18 de Octubre de 2017

 

Cuidar a los abuelitos

Por Blanca Lila Gayoso

Los primeros días de octubre celebramos el día de los adultos mayores, recordando a los abuelitos y las abuelitas. Ese segmento tan vulnerable y muchas veces abandonado por familiares y por la propia sociedad.

Sin embargo, todas y todos tuvimos a esos seres maravillosos, de cabellos blancos y santa paciencia, que nos llenaban de regalos, golosinas y cariños. Nos contaban cuentos y nos sacaban a pasear por los parques, obsequiándonos helados, chipas y caramelos. Los sábados corríamos a sus casas para saborear deliciosas tortas y los domingos, a degustar ñoquis o tallarines, hechos por sus propias manos.

Muchos supimos, muy temprano, que ellos eran los Reyes Magos. En etapas de adolescencia y mucho tiempo después, seguimos recibiendo sorpresas, el 6 de enero y otros días, como el del niño, Navidad, Año Nuevo y en Pascua. Ellos, siempre en primera fila, en los cumpleaños, quince años, casamientos y colaciones.

Los abuelos también dan consejos valiosos que son reglas de oro que sirven para toda la vida. Nunca olvidamos sus frases célebres, dichos populares, sentencias y citas bíblicas. Como parte de la educación de los hijos, vivimos repitiendo aquellas expresiones, que realmente no pasan de moda. Ellos saben tanto educar, porque lo hacen con el corazón.

En muchos casos, son los abuelos los que se encargan de los nietos. Cuando los padres trabajan o viajan al exterior buscando mejores horizontes. Siempre están dispuestos, con todo el amor del mundo para apoyar en todo sentido. Y en tiempos de crisis, separaciones o conflictos, no dudan para brindar protección y palabras de esperanzas y consuelo.

Tendríamos que ponerlos siempre de moda. Llenar las redes, con sus fotos y ocurrencias. Escribir canciones, cuentos y poesías en su homenaje. Retribuirles con flores y chocolates, como alguna vez hicieron con nosotros. Darles mimos, besos y abrazos.

Duele mucho ver a los ancianitos abandonados, que nos muestran los medios de comunicación. Enfermos, solos e indigentes. A muchos no les llega el beneficio a la tercera edad, que es poco, pero por lo menos les sirve para comprar un poco de alimentos y medicamentos. Porque si bien ellos necesitan muy poca cosa, esa cosa la necesitan demasiado.

En los tiempos de Grecia y de Roma, existían los Consejos de Ancianos, porque tenían experiencias y sabiduría. En la vejez, ya se puede hablar con propiedad de muchos temas de la vida porque muchas aguas ya han pasado bajo el puente. Nosotros estamos todavía a tiempo de revisar y cambiar nuestra conducta. Nuestra población es mayoritariamente de jóvenes. Pero en la familia se debe enseñar a amar y respetar a los abuelos. Escuchar sus consejos y cuidarles con dedicación y cariño. Seguir sus ejemplos, que seguro habrán sido de trabajo, disciplina, honestidad y respeto. Una sociedad que reverencia a los mayores es una sociedad que no pierde sus valores cristianos.

blila.gayoso@hotmail.com

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo