02 de Diciembre de 2016

| DECRETO 612/86 R.A. (VI)

El verdadero “Anexo C”

Por Ing. Orlando Valdés (*)

El paso del tiempo y el silencio sepulcral de los eternos empleados entreguistas de la margen derecha, de la inicialmente concebida Entidad Binacional Yacyretá (EBY), confirma nuestras más negras sospechas relacionadas con la entrega total de la soberanía paraguaya en Yacyretá. A ojos vistas se puede corroborar que las cuentas de la EBY se manejan por el decreto del poder ejecutivo argentino Nº 612/86 R.A., que considera a Yacyretá como otra una dependencia más y como tal está incluida en el presupuesto general de dicho país.

El Decreto Nº 612/86 R.A. establece como fuente de financiamiento de Yacyretá al Tesoro Nacional “y crea una cuenta corriente cuyos fondos son consignados”, según reza en el documento, “en las leyes del Presupuesto General de la Nación de cada período”. También establece que “El Ministerio de Economía, a través de la Secretaría de Hacienda, arbitrará las normas complementarias requeridas para la aplicación del presente decreto”, sin hacer participe de su manejo a la Entidad Binacional Yacyretá.

Es así que la sumatoria de todos los montos anuales consignados en el Presupuesto General de la Nación Argentina, bajo el rubro Yacyretá, se constituyen en el capital de la deuda de Yacyretá. Sin embargo, el decreto 612/86 R.A. no tiene ningún valor legal sobre la EBY, porque no está perfeccionado con el contrato correspondiente, que debió firmarse previa autorización del Consejo de Administración de la entidad. La aceptación de esta ilegalidad en lugar de denunciarla por parte de los empleados infieles de Yacyretá, quienes en todos estos años ocultaron esta violación del Tratado y por ende de la soberanía nacional los convirtió en cómplices.

Esto puede corroborarse en uno de los tantos informes maquillados elaborados en la margen derecha sobre el estado de la deuda de Yacyretá con el Gobierno argentino, en este caso nos referimos al de fecha 31-12-2010 elaborado por el Economista Fernando Aldama, uno de los tantos responsables de lo sucedido en la entidad, en el que registra que el total de la deuda es de 14.554 millones de dólares americanos, incluido capital, actualización e intereses, asumiendo que lo adeudado por el concepto decreto 612/86 R.A. alcanza el monto de 9.130 millones de dólares. Por lo tanto, el 63 % del total de la deuda carece del reconocimiento formal de la EBY; sin embargo lo presentan como válido en sus informes oficiales al poder ejecutivo paraguayo. Este solo hecho configura un delito.

Haciendo un poco de historia, a partir de la entrada en operación de la primera unidad generadora de la central en 1994, la EBY comenzó a generar sus propios recursos, pero estos recursos financieros jamás fueron remesados a la EBY a través de EBISA (Emprendimientos Binacionales Sociedad Anónima), que por el Tratado de Yacyretá y sus documentos complementarios es la encargada de honrar los compromisos financieros asumidos por el retiro de la energía eléctrica producida en la central para uso en territorio argentino.

Muy por el contrario, los multimillonarios ingresos obtenidos por la venta de la energía eléctrica retirada de Yacyretá, en el Sistema Argentino de Interconexión (SADI) es remesado en su totalidad al Tesoro Nacional argentino, como establecieron en el decreto 612/68 R.A. Es decir, quien administra en realidad los ingresos genuinos de EBY, originados por la venta de su producción al sistema argentino, que es del orden del 96%, es el tesoro nacional argentino, que aprovecha estos recursos frescos según las prioridades de ese país.

Mientras esto sucede con los ingresos genuinos de la binacional, su deuda crece cada año debido a “las asignaciones presupuestarias que anualmente son imputadas” según las “Leyes del Presupuesto General de la Nación”, aumentando así cada día este pasivo, inventado como una cuenta de la binacional con el tesoro argentino.

La total ausencia de una protesta formal ante la Argentina, a través de la cancillería nacional de esta vergonzosa y humillante situación confirma la complicidad de los empleados paraguayos designados para ejercer nuestra representación de la entidad, quienes a cambio de multimillonarios salarios y otros beneficios personales ocultaron a lo largo de todos estos años a la población, y muy probablemente a las autoridades nacionales, este robo perpetrado contra la nación paraguaya.

Las “autoridades” de la margen derecha hoy intentan congraciarse con la población entregando ambulancias y otras baratijas, que si las comparamos con el daño inferido a la nación paraguaya, concluiremos que se trata de meros espejitos, una maniobra de distracción que copiaron de sus cómplices y pagadores la margen izquierda.

Señor presidente don Horacio Cartes, la población paraguaya aguarda medidas ejemplares para solucionar este grave problema, si bien heredadas hoy, por fin, se hicieron visibles para todos, razón por la cual requiere de su parte una acción drástica, como la intervención de la EBY, que pueblo sabrá reconocerle.

(*) Presidente de la AISEP

orlandovaldes@outlook.com

  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.
 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo