17 de Febrero de 2017

| POLILLA AZUL

La súper raza aborigen (I)

Por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA. Días atrás, el compañero Edwin Brítez hablaba de Huntington y su teoría de la “ola y la contraola” para explicar las alternancias de periodos democráticos y totalitarios. La ola sería estos años de (imperfecta) democracia que hemos vivido y la contraola las amenazas del regreso a un gobierno autoritario. Entre la publicación de ese artículo y hoy, han aparecido nuevas evidencias que hacen temer que más que una contraola lo que se avecina es un verdadero tsunami que nos hará añorar la despiadada dictadura de Stroessner.

Acabo de recibir una breve película de unos diez minutos de duración en la que el ministro de Cultura, el doctor Fernando Griffith, bajo el título de “Paraguay poderoso” habla sobre nuestros orígenes en un tono muy próximo a convertirse en un manifiesto racista. Así, al proyecto de lograr una presidencia de la República vitalicia (no se me va a convencer de lo contrario, tan virulentos son los ataques a la Constitución) hay que sumarle este proyecto de exaltación racial que nadie puede suponer a dónde puede llevarnos. Aunque sí, solamente al desastre.

Sintetizaré este documento en el que Griffith, para explicar que no somos una mezcla de españoles y guaraníes se remonta al año 1860 cuando el país tenía 800.000 habitantes “casi todos descendientes de españoles y habitantes originarios de América. Entre ellos, desde luego, los guaraníes. Pero recuérdese que el guaraní, más que una etnia, más que una raza, es una lengua, es una cultura que muchos pueblos adoptaron” (¿?). Y más adelante: “La lengua guaraní era la lengua original y oficial, ampliamente usada, incluso más que hoy [...]. Años antes, en tiempos de la colonia, los europeos que llegaban a América europeizaban a los americanos pasándoles su idioma y sus costumbres. Pero aquí, al contrario del resto de América, los europeos tuvieron que guaranizarse porque la cultura paraguaya, la cultura guaraní, era mucho más fuerte”. Recuerda la Guerra del 70, la gran mortandad y la llegada de inmigrantes en una relación de 30-70. Es decir, setenta inmigrantes por 30 habitantes de pre guerra. “Lógicamente, la sangre guaraní se diluyó mucho pero no así su cultura que se mantuvo intacta y mantuvo viva a la nación”.

A esta altura de la conferencia (todavía queda por delante mucha tela que cortar) es conveniente decir que desde hace mucho tiempo la palabra “raza” se dejó de utilizar con los seres humanos, reservándola para los animales: por ejemplo las diferentes razas de ganado vacuno que se crían en el país. A causa de una de las tragedias más grandes de la Historia de la humanidad, el Holocausto, provocada por ideas erróneas sobre la existencia de razas superiores y razas inferiores, la palabra se abandonó. Paraguay debe ser uno de los únicos países en el mundo que sigue celebrando el Día de la Raza el 12 de octubre. En España es el Día de la Hispanidad.

En cuanto a la idea de que los europeos que llegaron a Paraguay se “guaranizaron” porque “la cultura paraguaya, la cultura guaraní, era mucho más fuerte” es nada más que un delirio carente de cualquier tipo de sustento. Si fuera cierto, no se podría explicar que la arquitectura de la colonia no fue inspirada por la habitación indígena sino por la arquitectura española, especialmente la de Andalucía y Extremadura. Las urbanizaciones que han logrado sobrevivir a la barbarie de la “modernización”, como son Luque, Itá, Yaguarón, Atyrá, por citar algunas próximas a Asunción, traducen la urbanización de aquellos pueblos españoles de donde venían los conquistadores y no de las tolderías indígenas. Aun más: la casa de nuestros campesinos, la conocida como “culata jovái” está más cerca de esa arquitectura colonial que la utilizada en los pueblos indígenas.

Es ofensivo este indigenismo patriotero, esta exaltación de “nuestros orígenes guaraníes”, cuando es suficiente con salir a la calle y encontrarnos con niños indígenas desnutridos, rebuscando en los basureros algo de comer, en el mejor de los casos; y en el peor, tirados en las aceras oliendo ola de zapatero en las inmediaciones de la terminal de autobuses. Así se va extinguiendo la “súper raza”.

jesus.ruiznestosa@gmail.com

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo