20 de Marzo de 2017

| presunto intento de extorsión tras aterrizaje de una avioneta

Policía encubre a sus agentes que atacaron una estancia en Capiibary

La cúpula de la Policía Nacional supuestamente hasta ahora no pudo identificar al grupo de agentes que el martes de tarde atacó una estancia del distrito sampedrano de Capiibary, en un operativo ilegal del cual ninguna unidad se hizo responsable.

El procedimiento irregular se llevó a cabo el martes 14 de marzo pasado, aproximadamente a las 17:00, en la estancia Caraguatá, situada cerca del asentamiento Ára Pyuahu de la ciudad de Capiibary.

Según los datos, los miembros del grupo estaban vestidos con ropas camufladas, usaban armas largas y chalecos antibalas con la inscripción de la Policía Nacional.

El ataque se inició justo después de que aterrizara en la pista de la estancia una avioneta pilotada por Javier Casali, hijo del propietario de la finca, el ganadero Luis Alberto Casali.

Javier y sus empleados fueron obligados a tirarse al suelo, mientras los presuntos policías revisaban el interior de la aeronave, supuestamente en busca de drogas.

Inicialmente, el hijo del ganadero se negó a brindar datos concretos a la prensa, alegando que debería conversar primero con las autoridades competentes de Capiibary, pero después contó que los uniformados lo obligaron a que los acompañara a verificar su avioneta, cuyo hangar se halla a 200 metros de la vivienda principal asentada en el casco central de la finca.

El joven dijo que accedió sin problema, pero que como los agentes no hallaron evidencias decidieron abandonar el lugar a pie.

“En todo momento dijeron ‘alto, Policía’, y empezaron a buscar cosas acá. Ahí les dije que soy Javier Casali y que estaba hacia el cerro Caraguatá. Que esto es todo normal. Encontraron a mi secretario acá, pidieron cédula, preguntaron por el avión y les dije que ese avión es mío”, indicó.

“Soy piloto hace cinco años, vengo siempre, te muestro mi licencia”, les dijo Javier Casali y “ahí más o menos se tranquilizaron los tipos”, añadió el afectado.

El estanciero relató que insistentemente preguntó sus nombres a los intervinientes, “pero no me quisieron dar sus nombres”, reveló.

“¿Tenés una orden de allanamiento o tu placa?”, le preguntó el joven a los hombres armados, pero estos seguían evadiéndolo.

“Queremos revisar el avión”, le dijeron los efectivos a Javier Casali y después abrieron el hangar, pero no encontraron nada.

Ni siquiera le dejaron llamar a su padre

“Me acerqué a uno de los que sería el jefe y le pregunté si son de la Fuerza de Tarea Conjunta o de la Senad. Qué están buscando”, les reclamó Casali.

Incluso, los intervinientes preguntaron si la pista de aterrizaje estaba habilitada, a lo que el piloto indicó que cada año renuevan la licencia.

Para colmo, Javier Casali dijo que intentó llamar a su padre, pero que los supuestos policías no le dejaron hacerlo.

Finalmente, el grupo se retiró sin que sus miembros se identificaran.

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo