• HOY

    22°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • Lunes 22

    21°
    MIN
    23°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Martes 23

    19°
    MIN
    23°
    MAX
     

    nubes

  • Miercoles 24

    18°
    MIN
    26°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Jueves 25

    20°
    MIN
    24°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Viernes 26

    20°
    MIN
    29°
    MAX
     

    lluvia de gran intensidad

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.090

    venta
    G. 6.170

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.150

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.610

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

21 de Octubre de 2018

 

El negocio de la unidad

Por Edwin Brítez

Tengo una mala noticia para los colorados... y para los liberales también. La unidad con que se trata de mantener dos o más grupos o movimientos al interior de los partidos no siempre es benigna, ya que depende de los factores que se invocan para unificar criterios, conductas, posturas e intereses. Corresponde a los afiliados identificar que esos factores invocados desde arriba sean imprescindibles para la buena marcha, del gobierno o la oposición.

La otra mala noticia es que también la división puede ser ficticia y no auténtica; es decir, que los líderes derrotados resistan el acatamiento necesario a la mayoría, para continuar sosteniendo estructuras de una minoría activa por motivos generalmente personales o grupales, invocando para ello un supuesto rol de contralor de la gestión gubernamental. En este caso también corresponde a los afiliados advertir la autenticidad o la falacia, para no ser utilizados, manipulados en su idealismo.

Los intelectuales pillaron hace tiempo que recurrir a la unidad es una técnica de propaganda en la mayoría de los casos, primero para tratar de mantener unida la adhesión a las candidaturas en tiempos electorales y segundo para mantener la obediencia de la masa de afiliados en torno al partido, generalmente cuando este se encuentra en función de gobierno.

El profesor James Marshall en su libro “Espadas y Símbolos” estudia el fenómeno del ideal de unidad. Comienza observando la unidad exigida por la iglesia católica para la cual la desviación del dogma equivalía a herejía, pasando por el concepto hegeliano del Estado con una filosofía de unidad que degrada a la persona frente a las instituciones (“Nada con excepción del Estado es la realización de la libertad”) y termina repasando los “éxitos” del comunismo y del fascismo en base a la construcción de nuevas lealtades de grupos: al partido, a la nación, a la estirpe racial, a lo cooperativo, a lo colectivo.

Stalin trató de crear un estado monolítico sobre la base del terror. “En la unidad está la fuerza” es el eslogan favorito de quienes invocan la unidad como propaganda. Y no olvidemos el eslogan preferido de nuestra dictadura reciente: la “unidad granítica” del partido y la unidad “Partido-Gobierno-Fuerzas Armadas”.

Como pueden ver, no todas las propuestas y clamores de unidad son ideales. Algunos quieren fortalecer un modelo o un sistema, otros quieren robustecer la lealtad hacia sus personas y están quienes quieren manipular o jugar con lo que Marshall revela: “la mente humana que busca refugio en la simplicidad de un eslogan que lo abarque todo” y solo instalan la idea de unidad como una creatividad publicitaria, propaganda o marketing.

Claro que así como existen políticos y estrategas hábiles para crear la ilusión de la unidad, existen también pillos capaces de crear divisiones como en la fábula de Esopo, El león y los tres toros. El león débil, cansado y hambriento logra romper un pacto de buen uso del espacio que existía entre los toros y al ocuparse cada uno de ellos del espacio que originalmente les correspondía, el león vence a cada uno por separado, lo cual resultaría imposible si los tres toros se defendían juntos.

De ahí que de la confrontación de las dos situaciones, unidad vs. división y sus respectivos eslogans: “En la unidad está la fuerza” y “La discordia que divide a los amigos es arma para los enemigos” surge el sentimiento popular de inclinarse hacia lo que aparenta más noble y romántico: la unidad. Un producto de venta fácil.

Sin ninguna duda la unidad es un factor necesario para gobernar y para hacer oposición, para dirigir un gabinete o para dirigir un partido. También para ejercer la representación por bancadas que se nutren de ideologías, programas y planes partidarios. No para construir lealtad a personas, para concentrar poder, o para preservar modelos y sistemas totalitarios.

En una democracia representativa todo ciudadano debe estar seguro de que la unidad que reclama no es una simple debilidad momentánea por encontrar refugio en un eslogan que promete terminar con la angustia de ver la discordia entre sus ídolos políticos. Revise y hurgue muy bien, y si es posible investigue a fondo las razones (intereses) por las que están divididos los miembros de la jerarquía partidaria a la cual pertenece.

La respuesta será con toda seguridad muy reveladora para usted.

ebritez@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo