• HOY

    24°
    MIN
    32°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Martes 19

    22°
    MIN
    32°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Miercoles 20

    22°
    MIN
    32°
    MAX
     

    cielo claro

  • Jueves 21

    25°
    MIN
    34°
    MAX
     

    cielo claro

  • Viernes 22

    27°
    MIN
    34°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 23

    24°
    MIN
    31°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.920

    venta
    G. 6.100

  • EURO 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 6.960

  • PESO 

    compra
    G. 120

    venta
    G. 180

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.510

    venta
    G. 1.620

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

10 de Febrero de 2019

 

La CorteIDH y nuestra fiscalía

Por Enrique Vargas Peña

Quienes tuvieron ocasión de seguir en vivo el desarrollo de la audiencia oral y pública realizada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) para entender la demanda de Juan Arrom y Anuncio Martí contra el Estado paraguayo por secuestro y tortura, pudieron constatar la manera aberrante en que se comportó el Ministerio Público, nuestra fiscalía, en ese caso.

Los jueces de la CorteIDH señalaron clara y específicamente los elementos constitutivos de esa conducta aberrante: El sobreseimiento dudosamente otorgado a los acusados por la comisión del secuestro y la tortura, otorgado “a pesar de la convicción personal de la jueza Griselda Caballero” mediante el expediente absolutamente irregular de no considerar varios anticipos jurisdiccionales de prueba y otros elementos y la negativa de abrir una investigación sobre quién secuestró y torturó a Arrom y Martí, necesaria, dado que los fiscales dijeron que los sobreseídos no fueron los autores. 

Los jueces de la CorteIDH también señalaron la habitual y persistente costumbre del Ministerio Público, que sigue hasta ahora, de presentar como culpables a los acusados, en sendas campañas publicitarias, destruyendo la presunción de inocencia de la que deben gozar por imperio de nuestra Constitución. 

Aunque estos elementos no constituyen, per se, una prueba de la supuesta responsabilidad del Estado en el secuestro y tortura, sí son una potente confirmación acerca de lo que todos los paraguayos sabemos por experiencia propia y cotidiana: Nuestro Ministerio Público, nuestra fiscalía, nunca logró, hasta hoy, trabajar con independencia y al servicio de la sociedad, sino que siempre actuó para favorecer a intereses políticos subalternos, mostrando un nivel intelectual pésimo. 

Los fiscales Óscar Latorre, quien era fiscal general del Estado, y Édgar Sánchez, quien fue el fiscal que sobreseyó a los acusados del secuestro y tortura de Arrom y Martí, trajeron a colación, durante sus testimonios, la vinculación de los demandantes con la organización terrorista colombiana conocida por las siglas FARC, como si dicha vinculación pudiera disculpar la comisión de delitos de lesa humanidad por parte de funcionarios públicos. 

Y, seguramente lo hicieron, además para sacar de foco la cuestión ante la opinión pública paraguaya, que ya había estado sometida a una intensa campaña publicitaria en el mismo sentido, cuando el foco de la cuestión planteada ante la CorteIDH nunca fue la actividad criminal de Arrom y Martí, sino la actividad criminal de funcionarios públicos paraguayos. 

Las declaraciones del pasado viernes de la actual fiscal general, Sandra Quiñónez, implicada ella misma en el manejo harto deficiente de la escena del crimen en el caso de Arrom y Martí, fueron en la misma línea de las de Latorre y Sánchez, lo cual confirma que no hay propósito de enmienda alguno. 

En la línea de las observaciones de la CorteIDH, los fiscales no deberían poder desechar anticipos jurisdiccionales sin revisión judicial ni otorgar sobreseimientos por la mera confirmación discrecional del fiscal general; ni deberían poder eludir la apertura de investigaciones requeridas para esclarecer hechos que afectan los derechos garantizados por nuestra Constitución. 

Mientras no se arreglen estos problemas, todos seguiremos corriendo el riesgo de tener que pagar por las barrabasadas cometidas por fiscales que son empleaditos de los potentados, pero no representantes fieles de la sociedad.

evp@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo