23 de Octubre de 2017

 

De nuevo el texto y el contexto

Por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA. Podría ser una idea muy buena que el ministro de Educación y Ciencias tuviera entre sus asesores una persona especializada en comunicación y que cada vez que vaya a hablar en público, revise, corrija, tache, agregue, tire en la papelera, o ponga en un cuadro con marco dorado, lo que irá a decir. Desde un tiempo a esta parte el ministro no acierta una. Todavía no se apagaron los ecos de su ofrecimiento para ir a quemar libros y ahora se le viene encima una arenga a supervisores dependientes de esa secretaría para ponerse no solo la camiseta del Partido Colorado, sino la del movimiento Honor Colorado que encabeza el propio presidente de la República, Horacio Cartes y de la que forma parte el propio Riera.

Ahora, como en el caso de la quema de libros, resulta ser que no dijo lo que dijo, que todo fue manipulado, que sus palabras se quitaron de contexto, que en verdad el sentido era otro, que a él nunca se le hubiera ocurrido cometer semejante error, etcétera, etcétera, etcétera, como decía el rey de Siam. ¿No será demasiada coincidencia? 

Hablando de coincidencias, lo que dijo en un momento dado fue: “He pedido a lo largo y a lo ancho de la República a mis 18 coordinadores y coordinadoras, que por extraña coincidencia son todos colorados....”. La única coincidencia, en este caso, es que el hecho trasluce la forma en que se ha politizado la docencia ya que es muy difícil creer que no haya una sola persona de algún otro partido político, o bien de ninguno, que no pueda tener los méritos necesarios para ocupar un sitio entre los supervisores de este ministerio.

En los últimos meses, desde que fracasó el proyecto “que el pueblo decida” para violar la Constitución y permitirle al señor Horacio Cartes que repita su periodo presidencial, desde que se lanzó la campaña de Honor Colorado con una candidatura, la del exliberal Santiago Peña, de la que todos dudan, estamos presenciando la persecución inmisericorde a funcionarios públicos que no pertenecen a dicho movimiento, o que no acuden a sus actos proselitistas, ni van a hacerle hurras a los seguidores del candidato oficialista. La semana pasada, nada más, una supervisora del departamento de Paraguarí que no milita en ningún grupo partidista, fue despedida con cajas destempladas sin que se haya dado ninguna explicación, ni a ella ni a esa ciudadanía que tiene el derecho de saber cómo se manejan las cosas dentro de esa administración pública que justamente se mantiene con el dinero de nuestros impuestos.

Continuando la frase reproducida más arriba, en la que Riera habló de la “coincidencia” de que todos sus coordinadores son colorados, dijo luego que pidió “para que en cada departamento lleguen a todos los supervisores, lleguen hasta el último y hasta la última docente, porque donde hay una escuela hay una iglesia en el fondo de la compañía, el Paraguay profundo, y esa maestra que todas las mañanas va en una moto por el tapé po’í con frío, con lluvia en la cara, a atender a esos chicos para hacerles construir su futuro, que se ponga la camiseta del Partido Colorado, y que se ponga la camiseta de la Lista 2 para darle una victoria contundente”.

¿Tendremos que emocionarnos hasta las lágrimas por esa preocupación que muestra por los docentes de nuestro país, yendo a trabajar bajo la lluvia y el frío? ¿Y por qué no decir algunas palabras también que tanto maestras como niños por igual tienen que dar clase bajo la lluvia porque hace tiempo que el techo se desplomó y es más seguro estar bajo un árbol que en el interior de un aula que no se ha reparado porque algún intendente desvió el dinero del Fonacide a su cuenta bancaria personal? 

No estoy muy seguro que la ciudadanía se dé cuenta del grado de deterioro de la vida pública en nuestro país, de la forma en que los políticos están destrozando todas las instituciones para satisfacer nada más que sus ambiciones de poder y su fortuna personal. Nadie se inmuta porque no logran ver ninguna esperanza de poder influir para cambiar esta situación. Ni siquiera queda la posibilidad de hacer que la justicia intervenga para detener tantos atropellos y robos porque la justicia misma forma parte de esta terrible maquinaria que va devorando todo. La única respuesta que recibe a sus preocupaciones es el descaro y la desvergüenza de nuestros gobernantes.

jesus.ruiznestosa@gmail.com

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo