• HOY

    15°
    MIN
    18°
    MAX
     

    nubes

  • Miercoles 19

    12°
    MIN
    19°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 20

    11°
    MIN
    21°
    MAX
     

    algo de nubes

  • Viernes 21

    15°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 22

    18°
    MIN
    27°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 23

    18°
    MIN
    28°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 6.150

  • EURO 

    compra
    G. 6.650

    venta
    G. 7.150

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 160

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.300

    venta
    G. 1.610

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

17 de Abril de 2003

| ESTÁ TOTALMENTE REVESTIDA DE MARMOL ITALIANO

Basílica Menor de Pilar, una admirable obra arquitectónica

PILAR. La Semana Santa es un lapso de tiempo dedicado preferentemente a la reflexión cristiana. Entre los lugares ideales para orar a Dios se encuentra el templo de Pilar, totalmente revestido de mármoles italianos. Esta bella obra arquitectónica fue construida gracias a las gestiones de los padres redentoristas italianos.

La historia recuerda que en las postrimerías de la Guerra Grande fue destruida la primitiva iglesia de Pilar (ciudad ubicada a 360 km. al sur de Asunción, la capital del país), cuya construcción data de la época de don Carlos Antonio López.

Relata el historiador local Ilfo Rivero que en el año 1876 y dentro de un ambicioso proyecto fue levantada la torre campanario que se conserva hasta nuestros tiempos. La torre campanario, que continúa desempeñando su función, se había levantado sobre las calles Silvio Pettirossi y Teniente Cano en aquel tiempo, hoy General Caballero y Saavedra.

En el año 1901, se colocó la piedra fundamental del nuevo templo y a fines de la década de 1920 fue demolida la estructura anterior y se dio inicio a la nueva construcción. La sacristía, un salón rectangular construido con materiales con frente al sur y entrada sobre la calle 25 de noviembre, hoy Mariscal Estigarribia era un templo improvisado donde se realizaban los oficios religiosos.

El altar estaba ubicado en el extremo norte del salón. Esta nueva edificación dejó aislado al campanario ubicado al oeste, ya que la sacristía que servía de oratorio estaba situada a una cuadra hacia el este de la misma manzana. El deseo de unir la torre con el oratorio formaba parte de un proyecto ambicioso y la obra fue paralizada en repetidas ocasiones por diversos acontecimientos.

La Guerra del Chaco y el cambio constante de los párrocos privaron a los trabajos de la continuidad esperada. En el año 1939, el párroco de aquella época, padre Dionisio Balbuena, encaró la construcción de las paredes, el techo y la colocación de los pisos del edificio, además de la construcción del atrio, un altar central tallado en madera y dos altares laterales.

También fueron instalados los primeros bancos del templo. La gran transformación se concreta con la llegada de los Padres Redentoristas Italianos y la extraordinaria gestión del padre Federico Schiavón, quien encaró la remodelación de la estructura, logrando convertir a la edificación en uno de los templos mas bellos del país.

En la cripta de la actual basílica menor fueron depositados los restos de héroes de la Guerra contra la Triple Alianza y los de Paolo Federico Alberzoni, fundador de la industria Manufactura de Pilar, fallecido en el año 1973.

El padre Santino Tessei, uno de los más veteranos sacerdotes de Pilar, recuerda que cuando llegó en 1951, el templo no se encontraba de la mejor manera. ‘‘Diría que estaba pelado y decidimos reconstruirlo con mis compañeros’’, afirmó. ‘‘El padre Federico realizó un viaje a Italia en la búsqueda de apoyo profesional y de algunas organizaciones del país europeo’’.

Tessei mencionó que el templo no contaba con las proporciones justas, ya que era alta y corta. Posteriormente con la colaboración de un arquitecto italiano se elaboró el proyecto del que sería el actual templo. La parte técnica de la obra fue dirigida por un ingeniero español y los trabajos fueron ejecutados por los pobladores de la zona, específicamente los obreros de Manufactura de Pilar que sumaban sus esfuerzos, apenas concluían las tareas diarias en la fábrica.

El padre Federico Schiavón logró además benefactores europeos que donaron el mármol y otros materiales necesarios para la construcción. El proyectista, arquitecto Banterle, elaboró el proyecto en base a mármoles rojos de las montañas pre alpinas de Verona.

Las fachadas y las paredes laterales en toda su extensión están cubiertas por el mármol travertino que el pa’i Federico trajo de Roma. En el año 1979 coincidiendo con el bicentenario de la ciudad, el cardenal Antonio Samoré inauguró la obra siendo declarado el templo ‘‘Basílica Menor y Santuario Regional’’.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo