• HOY

    23°
    MIN
    33°
    MAX
     

    HUMO

  • Viernes 20

    10°
    MIN
    20°
    MAX
     

    Fresco a frío, cielo mayormente nublado, vientos moderados del sur. Precipitaciones y ocasionales tormentas eléctricas.

  • Sábado 21


    MIN
    17°
    MAX
     

    Frío a fresco, cielo nublado a parcialmente nublado, vientos del sureste.

  • Domingo 22

    10°
    MIN
    24°
    MAX
     

    Frío al amanecer, luego cálido por la tarde, cielo mayormente nublado, vientos variables. Precipitaciones dispersas.

  • Lunes 23

    14°
    MIN
    24°
    MAX
     

    Fresco a cálido, cielo mayormente nublado, vientos leves a moderados del sur. Precipitaciones.

  • Martes 24

    14°
    MIN
    24°
    MAX
     

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.570

    venta
    G. 5.760

  • EURO 

    compra
    G. 6.400

    venta
    G. 6.900

  • PESO 

    compra
    G. 170

    venta
    G. 240

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.400

    venta
    G. 1.480

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

17 de Mayo de 2018

 

Poner fin a la discriminación LGBT+

Por Matthew Hedges

No es solo una prioridad de derechos humanos, es una cuestión económica.

Por más de una década, el 17 de mayo ha sido el día para llamar la atención sobre la discriminación y violencia que sufren las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros y de otras minorías sexuales (LGBT+) alrededor del mundo.

Marca el día que, hace casi 30 años, la Organización Mundial de la Salud, finalmente, eliminó a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Pero décadas después, una fobia o miedo irracional contra las personas LGBT+ aún perdura en diferentes niveles dentro de nuestras sociedades y comunidades.

Esto se traduce, por ejemplo, en una mayor tasa de asesinatos (especialmente para las personas trans), altas tasas de exclusión en cuanto al acceso a la educación y al empleo y varias violaciones de los derechos humanos. Y seamos claros: las personas LGBT+ enfrentan todo esto no por lo que hacen o dicen, sino por quiénes son. Por quiénes somos.

Yo supe que era gay antes de conocer la palabra gay. No fue algo que busqué y adopté. Era y es simplemente quién soy.

Pero al descubrir lo que significa el concepto “gay”, también descubrí la homofobia.

Fuera de mi solidaria e inclusiva familia, yo podía ver que mucho de mi mundo en el Reino Unido, en la década de los 80, veía lo que yo era como algo malo.

Fui víctima de bullying y cierta violencia. Pero, afortunadamente, a medida que crecía y me volvía más abierto en lo que respecta a mi sexualidad, también mi sociedad estaba cambiando y volviéndose más inclusiva.

Como un ejemplo, cuando me convertí en diplomático, tenía una marca especial en mi archivo de recursos humanos para indicar que yo era gay, limitando así los países en los que podía trabajar. Al año, esa marca había desaparecido. Y el día de hoy, mi gobierno es tanto un empleador que apoya plenamente a sus empleados LGBT+ como un firme defensor de los derechos LGBT+ a nivel internacional. “Los derechos LGBT son derechos humanos”, dijo la Primera Ministra Theresa May el año pasado, “como un gobierno británico los defenderemos siempre”.

El tema de este año para el 17 de mayo es “alianzas para la solidaridad”.

Es un recordatorio que las batallas no pueden ser ganadas solos. Una amplia coalición de personas, organizaciones e inclusive los negocios serán necesarios para rechazar este miedo irracional que causa tanto dolor, discriminación y violencia. Estos resultados no ayudan a nadie: ni al individuo, la sociedad o inclusive a la economía. 

Así como lo indica la campaña de la ONU “Libres e iguales”, existe un vínculo entre la marginalización de un país a la comunidad LGBT+ y una pérdida económica.

Un estudio del Banco Mundial de 2014 demostró que la discriminación a la comunidad LGBT+ y la consiguiente pérdida de productividad, fuerza laboral y talento, podrían estar costando una economía del tamaño de la India, por ejemplo, US$ 32 mil millones… Sí, “mil millones”, al año.

Es un desperdicio del potencial humano, un estancamiento en el crecimiento y una masiva pérdida de ingresos para el gobierno.

Una sociedad inclusiva, por otro lado, tiene beneficios tangibles. No solo que las personas puedan expresar quiénes son, aspirar a cualquier cosa, desarrollar su potencial y vivir y amar en paz y respeto. También es una sociedad económicamente más próspera y más atractiva para los inversores internacionales.

Poner fin a la discriminación LGBT+ no es solo una prioridad de derechos humanos, es una cuestión económica.

* Embajador Británico en el Paraguay

@MattHedgesFCO

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo