía cigarrillos Palermo a los EE.UU. sin pagar impuestos.

 

Traducción y redacción en español del artículo del NYT: Juan Cálcena Ramírez, ABC Color. 

Artículo NYT: ‘I Smell Cash’: How the A.T.F. Spent Millions Unchecked

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

  • Este zucolillo ya no sabe que publicar ni que historias inventarse para desprestigiar a un gobierno legitimamente elegido por los ciudadanos, un zucolillo lleno de odio y rencor hacia un gobierno que se niega a seguir unas reglas antidemocráticas herederas del stronismo y la no concesion de practicamente ninguna obra publica hacía este señor dueño de medios de comunicacion. Por otro lado no puedo ni imaginarme la consternacion y quebradero de cabeza que tendrá el señor Trump con esta noticia sino fuera por lo que realmente se pretende con este tipo de noticias sería para reir.

    carlosalicantino 10 Setiembre 2017, 15:31:04 

  • La gran puta el cobarde pueblo paraguayo, tuvo que ser un militar el que tumbo al nazo fascista asesino y ladron Alfred Sroessnaa, tiene que ser un pais extranjero el que investigue a este delincuente, que cobarde es el pueblo civil paraguayo

    consiglieri 10 Setiembre 2017, 11:49:15 

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo