• HOY

    18°
    MIN
    18°
    MAX
     

    nubes dispersas

  • Martes 18

    16°
    MIN
    28°
    MAX
     

    nubes dispersas

  • Miercoles 19

    15°
    MIN
    25°
    MAX
     

    algo de nubes

  • Jueves 20

    11°
    MIN
    18°
    MAX
     

    lluvia ligera

  • Viernes 21


    MIN
    21°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 22

    13°
    MIN
    27°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 6.000

    venta
    G. 6.150

  • EURO 

    compra
    G. 6.700

    venta
    G. 7.200

  • PESO 

    compra
    G. 110

    venta
    G. 170

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.320

    venta
    G. 1.620

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

26 de Mayo de 2019

 

Periodismo influyente

Por Gustavo Laterza Rivarola

¿Será cierto que la prensa influye decisivamente sobre muchos legisladores meciéndolos al vaivén de los vientos mediáticos? O, dicho lo mismo de otro modo: que numerosos senadores, diputados y concejales se muestran demasiado vulnerables ante los periodistas. Lo aseguró recientemente el presidente de Senadores de este modo: “Evidentemente hoy ustedes (periodistas) se han convertido en los que direccionan las posiciones de mis colegas. Lamentablemente tengo que admitir esto”.

¿Será así? Es una especulación de podría tomarse por plausible si estuviese comprobado que nuestra prensa posee la capacidad real de crear opinión pública. Comencemos por convenir qué entendemos por tal concepto. Simplificadamente, suele llamarse “opinión pública” a la que se forma y consolida en los sectores más educados o mejor informados de la sociedad, acerca de los asuntos tenidos por más importantes para los intereses generales y sectoriales. En países desarrollados se hacen mediciones confiables. Por ejemplo, suelen estimar que, en la mayoría de ellos, esa franja no pasa del 7 u 8% del total social. Por debajo viene un 30% de gente menos informada y menos interesada (por tanto menos influyente); continúa y acaba con la masa, poco o nada informada y sin criterio propio. O sea, gente que adopta posiciones sentadas por terceros, que suelen ser sus referentes locales, personajes admirados o líderes naturales.

En el Paraguay no tenemos mediciones de este tipo. En países culturalmente precarios como el nuestro, esa alta franja social educada, informada, interesada e influyente es, lógicamente, aún más estrecha. Especulemos con que nuestra opinión pública esté conformada por alrededor del 3 % de la población; unas 200.000 personas; que serían las que se mantienen informadas y participan con interés de la vida política.

En un esquema así, preguntemos: la prensa, entendida como el conjunto heterogéneo de medios y profesionales, ¿construye la opinión pública empleando su influencia, o simplemente recoge la opinión que ya está formada, divulgándola? Parece ser un proceso circular y recíprocamente alimentado; pero esto no es lo interesante sino cuál predomina y en qué momentos.

Soy escéptico con relación al grado de imperio que nuestro periodismo ejerce sobre los políticos. Presumo que representantes de ambos integran listas de tontos y astutos que nunca están cerradas ni bloqueadas. De modo que, estadísticamente, en la política y en la prensa debe existir la misma proporción de tontos y astutos que en el resto de la sociedad. Y se los hallará en todas las jurisdicciones y especialidades.

Borges se quejaba de que con frecuencia los entrevistadores le preguntaran ciertas cosas; si era argentino, por ejemplo. “Qué tendrá de raro ser argentino habiendo nacido y viviendo aquí –reclamaba–. Raro hubiese sido si estuviésemos en Groenlandia”. Otra pregunta infaltable era si era cierto que para escribir pensaba primero en inglés y luego lo pasaba al español, a lo que respondía: “¡Claro que sí! Por ejemplo en estos versos: Siempre el coraje es mejor / nunca la esperanza es vana / vaya pues esta milonga / para Jacinto Chiclana”.

Son anécdotas –hay muchas– útiles para debilitar el mito que el periodismo ejerce una poderosa influencia social. Menos todavía en nuestro país, porque nuestra opinión pública es todavía pequeña y débil. Y tomando en cuenta que los medios siempre preferirán la noticia a los hechos reales (dicho por W. R. Hearst hace ya mucho). De modo que, si entendemos que el político es un productor y el periodista es un traficante de noticias, el consorcio está dado y sus utilidades distribuidas.

Allá abajo, en la franja social adonde no llega o influye poco la prensa de opinión, continúa habiendo vida cultural; aunque no funciona igual. Explica el lúcido Saro Vera: “El paraguayo se resiste a creer en las informaciones (políticas de prensa) porque, dados sus intereses, amores y odios, simpatías y animadversiones, ideas y prejuicios, ellas informan según sus conveniencias”. Mejor no se lo puede explicar.

glaterza@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo