• HOY

    25°
    MIN
    37°
    MAX
     

    Nublado

  • Martes 13

    26°
    MIN
    35°
    MAX
     

    Extremadamente caluroso, cielo mayormente nublado, vientos moderados del norte, luego variables. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Miercoles 14

    21°
    MIN
    27°
    MAX
     

    Cálido, cielo nublado, vientos variables, luego rotando al sur. Precipitaciones y tormentas eléctricas.

  • Jueves 15

    18°
    MIN
    29°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Viernes 16

    19°
    MIN
    31°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del sureste, luego variables.

  • Sábado 17

    21°
    MIN
    33°
    MAX
     

    Cálido a caluroso, cielo mayormente nublado, vientos del noreste, luego variables. Precipitaciones dispersas y ocasionales tormentas eléctricas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 6.000

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

15 de Mayo de 2005

| EMILIA MURA KANKA DE LEGUIZAMON, HIJA DE LOS PRIMEROS COLONOS

La memoria viva de Nueva Italia

"Aquí vive Dios", fueron las primeras palabras de don Victorio Mura, un aventurero italiano tentado por el ofrecimiento del presidente paraguayo Manuel Gondra para la fundación de la colonia Nueva Italia en Villeta. Su historia la revive hoy una de sus hijas, Emilia, de 85 años, una memoria viva de la comunidad. Siguiendo el ejemplo de aquellos primeros colonos, asegura que "se puede vivir en la chacra en Paraguay".

Hasta hoy los ojos de Emilia Mura Vda. de Leguizamón se llenan de lágrimas cuando recuerda un hecho que marcó su vida y la de su pueblo. A los 12 años salvó la vida de su madre ayudándola a dar a luz al último de sus hermanos. La partera escapó al ver que la paciente sufría una hemorragia "porque no la quería ver morir". Las inyecciones tardaron horas porque se trajeron a caballo de Guarambaré, distante a más de 20 kilómetros.

En aquel momento difícil hizo una promesa a Dios. La de hacerse médica para curar a sus hermanos, porque en la colonia no había doctores. Sin embargo, debió esperar hasta los 27 años para ello. "Ya me ayudaste a criar a tus hermanitos, están todos grandes, y ahora podés estudiar", le dijo su madre María Kanka.

Se hizo obstetra y más adelante idónea en farmacia. En su casa se instaló el único puesto de salud durante 14 años y la primera farmacia de la comunidad. Adiestró a cinco empíricas que se distribuían por las compañías más alejadas. Todas llevaban un registro del tratamiento que ella controlaba y luego presentaba al Ministerio de Salud. "Tuve partos dificilísimos. No había muchos vehículos y cuando había peligro, Dios me mostraba su gracia para salvar a las pacientes llevándolas a Villeta, Guarambaré o Asunción, en camión o en carreta".

Tengo la dicha -agrega- de que no se me haya muerto una sola madre en el momento del parto, porque "es muy triste ver a una madre que muera al dar a luz por falta de atención en la campaña". Así, con su gestión como presidenta de una comisión de damas se pudo habilitar el primer Centro de Salud en 1978.


EN YAGUARETE KUA

Cuando llegó al Paraguay en 1909, don Victorio Mura se instaló a orillas del arroyo Peguahó en un lugar conocido como Yaguarete Kua, por la permanente presencia de estos felinos. Allí le dieron 18 hectáreas para cultivar y un campo comunal donde tenía sus vacas.
El vecindario era un sitio agreste, pero muy variado. "Papá era italiano, mamá era checoslovaca y teníamos por vecinos a unos franceses, un polaco, un ruso y un alemán", comenta Emilia.

"El Gobierno pensó bien. Daba las tierras y el comisario tenía que hacer una revisa de las plantaciones y de la ganadería. El primer año debían plantar cien frutales y al año siguiente otros cien y así sucesivamente", agrega.
Asimismo, los padres eran muy estrictos con sus hijos. "Todos comen, todos duermen y todos tienen que trabajar también", decía don Victorio y los llevaba a la chacra.

"La colonia tenía que salir hasta Angostura -sobre el río Paraguay-, adonde íbamos en carreta con nuestras naranjas, piñas, bananas, leche y huevos. Las naranjas se embarcaban a granel en el vapor que iba hacia la Argentina. Varias veces viajé en ese barco con mi padre que nos llevaba uno por uno a conocer Asunción y nos contaba sus historias", recuerda.


VIDA DE COLONIA

Pese a la fertilidad de la tierra, la vida no fue fácil para los primeros colonos. Por su fe evangélica fueron blanco de todo tipo de críticas y desaires. No obstante, con el ejemplo de laboriosidad y amabilidad que los caracterizaba pudieron salir adelante. Los niños eran los primeros en integrarse a la comunidad, en la escuela, en las aulas del maestro Taní.

Estanislao Sanabria, cuyo nombre lleva hoy la escuela pública local, pertenecía a una de las pocas familias paraguayas. "La escuela era un salón que antes era la panadería de unos austriacos, donde hoy está la comisaría. Era muy limpia, pero tenía el techo bien ahumado. El maestro Taní tenía todo muy bien organizado. Llevaba un arreador al hombro y hacía un golpe en el aire diciendo que la próxima vez será en la espalda de alguien. Pero nunca nos pegó porque le respetábamos mucho", comenta.


EL GRINGO, PRESO

La guerra y las revoluciones no fueron ajenas a los colonos. Muchos decidieron volver a su país invitados por el Gobierno italiano ante la inminencia de la Primera Guerra Mundial; otros fueron a la Argentina y el resto quedó aquí, igual que don Victorio. Este también sufrió de cerca la Guerra del Chaco, cuando uno de sus hijos padeció una complicación a causa de la papera y no podía ser enrolado por prescripción médica. En la comisaría no dieron crédito al certificado y él reaccionó diciendo: "Pero no estamos en el Africa". Por estas palabras el comisario ordenó "detener al gringo y llevarlo al calabozo".

Emilia, que lo acompañaba, corrió a su casa y con todo el susto dijo a su madre: "Papá está en la cárcel". Ensilló un caballo y fue a buscar a los amigos de la familia en Guarambaré. Cuando vinieron de allí los Felsina y los Zanotti, se arregló todo.

"Mi padre nunca más pisó una comisaría. El nos enseñó el respeto, el trabajo y el amor a Dios, y pudo criar a sus 12 hijos con el sudor de la frente. Por eso siempre digo yo que en Paraguay se puede vivir de la chacra", señaló. Esta es la lección que nos deja esta mujer, una memoria viva de Nueva Italia que hoy está de fiesta patronal.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo