10 de Octubre de 2017

 

El padre y el bebé

Por Lourdes Peralta

Hace unos días veía por la tele una disputa por un bebé entre el padre y la madre. La historia tuvo cobertura en los noticieros de tevé local y todos le dieron el mismo enfoque: que había sido “raptado por un hombre” para luego agregar que “el hombre” era su padre. Cuánto habría colaborado, en cambio, que los medios encargados de cubrir el caso utilizaran otra manera de relatar lo ocurrido: “Un bebé fue llevado por su padre, sin avisar a la madre” por ejemplo, entre tantas maneras posibles. Lógicamente, la fiscala ordenó rápidamente que el bebé, que tenía apenas un mes, quedara con su madre para ser alimentado. Esto era necesario, pero no la tácita acusación hecha al padre como si fuera un criminal. El público debe saber ya que hay una tendencia política internacional que instruye en muchos ámbitos, no solo en periodismo, a realzar el enfoque sobre la mujer. Insistiendo el cronista decía: “Final feliz, el niño retornó con su madre”, como si quedar con el padre hubiera sido una desgracia. La mujer, que fue acusada por su expareja de tener problemas psicológicos, se defendió diciendo “solo cuando estoy con él, estoy mal”. Cuánto por leer en estas palabras, nada raro por cierto hoy día, en que se televisan los históricos problemas de las parejas.

La simple verdad es que estos padres llegaron a un acuerdo, ya que comparten la patria potestad; sin embargo, no se habló de esto con tanto énfasis como del “rapto”. Lo importante de esta noticia es el acuerdo y que la ley da derecho a ambos por igual.

Como televidentes debemos aprender a filtrar las intenciones, en este caso el porqué se dio un favoritismo a la madre. “¿Tenía hambre tu bebé?”, lanzó un cronista; preguntas como esa por ej., son mal intencionadas, porque dejan al padre como alguien incapaz de proporcionarle alimento a su hijo pequeño, e incluso un desalmado por separarlo de su madre.

Esta es nuestra sociedad, llena de problemas familiares causados por varios factores, y a su vez cada pareja tiene su propia historia. No trae nada bueno meter todo en la misma bolsa.

El tema de esta noticia es importante y debe tratarse con moderación y equilibrio, las pésimas relaciones en parejas con hijos que sufre nuestra sociedad son resultado de la falta de comunicación, falta de educación, los embarazos sin estar en pareja estable, los preconceptos de los hombres respecto a las mujeres y viceversa, entre otras cosas.

Los padres y madres saben muy bien que el hijo no se puede dividir en dos (aunque por tozudez u orgullo pareciera que creen que esto es posible), y los que crecieron solo con su madre o su padre, ese será su dolor; probablemente al crecer formarán su propia familia y la protegerán para que sus hijos no sufran lo que ellos sufrieron. Esto es porque la familia es pilar de vida y desarrollo, no se puede borrar de un plumazo. Los medios de comunicación no deben quebrar lo mucho que cuesta tener las ideas de familia unida en orden, mucho menos cuando hay niños, ya que padre y madre en el interior del hijo se vuelven indivisibles, por más divorcio o separación legal que exista.

No es más importante la madre que el padre, ambos tienen su rol.

Sepamos tomar con pinzas las noticias que involucran casos familiares, sin prejuzgar ni caer en el primer impacto. Escuchemos las dos campanas.

lperalta@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo