• HOY

    10°
    MIN
    20°
    MAX
     

    NEBLINA

  • Sábado 21


    MIN
    17°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Domingo 22

    10°
    MIN
    22°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones dispersas.

  • Lunes 23

    14°
    MIN
    20°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos leves a moderados del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • Martes 24

    12°
    MIN
    18°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • Miercoles 25

    14°
    MIN
    21°
    MAX
     

    Fresco, cielo mayormente nublado, vientos del sur. Precipitaciones leves y dispersas.

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.590

    venta
    G. 5.780

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.900

  • PESO 

    compra
    G. 160

    venta
    G. 240

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.390

    venta
    G. 1.480

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

15 de Febrero de 2018

| BANCA CIUDADANA

Como en 1998, pero en otro escenario

Por Marcos Cáceres Amarilla

El presidente Horacio Cartes ha vuelto a declarar en un acto público, como ya lo hiciera en junio de 2015 que solamente gobierna para los colorados, lo cual brinda un dato significativo sobre la manera en que, luego de 4 años de administración, entiende su rol de Jefe de Estado.

El Mandatario dijo, en un discurso en la ciudad de Isla Pucú, no haberse enterado de que los pobladores de esa parte del país necesitaban una ambulancia en su hospital público, porque el intendente de la zona era liberal y él no hablaba con autoridades que no fueran de su partido.

En la concepción de Cartes, quienes no son de su sector político o no piensan como él, no merecen mayor consideración.

Su actitud riñe con principios básicos de la convivencia democrática y atropella derechos humanos elementales, al negar el acceso a la salud por cuestiones políticas o ideológicas. Se trata de una conducta prácticamente delictiva, cuyos alcances él no es capaz de comprender.

Esta postura autoritaria ya la exhibió el Mandatario durante la interna colorada, descalificando a sus adversarios, tratándolos de traidores y de deshonestos que solamente buscaban el poder para tener cargos y robar al Estado. En represalia, según denunciaron los mismos dirigentes de su partido, expulsó de sus cargos a decenas de funcionarios públicos que pertenecían al movimiento político interno que lo enfrentaba.

Recién luego de que el candidato que respaldaba para la presidencia perdiera la interna, se acercó a quienes descalificaba, con la única intención, según se encargó de aclarar, de que su partido se mantuviese en el poder.

Es posible que una mayoría de los colorados fanatizados con su partido vean con buenos ojos la unidad y el abrazo entre quienes hasta no hace mucho tiempo se ofendían con saña.

Sin embargo, es poco probable que un electorado independiente o crítico no advierta la contradicción. Menos aún, si la presunta unidad viene acompañada de un discurso sectario con aroma al periodo stronista.

El candidato Abdo Benítez no salió a desmarcarse inmediatamente de este discurso como cabría esperar. Inclusive, pretendió justificarlo, con la remanida excusa de que las palabras “fueron sacadas de contexto”. Su actitud, tal vez, se deba a que el trabajoso pacto interno que permite la “paz interna” lo condiciona. O quizás está de acuerdo con las expresiones de quien será el candidato número uno al Senado de su partido.

En lo que va de la campaña proselitista, el equipo oficialista parece confiar que los votos colorados serán suficientes para derrotar a la oposición. Posiblemente, tomen como parámetro lo ocurrido en la elección de 1998, cuando también se presentó un escenario polarizado entre dos proyectos políticos y la fórmula colorada, pese a ser claramente una unidad solo de fachada, triunfó sin demasiadas dudas.

Sin embargo, la composición del electorado y el contexto político y social son distintos. Detrás de aquella fórmula colorada había dos poderosos liderazgos partidarios, lo cual no ocurre ahora.

Aquel triunfo electoral de 1998 tuvo posteriormente un costo trágico de muertes y crisis política, debido a las profundas diferencias entre los sectores internos colorados que se habían unido exclusivamente por conveniencia.

Con ese antecedente, es dudoso que Abdo Benítez pueda prometer previamente estabilidad en un eventual gobierno a su cargo.

Él es un actor político relativamente nuevo en el Partido Colorado que estará presionado por los integrantes de su mismo movimiento interno que exigirán retribuciones al respaldo que le dieron. También por el sector que lidera Cartes, quien ya ha adelantó que presentará pelea en la interna y finalmente, por la oposición, en un Congreso que se anuncia fragmentado y sin mayorías claras.

mcaceres@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo