• HOY

    13°
    MIN
    18°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Viernes 24

    11°
    MIN
    19°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 25


    MIN
    20°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 26

    15°
    MIN
    24°
    MAX
     

    nubes

  • Lunes 27

    18°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Martes 28

    18°
    MIN
    19°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.120

    venta
    G. 6.300

  • EURO 

    compra
    G. 6.720

    venta
    G. 7.220

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 160

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.300

    venta
    G. 1.570

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

09 de Setiembre de 2005

| APARECE OTRA PARAGUAYA AFECTADA EN NUEVA ORLEANS

"Todos los años de sacrificio se nos fueron en un solo día"

"La destrucción es completa. Perdimos todo. Todos los años de sacrificio se nos fueron en un solo día", se lamentó la paraguaya Marycarmen Porcio de Flores, residente en Nueva Orleans desde hace 22 años. Se trata de la tercera compatriota afectada de la que se tienen noticias. La mujer conversó ayer con ABC Color luego de que las autoridades le permitieran ingresar a la zona de desastre para ver cómo está su casa. El hotel donde trabajaba su esposo también está bajo agua y por ahora se quedaron desempleados.


Marycarmen Porcio de Flores vive con su familia en el sector de Kennel, Louisiana, a unos 30 kilómetros de la zona más devastada de Nueva Orleans, donde no pudo escapar de la furia de la naturaleza. Si bien en este sector no cedieron los diques del río Mississippi, ni del lago Pontchartrain, la tormenta dejó a la ciudad prácticamente bajo agua.

La paraguaya, su marido y una de sus hijas volvieron el miércoles a Nueva Orleans tras el paso del huracán Katrina para ver en qué condiciones está su casa. Aunque la vivienda sigue en pie, se inundó totalmente y se echaron a perder casi todos los enseres, los muebles y las alfombras; incluso los dos autos que tenían quedan inutilizados.

"Es horrible. Es increíble. No se puede contar. Cuando llegué a mi casa y vi que todo estaba destrozado me pareció que una bomba atómica había caído en el lugar", fueron sus desesperadas palabras.

De acuerdo a lo que comentó la compatriota, la ciudad donde vive todavía está inundada en varias partes, pues el agua no se ha escurrido del todo. No hay agua potable ni luz eléctrica. "Encontramos todo devastado. El olor putrefacto es increíble. Nunca vi nada igual", se horrorizó.

Todos los residentes de la capital de Louisiana -incluida la familia Flores- tienen tiempo de verificar sus pertenencias de 06:00 de la mañana hasta las 18:00. "En medio de tanto estupor, solo hay tiempo para rescatar algo de ropa o los papeles importantes que quedaron intactos. No pudimos siquiera recorrer el barrio".

SIN TRABAJO

Marycarmen está casada con el hondureño Gerardo Enrique Flores, quien trabajaba en el Astor Crown Plaza de Nueva Orleans. "Mi marido también perdió su trabajo. Todos los hoteles están bajo agua. Están tratando de limpiarlos, pero dicen que se necesitarán de tres a seis meses para recuperar todo. No tenemos nada y tendremos que esperar que se reconstruya la ciudad", aseguró durante la conversación telefónica.

La mujer siguió relatando que en 22 años que lleva viviendo en Nueva Orleans ha visto muchos huracanes, pero ninguno como este. "Gracias a Dios, no se vino directamente sobre nosotros, porque de lo contrario no les hubiese estado contando la historia", comentó al manifestar, un tanto aliviada, que afortunadamente ningún amigo de la familia falleció, gracias a la evacuación.

EVACUARON LA CIUDAD ANTES

Un día antes de que el huracán tocara tierra, la familia Flores salió de Nueva Orleans y se dirigió a Houston, donde tienen parientes. Ahora están refugiados en la Florida, en casa de un cuñado.

"Abandonamos la ciudad el domingo por la mañana (28 de agosto) porque avisaron a tiempo que al día siguiente el huracán iba a pasar sobre la ciudad. Cuando la tormenta llegó, ya estábamos entrando en Florida", rememoró.

Pero la situación es muy difícil para todos porque necesitan vivir cerca de la zona para la reconstrucción. "Por ahora, estamos sin trabajo y esperamos ayuda del Gobierno hasta que nuestras vidas se normalicen de nuevo", expresó.

LA HIJA DE UNA EX CAMPEONA DE BASQUET

La paraguaya Marycarmen Porcio nació en Ayolas. Es hija de Carmelo Porcio y Mamacha López Mena, una ex basquetbolista campeona del Sudamericano de 1952, que falleció el año pasado. Sus tías Myriam López Mena y Estela López Mena también fueron basquetbolistas. Esta última fue campeona del Sudamericano de 1962 y es esposa del periodista Charles González Palisa.

Marycarmen tiene dos hijos: Paola María, de 21 años, que estaba estudiando en la Universidad de Nueva Orleans, pero ahora perdió el semestre completo por la suspensión de las clases y los efectos del Katrina, y Gerardo Enrique (h), quien tiene 18 años y estudia en la Universidad de Mobile, Alabama, donde también pasó el huracán, aunque no causó tanto daño como en Louisiana.

Por ahora se refugiaron con su marido en la casa de un cuñado en Bocarratón, Florida.

NO SABIA NADA DE SU HIJA
Para don Carmelo Porcio,terminó una pesadilla

AYOLAS (Willian Aquino Medina, corresponsal). Don Carmelo Porcio, padre de Marycarmen Porcio de Flores, nos recibió ayer en su casa de Las Mil Viviendas, en momentos en que no sabía absolutamente nada de su hija.

Cuando le informamos que ella estaba a salvo del huracán Katrina, dio un profundo suspiro; era como que se estaba librando de una enorme carga.

Comentó que estaba viviendo días de dolor porque no tenía noticias de su hija ni de la familia de esta. "Contacté con sus cuñados, pero nadie me podía informar sobre su situación, estaba realmente mal", afirmó al tiempo de sostener que saber algo de ella a través de los periodistas de ABC Color le devolvieron la tranquilidad y la alegría. "Todos los días estaba enchufado a los medios de comunicación, pero no había escuchado nada sobre ella", acotó.

Porcio comentó que se había separado de su hija hace 20 años. Fue cuando don Carmelo y su familia habían emigrado a Honduras, donde él instaló una empresa.

En el país centroamericano, su hija María del Carmen conoció a su actual marido, Gerardo Flores, con quien se casó y poco después partió rumbo a Nueva Orleans, donde Gerardo encontró un buen trabajo y don Carmelo Porcio retornó al Paraguay, a trabajar en la construcción de la represa Yacyretá.

Reiteró que estaba realmente muy contento porque se enteró de que su hija estaba sana y salva.

ES LA TERCERA COMPATRIOTA AFECTADA

Con Marycarmen Porcio de Flores, son tres las paraguayas afectadas por el huracán Katrina en Nueva Orleans de las que se tienen noticias.

Una de ellas, Ada Flores Jones, vive desde hace 12 años en la capital de Louisiana. Su esposo Kenneth Jones forma parte del equipo de emergencia y rescató a 42 personas por sí solo. Una de las casas que posee el matrimonio quedó totalmente destruida, al igual que la escuela donde estudiaba su hija Victoria, de 11 años. La familia se mudó hace dos meses de la zona más afectada a un sector más protegido de la ciudad. Antes del huracán, se había evacuado a Houston.

Eva Moreno Jensen, quien trabajaba como taxista entre el aeropuerto y el centro de Nueva Orleans, perdió su casa y todas sus pertenencias y se refugió con una hermana en Nueva York, acompañada de su hijo Haisam Khalil, de 14 años. Ella y su hijo pasaron durante la tormenta en su casa y luego escaparon.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo